Ejercicios para lucir vientre plano este verano

Si quieres presumir de vientre plano este verano, ficha los ejercicios más eficaces para lucir ombligo sin complejos.

   04/6/2013 - 9:40 3m 52s
Gtres
Dieta equilibrada y un poco de ejercicio extra son las claves para que, en unas semanas, luzcas los shorts y tops de temporada como los rabiosamente de actualidad crop tops, como nadie. Un abdomen liso, sin exceso de grasa y bien tonificado es un ideal alcanzable si te decides a poner en práctica la siguiente tabla y la acompañas de la actividad aeróbica que más te apetezca.

Ten en cuenta que presumir de vientre plano y ombligo sexy depende de tres pilares básicos:

1. Una alimentación variada y saludable, siendo de gran ayuda conocer los alimentos a consumir y a evitar para reducir tripa.

2. La práctica frecuente (2-3 veces en semana) de algún deporte o actividad que implique la puesta en marcha de todo el organismo, y la consiguiente “quema” de las grasas que se concentran especialmente en algunas áreas como la zona abdominal. Natación, bicicleta, tenis, patinaje, correr... son actividades aeróbicas que conseguirán disminuir esos “michelines” que no piensas permitir este verano.

3. El hábito de dedicar unos minutos (15-20, tres-cuatro veces en semana) a tonificar los músculos abdominales (superiores, inferiores y oblicuos).

Para llevar a cabo este tercer punto, ponte en marcha con la siguiente tabla. Elige 2-3 ejercicios para cada una de las sesiones que lleves a cabo (varíalos cada día) y repite cada uno de ellos 8-10-15 veces según tu estado físico general y tus progresos.

1. Tumbada boca arriba, los brazos estirados a lo largo del cuerpo y las palmas apoyadas (mejor sobre colchoneta). Haz una tijereta con las piernas estiradas (a unos 15 centímetros del suelo) y seguidamente, dobla las rodillas (con las piernas cruzadas) para llevarlas hasta el pecho. Mantén la posición unos segundos, estira despacio (sin tocar el suelo) y relaja la zona, volviendo a la posición inicial. Repite alternando la pierna que queda en la posición superior al hacer la tijereta.

2. Tumbada con las piernas ligeramente separadas y las rodillas flexionadas. Coloca las palmas de las manos a los lados de la nuca (orejas) manteniendo los codos separados. Eleva el tronco hasta formar un ángulo de 45º. Mantén unos segundos la posición y baja lentamente.
Gtres
3. Para trabajar los abdominales oblicuos, repite el ejercicio anterior, pero esta vez intentado tocar, en cada elevación, la rodilla derecha con el codo izquierdo y viceversa (manteniendo la otra pierna estirada y sin tocar el suelo).

4. De pie, con las piernas juntas y los brazos pegados al cuerpo, eleva lentamente la pierna izquierda y el brazo derecho. Mantén el equilibrio en lo posible, controla la respiración, y aprieta abdominales y glúteos.

5. Desde la misma posición de inicio anterior, baja el tronco, lentamente, permaneciendo primero en horizontal (tronco a 45º de suelo), con los brazos estirados (en cruz) y la barbilla hacia arriba. Baja poco a poco (en un segundo movimiento) hasta que puedas agarrar tus tobillos con tus manos (¡inténtalo!).

Gtres
6. Nuevamente tumbada boca arriba, sube tus piernas hasta que formen un ángulo recto con el suelo. Con las manos en la nuca, elévate intentando tocar con tu pecho las rodillas (¡sin trampas! ¡no juntes los codos!).

7. Tras este esfuerzo, proporciona unos minutos de merecido descanso a la sufridora zona lumbar y, seguidamente, colócate tumbada de perfil y realiza el siguiente ejercicio en dos pasos.

A) Eleva una pierna, gira (recupera la posición, sentada y pierna estirada)     
B) Encoge la rodilla (pégala al pecho) y vuelve a estirar.

Repite con la pierna contraria. Éste es un ejercicio rápido para quemar calorías y tonificar abdominales.

Puedes terminar tu sesión “vientre plano” con unos ejercicios que, además, tonifiquen tus piernas mientras ayudas a que tu ombligo se convierta en el centro de todas las miradas.

Prueba a hacer: 20 tijeretas cortas (a unos 20 cm. del suelo) y 10 amplias (elevando y separando las piernas todo lo que puedas).

Con esta sencilla tabla conseguirás que tu operación bikini resulte perfecta, prometido.
¿Cómo afrontas la operación bikini?
Tras la Semana Santa, el verano y la prueba de fuego, “probarse el bikini”, está cada día más cerca. ¿Cómo te preparas para lucir cuerpazo?
Procuro no cometer excesos en la dieta y poco más, no me obsesiona.
Gimnasio, gimnasio y gimnasio.
Dieta estricta, ejercicio, crema anticelulítica, masajes… ¡De todo!
No me preocupa, estoy fantástica.