Buscar

¿Cómo evitar la retención de líquidos en verano?

Si la retención de líquidos te trae por la calle de la amargura cada verano, ficha estos sencillos y eficaces consejos que conseguirán disminuir esa incomodísima sensación de hinchazón y plantar cara al aumento de peso que puede producir un drenaje deficiente de los líquidos del organismo.

4m 50s
Publicidad
Gtres

El verano ya ha llegado y con él el calor y también los problemas relacionados con esa incómoda sensación de hinchazón debido a la tendencia del organismo a almacenar líquidos. La retención de líquidos afecta más a las mujeres, especialmente en épocas relacionadas con desajustes hormonales como los días previos a la menstruación, el embarazo o la menopausia. Además, los problemas de circulación, una alimentación desequilibrada o el estrés también favorecen la retención de líquidos y el consecuente aumento de peso, que puede rondar los 2 kilos.

¿Por qué se retiene líquido?

Cuando el organismo detecta un nivel bajo de líquidos, bien porque no se haya ingerido suficiente o por haber abusado de la sal, éste activa un mecanismo de defensa y cierra las compuertas para retener todo el líquido que considera necesario para mantener el equilibrio. Es por ello que después de una cena copiosa es común levantarse con las manos, los tobillos, los labios o los párpados hinchados, síntomas de que el organismo está tratando de nivelar el exceso de sodio a través de la retención de líquidos.

Algunos de los incómodos síntomas que especialmente las mujeres pueden sentir con la llegada del verano es que cuesta más sacarse los anillos, las piernas están cansadas y los tobillos hinchados, en ocasiones se amanece con los párpados y la cara inflamada… esto significa que, sin lugar a dudas, se retienen líquidos. ¿Qué podemos hacer para evitarlo?

Paradójicamente la retención de líquidos complica el proceso de adelgazamiento. ¿Por qué, si el agua no contiene calorías? La razón es que adelgazar significa quemar y esto genera cenizas y residuos… y hay que eliminar esos residuos. Cuando se sufre retención de líquidos, se está eliminando de manera deficiente; las cenizas entonces se acumulan e impiden que se adelgace al ritmo deseado. ¿Un ejemplo? Prueba a tapar el tubo de escape de tu coche y verás que en no mucho tiempo se apaga. Exactamente eso es lo que ocurre.

¿Un secreto? Cuando te sientas hinchada prueba las medias de compresión. Hoy por hoy existen modelos que no se diferencian a simple vista de las medias y leotardos de moda. Cuando las piernas tienen una compresión firme y elástica, mejora la circulación de retorno, con lo que la sangre vuelve más deprisa al corazón y pasa más veces y más rápido por el filtro de los riñones.

Gtres

Las claves para evitar la retención de líquidos

Con el objeto de plantar cara a la retención de líquidos, el equipo del Coach de Krissia nos ofrece unos sencillos consejos para evitar este fenómeno de cara a los próximos meses de verano:

  1. La dieta juega un papel fundamental en la lucha contra la retención de líquidos. Lleva una alimentación variada y rica en productos frescos, evitando alimentos ricos en sal como salazones, embutidos, salsas, aderezos, palomitas y algunos quesos, especialmente el roquefort. Además, para contrarrestar el nivel de sodio del organismo y mantener el equilibrio de líquidos, incrementa el consumo de alimentos que aporten potasio, principalmente frutas como los plátanos, el melón y la sandía, además de verduras como las alcachofas, los berros, las acelgas o la calabaza.
  2. Gtres
  3. Bebe dos litros de agua al día. Si el organismo permanece hidratado, dejará que los líquidos retenidos sean eliminados. Sin embargo, es fundamental no superar los cuatro litros diarios para no retener líquidos por sobrecarga. Además, fíjate en la composición del agua mineral, para no consumir aguas ricas en sodio.
  4. Practicar ejercicio regularmente te ayudará a evitar la retención de líquidos. Caminar a buen ritmo durante 30 minutos todos los días puede ser suficiente para mantenerse en forma. Eso sí, recuerda beber agua antes de comenzar cualquier rutina de ejercicios.
  5. GO fit
  6. Evita utilizar prendas muy ajustadas, pues obstruyen la circulación y dificultan la correcta expulsión de los líquidos, siguiendo los cauces habituales del organismo.
  7. Apúntate a un estilo de vida sano, en el que se vayan adquiriendo hábitos beneficiosos para el correcto drenaje de líquidos a través de ejercicios tan sencillos como terminar la ducha con un chorro de agua fría en las piernas o evitar la comida precocinada.
Gtres

El agua… un arma de doble filo

Para adelgazar, el agua es un arma de doble filo. Cuando se tiene un peso y una alimentación normal, uno puede beber guiándose por su sed. Sin embargo, cuando se está intentando adelgazar el consumo de agua es estratégico y hay que tener muy en mente la retención de líquidos. Si no retienes líquidos, cuanto más bebas más drenarás y adelgazarás a un ritmo mejor.

Sin embargo, si padeces retención de líquidos es necesario tomar ciertas precauciones:

  • Escoge una dieta rica en proteínas, un nutriente altamente "hidrófugo".
  • Bebe entre un litro y un litro y medio de agua; no menos para no intoxicarte y no más para no almacenarla.
  • Escoge entre las aguas más diuréticas, es decir, aquellas más bajas en sodio.
  • Come poca sal y bebe poco alcohol.
  • Vigila de forma permanente la circulación venosa.
Temas relacionados  ››  
Publicidad