Buscar

Yoga para los ojos

Yoga para los ojos
2m

La mujer de hoy se preocupa por mantener su cuerpo en plena forma practicando técnicas novedosas en las que se trabaja cuerpo y mente, como lo hace el yoga, técnica oriental que ha ganado en poco tiempo muchísimos seguidores de todas las edades.

Ahora, el yoga se pone a disposición de tu mirada, una técnica excelente que mediante ejercicios muy sencillos, promete descansar tus ojos y desarrollar la concentración visual. Préstales la atención que se merecen y los mantendrás en plena forma, no te arrepentirás.

EJERCICIOS

Descansa los ojos

Fija la mirada durante algunos minutos en un punto y evita parpadear, deja que las lágrimas fluyan y después cierra los párpados girando los globos oculares unas 20 veces hacia un lado, 20 veces hacia el otro y finalmente otras 20 veces arriba y abajo.

Desarrolla la concentración visual

  1. Debes relajarte y dejar la mente en blanco, si te cuesta conseguirlo, ayúdate escuchando algo de música muy suave.
    Acto seguido, acuéstate boca arriba con las palmas de las manos mirando al cielo y las piernas extendidas y ligeramente entreabiertas, de forma que los pies estén a la misma distancia que la que exista de hombro a hombro. Mantén la espalda recta pero relajada, sin tensión.
    Respira profundamente un par de veces a medida que alcanzas máxima relajación y bienestar.
  2. Obtenida la relajación deseada, se concentra la mirada hacia la punta de la nariz sin pestañear, manteniéndola así al menos 2 minutos. Después cierra los ojos y relaja unos momentos. Repite una o dos veces más el ejercicio.
  3. Seguidamente se concentra la mirada en el área entre las cejas sin pestañear durante un par de minutos. Después vuelve a cerrar los ojos descansando unos momentos. Repite el ejercicio una vez más.
  4. Ahora, sin mover la cabeza, fija la mirada de ambos ojos sobre el hombro izquierdo durante unos 2 minutos. Después cierra los ojos y relaja unos momentos. Repite el ejercicio mirando hacia el hombro derecho.
  5. Para terminar, se apoyan las palmas de las manos sobre los ojos cerrados y relajados durante algunos minutos.