Buscar

La dieta ideal después del parto

La dieta ideal después del parto
Gtres

¿Cómo debe ser mi alimentación tras el parto? ¿Existen alimentos prohibidos? ¿Necesito tomar complementos? ¿Debo ponerme a dieta rápidamente?

2m 16s
Por fin tienes a tu bebé en casa, y llega el momento de cuidaros mutuamente. La doctora Susana Monereo, especializada en endocrinología, asesora de "DietaGourmet", destaca la importancia de que la madre siga una alimentación adecuada a las necesidades nutricionales que demanda su organismo durante el periodo de posparto.

No te obsesiones con adelgazar rápido

"Lo primero a tener en cuenta es que el peso que se ha ganado durante la etapa del embarazo no se pierde hasta los siguientes 6 ó 12 meses posteriores al parto, por lo que es importante no obsesionarse con recuperar la figura, y más aún comenzar un régimen de adelgazamiento, lo que tiene todas las posibilidades de perjudicar la salud de madre e hijo".

Durante el puerperio se recomienda potenciar el consumo de nutrientes esenciales como calcio, hierro, ácido fólico, magnesio y vitaminas, ya que las necesidades fisiológicas del organismo de la mujer se ven incrementadas en este periodo, no solo con respecto al consumo habitual, sino también en referencia al embarazo, debido a la producción de leche, y es que se estima que se consumen alrededor de 700 kcal para generar 1 litro de leche materna, por lo que el aporte energético a través de los alimentos también debe ser mayor, en tono a unas 500 kcal más respecto al consumo habitual.

Controla las grasas

Según la doctora Susana Monereo, "una dieta ideal contempla 5 comidas al día, repartiendo en todas ellas todo tipo de alimentos. Estamos hablando de cereales, vegetales, frutas, productos lácteos y alimentos proteicos (carne, pescado y huevos). Conviene restringir el consumo de grasas, así lo recomendable es que la leche sea desnatada, las carnes se cocinen a la plancha o cocidas y el aceite se tome crudo. Los alimentos con fibra son nuestros grandes aliados, en especial cuando existen dificultades para comer, ya que sacian el apetito a la vez que favorecen la digestión, aunque conviene prestar especial atención al consumo de cebolla, ajo, pimiento, legumbres, espárrago, alcachofa y variedades de la col, ya que pueden modificar las propiedades de la leche materna, aunque no siempre".

Tras el periodo de lactancia, conviene volver progresivamente a la dieta habitual, pero manteniendo el consumo saludable que se ha adoptado, de hecho, los cambios en la alimentación que provoca un embarazo dan pie a mejorar nuestros hábitos.