¿Podemos quedarnos sin dientes a consecuencia del estrés?

Ejercicio, dieta equilibrada y sueño son tres de los buenos hábitos que nos pueden ayudar a prevenir una caída prematura de los dientes a consecuencia del estrés.

3m 7s
The Doctors
El estrés es uno de los problemas de salud asociados a nuestro tiempo y al tipo de vida que se desarrolla en las grandes ciudades. Pero además, y según varios estudios llevados a cabo por el Consejo General de Odontólogos y Estomatólogos de España, el estrés puede llegar a provocar la caída o ruptura de nuestros dientes.

Y es que, según informa el doctor Iván Malagón, el estrés puede hacer reaccionar de diversas maneras a nuestro cuerpo, pudiendo llegar sus efectos incluso a la cavidad oral.

La mente, sometida a conflictos emocionales por períodos largos, causa reacciones en el organismo, sobre todo en los vasos sanguíneos, los nervios y las glándulas endocrinas, pero lo que casi nadie tiene en consideración es la sensibilidad de la mucosa bucal a las influencias psicológicas. Y es que, conforme ha advertido en numerosas ocasiones el Dr. Iván Malagón, "las estructuras que componen la boca, en ocasiones, pueden ser la expresión directa de emociones y conflictos en el resto del organismo, hasta el punto de poder afirmar que el estrés puede ser la segunda causa (después de la placa bacteriana) de patología dental".

Según el Dr. Malagón, "las glándulas salivales son controladas por fibras nerviosas que, afectadas por factores psicológicos (cambios drásticos en las emociones, por ejemplo), derivan frecuentemente en xerostomía, es decir, provoca el síndrome de boca seca y la falta de lubricación de la lengua, influyendo de manera desastrosa en el habla, provocando caries dental y acelerando la enfermedad de las encías".
 

Como dato curioso, el experto nos recuerda que, en períodos de ansiedad extrema como pudiera ser una guerra, se describió una enfermedad que afectaba gravemente a las encías (gingivitis ulceronecrotizante aguda, GUNA), que llegó a ser bautizada como "boca de trinchera".

El estrés y la caries

Respecto a la relación entre el estrés y la incidencia de caries dental, el Dr. Malagón nos informa que "las personas que sufren ansiedad crónica tienen los niveles de serotonina excesivamente bajos, forzando al organismo a consumir alimentos ricos en azúcares, principal sustrato para las bacterias productoras de caries."
 
Iván Malagón
"El estrés provoca la necesidad de rechinar los dientes (bruxismo) para liberar la tensión, lo que causa la sobrecarga de los músculos masticadores y, como consecuencia, puede llegar a provocar un mioespasmo doloroso, artritis en la articulación temporo-mandibular y una severa disfunción de ésta", asegura.

Con frecuencia, el daño se limita a los dientes, ya que se puede causar un desgaste de tal magnitud "que los dientes desaparezcan prácticamente de nuestra visión", afirma el especialista.
 
Es por todo esto y más que el dentista debe hacer una observación muy detallada de tu boca, y algunas veces te recomendará utilizar algunos aparatos dentales (como férulas oclusales) para tratar de romper los hábitos ocasionados por el estrés y al mismo tiempo proteger tus dientes y los tejidos de soporte de los mismos.
 
En los tiempos que corren, permanecer alejado de la tensión puede ser toda una quimera. Aun así, el doctor Malagón insiste que las mejores opciones para cuidar nuestra salud bucal y general son el ejercicio periódico, la alimentación equilibrada y el sueño adecuado.
Temas relacionados  ››