Buscar

Menús para cuidar la línea en la oficina

Menús para cuidar la línea en la oficina
Gtres

Uno de los grandes peligros de comer de tupper es descuidar la dieta. Te damos unos cuantos consejos y menús para que mantengas el tipo también en el trabajo.

2m 36s
Muchas veces nuestro horario de trabajo nos obliga a tener que comer fuera de casa. Aunque no es lo que más deseamos, es imposible llegar a hacernos nuestra comida favorita en casa y comerla tranquilamente antes de volver al trabajo. Además, ante la crisis aumentan las personas que se llevan el tupper a la oficina, en vez de salir a comer fuera.

Es por ello que uno de los grandes peligros es el de descuidar la dieta. Caer en los típicos menús del día es una tentación difícil de superar frente a la pereza de tener que cocinar por la noche el día de antes. Te damos algunas recetas ligeras para que, además de ahorrar, cuides la dieta en la oficina.

Tortilla francesa rellena de atún y ensalada verde

Nada más sencillo que hacernos una tortilla francesa con atún. Si quieres, puedes cambiar el atún por lo que más te apetezca: queso, jamón de york, champiñones… Para acompañar, una pequeña ensalada verde de espinacas, canónigos y tomatitos cherry.

Hamburguesas de pollo

Recuerda hacer las hamburguesas con poquito aceite de modo que no te encuentres con un plato grasiento que no ayude a tu dieta. Por supuesto, y aunque te cueste, no debes acompañar la carne con pan, bacon o similares.

Crema natural de calabacín y ensalada de queso fresco

La crema puedes hacerla tú misma en vez de recurrir a los tetra brick de comida precocinada, que siempre será mucho menos sana. Para ello, simplemente dora media cebolla, rehógala con el calabacín y cúbrelo de agua para que cueza. La ensalada, además de queso fresco, puede tener nueces, espinacas y caballa.

Sandwich de salmón y crema de tomate

Un plato fresquísimo ahora que llega la primavera y el buen tiempo. Prepárate un sandwich de pan integral con salmón, unas rodajas de tomate y huevo duro. Para acompañar, nada mejor que crema de tomate o gazpacho andaluz, y si son caseros más saludable será el plato.

Recuerda que a pesar de que comas fuera de casa, tu comida ha de ser equilibrada. Así, tienes que incluir siempre bebida y postre. La primera puede ser agua o, si quieres bebida antioxidante, puedes llevarte té verde a la oficina, tanto frío como caliente en un termo. El postre iremos alternando nuestra fruta favorita con yogures naturales, con cereales o con frutas.

Lo más importante de todo es que sepas cómo combinar los distintos platos para que acabes teniendo un menú variado y completo que no llegue a aburrirte en ningún momento. Así, además de cuidarte y mantener el tipo, lograrás aguantar a dieta durante más tiempo.