Buscar

Cómo evitar la ansiedad y combatir el hambre

Si la ansiedad es tu punto débil a la hora de adelgazar, no pierdas un solo segundo más en descubrir las claves para evitarla y combatir los ataques voraces de hambre.

2m 1s
Gtres
Si cada vez que te pones a dieta acabas visitando la nevera y cediendo a la tentación debido a la ansiedad que crea el hambre, la solución es mucho más sencilla de lo que crees. El secreto radica en comer siempre a la misma hora y combinar bien los nutrientes del menú para sentirte saciada durante más tiempo y evitar los ataques de hambre.

La fibra, el alimento que más sacia

Gtres
El alimento que más sacia es la fibra. Una dieta rica en fibra (cereales, legumbres, fruta…) ayuda a que te sientas llena durante más tiempo. La fibra requiere de una más concienzuda masticación, contribuyendo a comer más despacio. Además, permanece más tiempo en el estómago e intestino delgado. A consecuencia, el cerebro recibe señales de satisfacción del apetito.

Cuando la dieta que sigues no es equilibrada, carece de los nutrientes necesarios al ser demasiado restrictiva o abusas de azúcares, grasas saturadas o harinas refinadas, la ansiedad y el hambre se cogen de la mano para echar por tierra tu objetivo de adelgazamiento.

Las claves para evitar la ansiedad y los ataques de hambre

Lo que hay detrás de la ansiedad es una hipoglucemia. Esas subidas y bajadas de azúcar (glucosa) en la sangre son las responsables de los ataques de hambre. A fin de mantener los niveles de glucosa estables, es básico realizar las cinco comidas al día que recomiendan los expertos, procurando que sean a la misma hora, pero además, hay que saber combinar los alimentos sabiamente: proteínas y carbohidratos que proporcionan energía para la comida; y alimentos con Omega 3, como el pescado, y verduras para la noche). También es recomendable no mezclar hidratos y proteínas en la misma comida.
Gtres
Además, para frenar la ansiedad, nada como tomar algo de proteínas en todas las comidas (pescado, carne, legumbres…). Los oligoelementos que contienen (zinc, níquel, cromo) ayudan a calmar el hambre voraz y equilibran los niveles de glucosa.
Temas relacionados  ››  

Te puede interesar