Buscar

Menús económicos ¡y ligeros!

Menús económicos ¡y ligeros!
Gtres

La cuesta de enero es difícil para todos, y como es probable que hayamos sumado algún kilito tras la Navidad, te ayudamos con algunos consejos y varias ideas de menús asequibles y ligeros.

Sopas y consomés

Saludables, ligeras... riquísimas. Las sopas y consomés constituyen el alimento preferido de todo el invierno. Nos ayudan a entrar en calor y podemos preparar platos con todo tipo de ingredientes. Desde verduras, a espárragos, pasando por champiñones, calabaza y hasta setas.

Les puedes añadir un poco de huevo duro, trozos de pescados ahumados y especias naturales que le dan color y van muy bien para nuestro organismo.

Si no eres demasiado cocinitas, apúntate a las sopas de sobre. Recomendamos las cremas de zanahorias, las sopas de verduras, o las clásicas estrellitas y maravillas con sabor a pollo. Cómodo y fácil en un instante.

Berenjenas, alcachofas...


Este principio de año hemos de empezar a apretarnos los cinturones. Pero no te preocupes, porque afortunadamente hay muchas ideas para saborear platos ligeros por unos 2 euros. Hazte con una berenjena y rellénala con tomate y algo de carne picada (no te pases con el condimento...) la dejas al horno y tienes un primer plato que gusta a todo el mundo.

Por otro lado, la alcachofa es nuestra perfecta aliada para bajar aquellos kilos de más. En conserva, en hortaliza, al natural, a la brasa... es buena en ensalada, en plato único y hasta complementando un rico pavo bajo en sal.

Siempre pescado


Hay determinados pescados que resultan muy económicos y que sabes son del todo saludables y aptos para guardar la línea.

Unas sardinas a la brasa con algo de albahaca para cenar, truchas al limón que podemos hacer al horno y hasta platos más sencillos. Un plato puede ser merluza con cardos en conserva. Basta con cocinar la merluza, condimentar con los cardos en conserva y añadirle un poco de frutos secos a modo de picada para obtener una fina salsa.

Recuerda que lo que más engorda de los platos son determinadas salsas y condimentos que añadimos (como los embutidos más rojos), además del pan que solemos comer para rebañar el plato. En este caso, si queremos mantener la línea, queda del todo prohibido.

Bocadillos y canapés vegetales


Sirven para cualquier ocasión. Ya sea para cuando vienen invitados, para comer fuera de casa en el trabajo, para un tentempié rápido.

Los canapés vegetales nos ofrecen las vitaminas y minerales que necesita nuestro cuerpo. Lo podemos hacer de fina mayonesa (light) con atún; de espinacas con huevo duro; de pavo, atún y tomate... combina ingredientes y verás lo fácil que es prepararlos.

Rollitos de pechuga de pollo


Para estas fechas, el pollo sigue siendo la carne más barata. Pero con imaginación podemos realizar menús que no pesan y realmente sabrosos.

Los rollitos de pechuga permiten rellenarse con frutos secos ( piñones, pasas, ciruelas) o jamón dulce. Podemos añadir un poco de crema de queso light baja en sal y tendrá mucho más sabor.

Brochetas de frutas y más

Con los postres, siempre tenemos algo de miedo a pasarnos. Pero puedes estar tranquila, pues tras los platos que hemos recomendado, en nuestro estómago tenemos sitio para las siempre dulces y apetecibles brochetas de frutas. ¡Combínalas con las frutas que más te gusten!

La compota de manzana es otra buena opción, igual que el flan de huevo, limón o vainilla que podemos hacer totalmente casero.

También puedes hacer yogures de diversos sabores o comprarlos directamente en las grandes superficies, verás que ahora están más económicos que nunca.