Buscar

Trucos y consejos básicos de cocina

Nuestra breve selección de trucos de cocina.

5m 12s
Gtres

Huevos frescos

Para saber si están en buen estado introdúcelos uno a uno en un cuenco con agua. Si está fresco, el huevo debe caer al fondo. En el caso de que suba a la superficie en posición ladeada, no lo consumas.

Separar la yema de la clara

Cuando en cualquier receta tengas que separar la yema de huevo de la clara, no lo hagas con la cáscara de huevo, ésta contiene impurezas que podrían contaminar el alimento. Lo mejor es utilizar un colador. Haciéndolo así la clara caerá y la yema quedará en la superficie.

Espesar salsas

Puedes espesar fácilmente cualquier salsa, diluyendo un poco de maicena (harina de maíz refinada) en algo de caldo o leche fría, después añade a la salsa.

Cocinar con mantequilla

Para evitar que la mantequilla se queme cuando dores y sofrías cualquier alimento en ella, añade un chorrito de aceite.

Caldo de carne base

Para hacer un buen caldo de carne necesitas 1 hueso de jamón,1 espinazo, 2 esqueletos de pollo, pimienta, sal y una hoja de laurel. Se ponen a cocer en agua los ingredientes citados (más o menos agua dependiendo si se desea un caldo más concentrado o menos) y se obtendrá un caldo de carne base para cualquier receta que lo requiera.

Prácticos cubitos de caldo casero

Solo tienes que congelar el caldo que hayas cocinado en bandejas para cubitos de hielo. Guarda en el congelador y añádelos al guiso directamente cuando los necesites.

Salmón en su punto

Para disfrutar al máximo de su textura no debes cocinarlo mucho. Si lo cocinas a la plancha o a la parrilla, déjalo 1 minuto por cada lado, en el caso de ser filetes. Si por el contrario es la zona del lomo, amplía el tiempo a 3 minutos.

En general, el pescado no debe cocinarse en exceso ya que quedaría reseco.

Harina para bizcochos

La harina más adecuada para preparar bizcochos es la de "repostería" o "harina floja". Debe mezclarse con la levadura y después tamizarla para que quede fina. Hay que trabajar la mezcla con mucha suavidad.

Pan rallado

El pan del día resulta muy difícil de rallar ya que al estar tan tierno y fresco tiende a romperse y desmenuzarse. Si no queda otro remedio que rallar pan tierno, deberá congelarse primero. Además, si normalmente conservas el pan rallado en un bote cerrado herméticamente, acuérdate antes de hacerle un agujero en la tapa, de lo contrario se enranciará con rapidez.

Para que te sea más fácil y rápido limpiar los ralladores de pan, antes de usarlos úntalos con un poco de aceite.

Empanados perfectos

Para elaborar unos ricos escalopes empanados, lo mejor es que una vez esté rebozada la carne, la dejes reposar un rato antes de freír. Así el empanado se adherirá a la carne y no se separará cuando lo frías en la sartén. Obtendrás unos empanados perfectos y bien presentados.

Además, para que tus empanados queden más consistentes, añade al huevo batido una cucharada de aceite de oliva.

Judías verdes tiernas y llenas de sabor

Cuando compres judías verdes comprueba que las vainas tienen un color verde intenso y no presentan manchas. Las vainas deben ser rígidas y al doblarlas tienen que romperse con facilidad.

Sandía jugosa

Al comprarla comprueba que tiene bastante peso con relación a su tamaño. Golpéala con la palma de la mano hueca y observa que el sonido es limpio.

La sandía entera puedes conservarla durante bastante tiempo a temperatura ambiente, pero una vez abierta debes guardarla en la nevera cubierta con plástico de cocina y consumirla lo antes posible.

Fruta en almíbar

Para evitar que se estropee la fruta en almíbar que no consumas, sácala de la lata y guárdala en botes de cristal. Cubre con el almíbar sobrante.

Hierbas aromáticas frescas

Para conservar el aroma de las hierbas, mételas en una bolsa de plástico, sopla en ella para inflarla y séllala.

Masa de galletas

Una mezcla de harina y azúcar es lo más apropiado para evitar que la masa de unas galletas se pegue en el mármol. Además quedarán más crujientes.

Vinagre más suave

En caso de que quieras suavizar un vinagre que consideras de sabor demasiado intenso, coloca en el interior de su botella una manzana cortada a trozos durante unas horas.

Soufflé más firme

Para que los soufflés lleguen a la mesa sin desmoronarse, muy esponjosos, con cuerpo y asegurarte así un resultado positivo, agrega un poco de bicarbonato a las claras a punto de nieve. Otra opción es añadir una cucharadita rasa de maicena por cada 3 huevos. De todos modos, recuerda que el soufflé es un plato que no puede esperar y ha de servirse al momento.

Botes de conservas difíciles de abrir

Para abrir la tapa metálica de un bote de conserva que se resiste, toma nota de un truquito muy eficaz: pon un poco de agua a calentar en una cazuela y cuando el agua esté a punto de hervir, introduce el frasco boca abajo, de modo que el agua llegue a cubrir completamente la tapa. Déjalo unos segundos. Inmediatamente después podrás abrir la tapa sin dificultad.

Tapones de rosca difíciles de abrir

A veces los tapones de rosca de las botellas se resisten y resultan muy difíciles de abrir, la solución es enroscar a su alrededor una goma elástica bien prieta, así evitarás que te resbale en la mano y podrás abrirlo con mayor facilidad.

Hierbas aromáticas bien conservadas

Las hierbas aromáticas se conservarán en perfecto estado si las introduces en una bolsa de plástico para bocadillos o congelados. Después se inflan y se sellan bien.

Evitar salpicaduras al freír alimentos

Para evitar que el aceite salte, te salpique y engrase la cocina cuando fríes cualquier alimento, pon un poco de sal en el aceite donde vayas a freír.

Temas relacionados  ››