Buscar

Tu escote ¡más sexy!

Tu escote ¡más sexy!
Gtres

Te damos las claves para que este verano presumas de escote. Apúntatelas, ponlas en práctica y causarás sensación.

5m 10s
Punto clave de muchas miradas, el escote requiere cuidados específicos si quieres que luzca bonito y atractivo. Sensual y femenino como pocas partes del cuerpo, la piel que lo forma es muy fina y delicada y necesita una hidratación óptima. Pensando en el verano, aquí tienes algunos consejos para que, te pongas lo que te pongas, presumas de escote irresistible.

Sin llegar a ser tan fina como la piel del contorno de los ojos, la del escote se le parece mucho. Carece totalmente de glándulas sudoríparas y en esta área la producción de colágeno es mínima. A esto hay que añadir el escaso grosor de la epidermis y el peso que tiene que ayudar a sujetar (los senos). Por todo ello, los cuidados diarios son imprescindibles para evitar la aparición de estrías, manchas o pequeñas arrugas.

Un escote bonito y sugerente llama la atención, pero puede convertirse en un arma de doble filo. Cuello y escote son, por lo general, los grandes olvidados porque los principales cuidados cosméticos se centran en la cara. Un escote que no esté en armonía con el rostro produce un nefasto resultado. Para evitarlo basta seguir unos sencillos consejos:

Exfoliar, hidratar y proteger

Son los tres pasos para que la piel de tu escote luzca perfecta. Lo primero que hay que tener en cuenta es que esta parte del cuerpo tiene características propias y requiere productos adecuados. En el mercado tienes cosméticos específicos para esta delicada piel pero también son perfectamente válidos los que uses para el cuidado de rostro y cuello.

La limpieza y la hidratación diaria son básicas para su buen estado. Igual que eliminas los restos de maquillaje y las partículas de polvo y polución de tu rostro, debes hacerlo en cuello y escote. La crema hidratante de día y la corporal después del baño deben aplicarse generosamente en esta zona.

También es necesario una vez a la semana o cada diez días utilizar algún exfoliante SUAVE (igual que el del rostro) para favorecer la regeneración celular y oxigenar los minúsculos poros de forma que evites la aparición de los temibles "granitos".

Una mascarilla humectante a base de algas o arcilla, o una hecha en casa, por ejemplo con media tacita de aceite de oliva y dos cucharaditas de miel aplicadas durante 15 minutos en la zona del escote, contribuirán a nutrirla en profundidad devolviéndole tersura y luminosidad.

Por último, entre los cuidados básicos tiene especial importancia el grado de protección frente al sol. Una adecuada crema solar de alta protección o incluso "pantalla total" en el caso de pieles muy claras evitará el deterioro de la epidermis y la aparición de rojeces o manchas. Sobre todo en primavera, hay que insistir en esta precaución porque, aunque no estemos en la playa, los rayos solares pueden causar estragos en nuestra piel después de estar durante meses cubierta por abrigos y bufandas.

Ante problemas específicos, estas a tiempo de utilizar productos y tratamientos adecuados para que tu escote sea el más sexy del verano. Si tienes pequeños granitos, extrema la limpieza de la zona y utiliza algún tónico astringente, pero ¡ojo! siempre SIN alcohol en su composición.

Ante las pequeñas manchas puedes empezar a aplicar alguna crema despigmentante antes de extender la protección total frente al sol, o bien decidirte por algún tratamiento que las elimine mediante láser (imprescindible en cualquier caso consultar previamente con el dermatólogo).

Si tu problema son las pequeñas estrías o arruguitas, insiste en la hidratación diaria y no olvides la aplicación de alguna mascarilla nutritiva al menos una vez en semana.

Escote "diez"

A la hora de hablar de un escote bonito hay que tener en cuenta que parte de su encanto dependerá del estado de tus senos. Un pecho firme y terso es casi una garantía de escote "diez" por lo que lógicamente tendrás que poner especial cuidado en hidratar y nutrir la delicada piel de tus senos en esta época del año y siempre con productos específicos. Además, estos consejos pueden serte de utilidad:

1. Practica algún deporte que implique el movimiento de los músculos pectorales (la natación es magnífica). De esta manera contribuirás a que el sostén natural que forman tus músculos "suban" el pecho y el escote se realce con absoluta naturalidad.

2.
En la medida de lo posible, procura no dormir de lado para evitar las arrugas que provocará tu propio peso.

3. Utiliza un sujetador adecuado, con el que te sientas cómoda, con absoluta movilidad, con la sujeción idónea y sin apretar. Un pecho "en su sitio" es garantía de escote sugerente y sutil (a la hora de elegir esta prenda ten en cuenta la ropa que llevas y si quieres que el sujetador se vea o no).

4. A la hora de aplicar los diferentes productos hazlo con movimientos circulares y de abajo hacia arriba. Cuando quieras eliminarlos (por ejemplo en el caso de las mascarillas)  emplea agua fría para activar la circulación de la zona (siempre que no implique un constipado).

5. El maquillaje en el escote puede ayudarte siempre que sea imprescindible y sumamente discreto. Lo de poner una gota de perfume justo "ahí" no es buena idea, puede provocar manchas o resecar la delicada piel.

6. Elige la ropa que más te favorezca según el tamaño de tus senos. No siempre el escote más pronunciado y "evidente" es el más sexy.

Te puede interesar