Buscar

Isabel Preysler y sus hijas, destrozadas tras la delicada operación de Miguel Boyer

29/02/2012

El ex ministro sufrió el pasado lunes un derrame cerebral.

   29/2/2012 - 8:34 2m 35s
Gtres
Tras cerca de 24 horas en la Clínica Ruber acompañando a su marido, Isabel Preysler y sus hijas Tamara y Ana abandonaron el centro médico con rumbo a su domicilio madrileño mientras Miguel Boyer quedaba ingresado en la UVI.

Con el semblante serio y preocupado y ocultando la mirada con sus inseparables gafas de sol a pesar de que ya era de noche, Isabel Preysler viajaba en el asiento trasero junto a Tamara y Ana, quizá la más afectada de las tres por los serios y repentinos problemas de salud de su padre.
Gtres
La madrugada del pasado lunes Miguel Boyer ingresaba en la Clínica Ruber de Madrid debido a un derrame cerebral que le fue intervenido varias horas después de ver cómo reaccionaba a la medicación.

Así, a primera hora de la tarde del martes, Boyer pasaba por quirófano en una operación que duró algo más de dos horas y que según fuentes cercanas a la familia había sido un éxito aunque las 72 horas siguientes permanecería en observación.

De este modo, el ex ministro quedó ingresado en la UVI de la Clínica Ruber, por lo que su mujer, su hija y Tamara Falcó decidieron regresar a su casa para pasar la noche cumpliendo así con el férreo horario de visitas de la unidad médica.

Y mientras Miguel Boyer estaba siendo intervenido, los Ruiz Mateos hacían público un comunicado solidarizándose con la familia Boyer Preysler en estos malos momentos, lamentando la gravedad de la situación, algo que fue calificado por muchos de "oportunista".

Un nuevo mazazo para Isabel

Parece ser que la desgracia se está cebando con Isabel Preysler que aún no ha terminado de reponerse del fallecimiento de su hermana Beatriz, ocurrido hace casi seis meses, y ahora se encuentra con este duro momento que ha empañado la noticia del reciente nacimiento de su nieta Sofía, que había llenado de alegría a toda la familia.

FOTOS

 
Ir a la foto Tamara Falcó, muy afectada y visiblemente cansada tras largas horas en el hospital
Ir a la foto El rostro de Tamara Falcó refleja el cansancio y los malos momentos que están viviendo
Ir a la foto Isabel Preysler, preocupada por el estado de salud de Miguel Boyer
Ir a la foto Isabel Preysler regresó a casa con sus hijas tras casi 24 horas en el hospital junto a Miguel Boyer

Tamara Falcó, muy afectada y visiblemente cansada tras largas horas en el hospital

Foto Tamara Falcó, muy afectada y visiblemente cansada tras largas horas en el hospital
Gtres

El ex ministro quedó ingresado en la UVI de la Clínica Ruber, por lo que su mujer, su hija y Tamara Falcó decidieron regresar a su casa para pasar la noche cumpliendo así con el férreo horario de visitas de la unidad médica.

El rostro de Tamara Falcó refleja el cansancio y los malos momentos que están viviendo

Foto El rostro de Tamara Falcó refleja el cansancio y los malos momentos que están viviendo
Gtres

Tras cerca de 24 horas en la Clínica Ruber acompañando a su marido, Isabel Preysler y sus hijas Tamara y Ana abandonaron el centro médico con rumbo a su domicilio madrileño mientras Miguel Boyer quedaba ingresado en la UVI.

Isabel Preysler, preocupada por el estado de salud de Miguel Boyer

Foto Isabel Preysler, preocupada por el estado de salud de Miguel Boyer
Gtres

Con el semblante serio y preocupado y ocultando la mirada con sus inseparables gafas de sol a pesar de que ya era de noche, Isabel Preysler viajaba en el asiento trasero junto a Tamara y Ana, quizá la más afectada de las tres por los serios y repentinos problemas de salud de su padre.

Isabel Preysler regresó a casa con sus hijas tras casi 24 horas en el hospital junto a Miguel Boyer

Foto Isabel Preysler regresó a casa con sus hijas tras casi 24 horas en el hospital junto a Miguel Boyer
Gtres

Parece ser que la desgracia se está cebando con Isabel Preysler que aún no ha terminado de reponerse del fallecimiento de su hermana Beatriz, ocurrido hace casi seis meses, y ahora se encuentra con este duro momento que ha empañado la noticia del reciente nacimiento de su nieta Sofía, que había llenado de alegría a toda la familia.