Buscar

¿Estrías en el embarazo? ¡Ninguna!

Si estás embarazada, una de tus principales preocupaciones estéticas puede ser la aparición de las temidas estrías. Descubre cómo puedes evitarlas.

3m 28s
Gtres

Durante los nueve meses de embarazo el cuerpo cambia constantemente, y la piel, frente a todas estas alteraciones se sensibiliza notablemente. La aparición de estrías es una de las secuelas más frecuentes del embarazo, y es que, debido al estiramiento que se produce en tu piel, es frecuente que se produzcan pequeñas roturas de las fibras elásticas, es decir, las pequeñas estrías o también denominadas líneas albicantes. Sin embargo, puedes reducirlas en gran medida o incluso llegar a evitarlas si mimas la piel al máximo.

Las tres reglas fundamentales para que estas desparezcan de las zonas como el abdomen, las nalgas y el pecho, son tres: una loción hidratante, un gel con pH neutro y agua.

Cuando te vayas a dar un baño o una ducha, es muy importante que en este tiempo de reposo, te bañes con agua tibia. Es necesario que elimines lo primero de todo, el agua caliente. El gel lo más recomendable para estos casos, es que sea con una composición de pH neutro. Descarta cualquiera que sea hidratante, para pieles secas, o normal. Hay que tener en cuenta, que el neutro carece de todos aquellos componentes que estos anteriores tienen, y ahora tu piel lo que necesita es reconstruirse, para volver a su estado natural.

Para la zona de las axilas y la zona íntima, utiliza una pastilla de jabón. Enjuágate varias veces y retira el resto de la espuma con agua fría. Una vez que termines con el baño, sécate con pequeños toquecitos únicamente en aquellas zonas de tu cuerpo en las que no haya ninguna estría. Dejando así las zonas de estas pequeñas líneas de distensión, húmedas.

Ten en cuenta que durante el embarazo la piel puede llegar a estirarse hasta 10 veces, por ello tendrás que hidratar continuamente la piel a partir del tercer mes de gestación. Debes hacerlo en profundidad dos veces al día (mañana y noche) hasta el final del embarazo. Escoge una loción hidratante específica para la eliminación de estrías. Te recomendamos hidratantes que incluyan extracto de centella asiática, glicerina, manteca de karité, aloe vera o aceite de rosa mosqueta. Son las que los dermatólogos recomiendan para las mujeres embarazadas o en tratamientos de pérdida de peso, y la rotura de la piel interna, es visible. Aplícalas siempre con movimientos circulares y ascendentes hasta su completa absorción. Incide especialmente en las zonas más conflictivas como los muslos, caderas y glúteos.

El pecho es otra de las zonas preferidas para las estrías durante el embarazo. Asegúrate de aplicar a diario una crema hidratante específica para esta zona tan delicada.

Crema hidratante casera antiestrías

También puedes hacer tú misma la crema en casa a base de avena, aloe vera y rosa mosqueta.

Para la receta necesitas:

  • 500 ml de agua
  • ½ vaso de gel de aloe vera
  • 2 cucharadas de aceite de rosa mosqueta
  • 200 gramos de harina de avena
  • 100 gramos de hojas de diente de león

Preparación:

  1. Durante 15 minutos hierve las hojas de diente de león, y luego déjalas en reposo.
  2. Cuela las hojas y apartalas en otro recipiente.
  3. En la misma agua añade el gel de aloe vera, el aceite de rosa mosqueta y la harina de avena. Remuévelo hasta conseguir una textura homogénea.

Aplica por la mañana y por la noche, con movimientos circulares.

Por último, si haces ejercicio procura que este sea moderado, porque de lo contrario acentuarás más la elasticidad de las estrías, y por ahora no es aconsejable que te sometas a ningún estiramiento forzado. No olvides que en tu ritmo del día a día, debes beber como mínimo dos litros de agua, la hidratación de la piel comienza por dentro.

Temas relacionados  ››