¡Di adiós a las quemaduras solares!

¿Sabes cómo broncearte sin poner en riesgo la salud de tu piel? Te ofrecemos las claves para que puedas prevenir y curar las quemaduras solares. ¡Toma nota y disfruta del sol este verano!

   29/7/2011 - 18:52 6m 46s

Quizá más de una vez las hayas sufrido aunque no las hayas identificado como tal, pero... ¡cuidado! Las quemaduras solares son un problema que se produce cada vez con más frecuencia e intensidad... y que pueden llegar a ser muy delicadas.

En realidad, este tipo de lesión no es más que la consecuencia de una exposición a la acción de los rayos ultravioleta de forma inadecuada.

Las quemaduras solares pueden ser de primer o de segundo grado. Las primeras se caracterizan por un enrojecimiento suave y rosado de las capas superficiales de la piel o epidermis y suelen desaparecer en tres o cuatro días. Las quemaduras de segundo grado afectan también a las capas internas de la piel, presentan un color rojo intenso y producen ampollas que se curan al cabo de 8 o 10 días. En ambos casos la células lesionadas de la piel se desprenden y son sustituidas por otras.

¿Tienes posibilidad de sufrirlas?

Las personas más propensas a sufrir quemaduras cutáneas son las de piel blanca, pelo rojizo o rubio y ojos claros. Pero este mayor índice que registran los "rasgos nórdicos" responde a una cuestión puramente orgánica: su piel no posee tanta melanina, el pigmento que protege de la acción de los rayos solares. Por ello, quienes tienen una piel muy oscura o negra se encuentran muy protegidas por una mayor cantidad de melanina y consiguen broncearse sin quemarse.

Recomendaciones de prevención

Lo más sencillo para evitar este tipo de males es tener en cuenta, sobre todo, una recomendación básica: evita la exposición prolongada al sol puesto que esta representa una agresión contra la piel que puede producir el envejecimiento de la misma, la aparición de manchas o arrugas y es la responsable de la aparición de melanomas o cánceres de piel.

La mejor manera de evitar las quemaduras solares es tomar las medidas preventivas adecuadas antes de que aparezcan, así que recuerda que:

1. Debes utilizar un filtro solar adecuado. Las cremas solares, con un factor mínimo de 15, deberás aplicarlas 30 minutos antes de tomar el sol y, después, cada dos horas o cada hora y media después de estar en el agua. Además, debes tener en cuenta que las cremas solares no protegen al 100 % de los rayos ultravioleta y la única protección total contra los efectos nocivos del sol es evitar al máximo su exposición.

2. No has de tomar el sol demasiado tiempo, especialmente durante los primeros días, cuando la piel no esta acostumbrada. La primera exposición no debe ser superior a los 15 minutos.

3. Los niños pequeños de hasta 6 meses no deben exponerse al sol. Su piel no tiene la protección adecuada para defenderse contra los rayos del sol.

4. No debes tomar el sol en las horas de máximo calor, es decir entre las 10:00 horas de la mañana y las 16:00 horas de la tarde.

5. Utiliza gorras o sombreros de ala ancha y lleva una camiseta cuando estés cerca del agua, ya que el agua refleja hasta un 25 % los rayos ultravioleta.

6. Protégete del sol incluso en días nublados porque los rayos solares atraviesan las nubes. Ciertos medicamentos, especialmente aquellos que contienen hormonas - medicamentos contra el acné, píldora contra el embarazo - , los antibióticos, los medicamentos contra la hipertensión o la diabetes, etc pueden sensibilizar la piel haciendo que esta reaccione más fácilmente frente a la radiación solar. Este tipo de medicamentos, al igual que el uso de ciertas plantas como el hipérico, producen fotosensibilización, por lo que pueden ser responsables de la aparición de manchas, enrojecimiento e incluso heridas en la piel.

