Buscar

Tacones: ¿cómo afectan a la salud de tus pies?

Los zapatos de tacón son el amor de la mayoría de las mujeres. Sin embargo, su uso diario puede provocar irreparables deformidades en los pies.

4m 8s
Zapatos de tacón - Roger Vivier

El taconazo, siempre en tendencia, arrasa temporada tras temporada ya que realza las pantorrillas, rodillas y nalgas, consiguiendo lucir una silueta más sensual. Los tacones son uno de los complementos preferidos de las mujeres y es que un zapato alto no sólo estiliza la figura, algo que todas queremos conseguir, sino que además aporta un toque de glamour al look que elijas para cada ocasión. Lamentablemente, no son todas virtudes, ya que un tacón demasiado elevado, sobre todo, de aguja, puede provocar desde inflamaciones en los pies y juanetes, hasta lumbalgias, y a largo plazo, artritis en las rodillas.

Así, aunque los zapatos de tacón han llegado a nosotras a través de largas generaciones, un reciente estudio de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid en colaboración con la madrileña clínica CEMTRO ha asegurado que los zapatos de tacón pueden ser perjudiciales para la salud y es que si aún quedaba alguna duda, ya está resuelta: la aparición de juanetes está directamente relacionada con el uso frecuente de zapatos de tacón.

"Hasta ahora se conocía que los zapatos de punta estrecha producían deformidades óseas a largo plazo pero no se tenía constancia de la relación entre la altura de los tacones y la aparición de juanetes" ha explicado el doctor Rubén Sánchez-Gómez, autor del estudio. En el estudio participaron 80 mujeres a las que se les midió el pie con y sin zapato de tacón, donde se demostró que la desviación de los huesos relacionados con el juanete iba aumentando a la par que se incrementaba la altura del tacón. "Con este estudio hemos demostrado que usar tacones altos, a partir de 3 cm, de manera continua, provocará la pequeña desviación de los huesos y a la larga, de manera acumulativa, se instaurará la deformidad ósea", concluye el estudio.

Y es que aunque parezca mentira, los juanetes no son un mal menor. Se estima que entre el 39% y el 80% de las mujeres utilizan tacón de forma prácticamente diaria y que un 60% de las mujeres mayores de 50 años padecen de juanetes, aunque éste es un problema que también afecta a las jóvenes y que no es sólo un problema de estética. Los juanetes "son causa frecuente de dolor en el pie y provocan alteraciones en la pisada que pueden conllevar otro tipo de problemas secundarios, afectando incluso a la columna lumbar".

Victoria Beckham - Gtres
Pero no son sólo los tacones los causantes de esta deformidad en el pie. Los zapatos de punta estrecha también hacen su labor en la aparición de juanetes. A pesar de que la mayoría de las mujeres aseguran que les queda espacio entre el fin del pie y la punta del zapato, tras una larga marcha hay un a fase en la que el pie impacta contra la puntera del zapato obligando al dedo a desviarse. Y si te estás preguntando si los juanetes tienen solución, apunta bien. La pérdida de movilidad y la desviación ósea son irrecuperables aunque existen tratamientos paliativos para el dolor.

El tacón ideal

Para evitar que subirse a unos tacones pase factura, lo adecuado es optar por zapatos de punta ancha, redonda o cuadrada, en los que el tacón no supere los cinco centímetros, siendo ideal para el día a día, un tacón con más de dos centímetros y menos de cinco.
Además, se recomienda que el calzado sea de piel, o bien elaborado con un tejido transpirable, en ningún caso de plástico.

Las cuñas son una opción muy cómoda y femenina que cuida tus pies ya que reparte la carga equilibradamente, siempre y cuando no sean demasiado elevadas.

En el embarazo…

Durante el embarazo no se han de utilizar zapatos con un tacón muy elevado y tampoco completamente planos, la recomendación general es utilizar zapatos con un tacón ancho y bajo para mejorar el soporte y favorecer la circulación sanguínea.

Así que ya sabes, no es necesario que renuncies a los tacones, pero úsalos en su justa medida, para una ocasión especial. Si quieres conservar la forma de tus pies intacta, nada de ponerse tacones a diario. Mima tus pies moderando el uso de los taconazos de más de 10 centímetros y evítalos en el día a día. No olvides visitar al podólogo una vez al año y tu salud de lo agradecerá.

Temas relacionados  ››