Buscar

Controla tu ansiedad por comer con ejercicio

Controla tu ansiedad por comer con ejercicio
Gtres

Un ejercicio físico regular ayuda a controlar la ansiedad por la comida. Te enseñamos cómo.

2m 1s
¿Sientes una irrefrenable ansiedad por comer determinados alimentos? A todas nos pasa, es un estado nervioso en el que necesitamos fervientemente llevarnos un bocado a la boca, y si puede ser de comida basura, bollería industrial o comida poco recomendable, mucho mejor.

Sin embargo, te damos un truco para controlar esta ansiedad: el ejercicio. Según un estudio, el ejercicio físico reduce la ansiedad y es por ello que no debes dejar de hacerlo cuando la sufras.

"Una actividad física regular puede mejorar nuestros niveles de energía mientras gastamos calorías", dice el estudio de la Universidad Konya Selcuk. Además, recomienda incorporar a nuestras vidas una "actividad física simple", y creadores de este estudio, Mevhibe Akandere y Ali Tekin, nos dan unos cuantos consejos: "subir las escaleras en lugar de tomar el ascensor, caminar una manzana más o realizar una caminata después de comer en lugar de echar la siesta".

Además de ayudar a reducir la ansiedad, este estudio demuestra que "la actividad física puede tener un efecto significativo sobre la salud mental". Así, también eliminarás la tensión y el estrés.

Quince minutos corriendo tres veces por semana, gimnasia o voleibol reducirán la ansiedad. Búscale el lado divertido al ejercicio: ponte unos cascos y sal a correr con tu música favorita; apúntate a un gimnasio y anímate en las divertidas clases de baile; junta a tus amigas un domingo y os marcáis un partido del deporte que más os apetezca mientras os echáis unas risas… La oferta es ilimitada.

La idea es gastar energía en el ejercicio. Tu cuerpo estará más relajado y no te pedirá tanto acudir a este tipo de alimentos. Además, salir a la calle y tomar el aire ayudará a tu mente a estar más despejada, otra de las claves para huir de la ansiedad por comer.

Seguro que al conectar tu mente con tu cuerpo, te sentirás mejor y más dispuesta a seguir haciendo ejercicio, de modo que menos ataques de ansiedad por comer y nervios te entrarán.

Te puede interesar