Los síntomas

Entre los síntomas más importantes de las quemaduras solares, los más comunes en los que debes fijarte para saber si necesitas o no intervención sanitaria son:

  • Enrojecimiento, dolor, quemazón, picor y/o ardor. En principio, no necesitan asistencia médica.
  • Ampollas, fiebre, naúseas y escalofríos. Estos son los indicadores de quemaduras graves que sí requieren intervención sanitaria. 

Remedios naturales...

El tratamiento convencional de las quemaduras solares supone la utilización de analgésicos que alivian el dolor y disminuyen la inflamación. A nivel tópico (es decir, para aplicar sobre la quemadura) hay numerosos recursos naturales que puedes utilizar para reducir la intensidad de la lesión, acelerar su curación y, sobre todo, paliar el dolor.

Productos naturales como el aloe vera, la manteca de cacao, el aceite de lavanda y el té suelen utilizarse para mejorar la cura de las quemaduras, aunque hay remedios caseros que te sorprenderán por sus resultados. ¡Toma nota de qué alimentos necesitarás y cómo has de aplicarlos!:

  • El tomate: córtalo y aplícalo en las áreas quemadas. Aunque puede ser doloroso te ayudará a acelerar el proceso de curación de la piel. Repite esta acción cada dos o cuatro horas.
  • La leche: Empapa una gasa en leche fría y colócala sobre el área quemada durante media hora cada dos horas.
  • El yogur: Aplícate yogur sobre las zonas que te duelan y déjalo actuar en la piel durante, al menos, 15 minutos. Después retíralo con una ducha de agua fría y luego sécate con cuidado a base de golpecitos.
  • La manzanilla: Mezcla 25 gramos de flores secas de manzanilla con un cuarto de litro de aceite de oliva virgen y calienta la mezcla, a fuego lento, durante hora y media. Cuélalo y espera a que enfríe antes de aplicarte una capa de la tisana sobre la zona afectada tres veces al día.
  • La salvia: Lava el área quemada con una infusión de salvia que se encuentre bien fría.
  • El vinagre de manzana: Empapa la piel afectada cada hora hasta un total de cinco veces al día o, si lo prefieres, mezcla una taza de este vinagre en una bañera de agua fría en la que te vayas a bañar. Lograrás aliviar el dolor. 
  • La zanahoria: Lava una zanahoria, córtala, aplástala y aplícala directamente sobre la zona afectada. Cubre la cataplasma con una gasa y déjala actuar durante tres horas.
  • La harina de avena: Añadir media taza a una bañera llena de agua fresca o fría. Remojar durante15 a 20 minutos.
  • El bicarbonato sódico: Agrega dos cucharadas de bicarbonato sódico en agua fría, remúevela y lava la zona afectada con este agua. Repite la operación tres veces al día y no te seques las áreas que has empapado con la mezcla: deja que la solución se seque sola en la piel. Este remedio te aliviará las molestias, además de que podrás rehidratar el área quemada y facilitar su recuperación.
  • El huevo: Bate una clara de huevo y mézclala con dos cucharadas de aceite de oliva virgen y aplica la mezcla sobre la quemadura cada dos horas.  
  • El melón: Extraerla pulpa de medio melón, sin pepitas, aplástal con un tenedor y aplícala durante 10 minutos sobre la piel enrojecida.
  • El pepino: Lava un pepino mediano, córtalo en rebanadas delgadas y déjalo durante un par de horas en la nevera. Tras este tiempo, podrás aplicarlo sobre la zona afectada.
  • La lechuga: Hierve varias hojas de lechuga (o de col) en agua. Luego, cuélalas y déjalas enfriar durante varias horas. Sumerge unas gasas en el líquido que has reservado frío y empapa las zonas enrojecidas.
Ya no tienes excusa: ni para quemarte ni para aliviar las quemaduras solares. ¡Disfruta del sol con prevención y sin riesgos!
Temas relacionados  ››  
Temas
SUSCRÍBETE Y SIGUE A MDE
Recibe las novedades de MujerdeElite: