Buscar

Cocina ligera: trucos y consejos prácticos

Cocina ligera: trucos y consejos prácticos
2m 8s

Si has decido empezar a cuidarte y deshacerte de esos kilitos de más, una solución sencilla y práctica es hacer una cocina más ligera reduciendo el aporte de grasa de tu alimentación.
Pon en práctica los truquitos y consejos que te sugerimos a continuación y presume de silueta.

Método de cocción

Las cocciones más recomendadas son al vapor, hervidos, papillote, a la plancha, al grill o a la brasa.
Las preparaciones al horno y al microondas son igualmente una buena elección.
Tras la cocción de los alimentos conviene colocarlos sobre papel absorbente para eliminar buena parte de la grasa.
Además, elimina la piel y las partes con grasa visible antes de la cocción.

Adaptando tus recetas favoritas

Si no quieres privarte de tus recetas favoritas, toma nota de los cambios que puedes hacer para que no te pesen:

  • Emplea menos grasa en su preparación. La mayoría de recetas pueden cocinarse perfectamente reduciendo a la mitad la grasa añadida.
  • En lugar de sofreír, prueba con un semi hervido.
  • Sustituye la leche entera por leche semidesnatada o aún mejor leche desnatada o leche de soja.
  • La nata o crema de leche puede cambiarse por yogur o quesos batidos desnatados.
  • La mayonesa y mantequilla pueden sustituirse por versiones light.
  • El huevo entero puede cambiarse por una clara de huevo, rica en proteínas y libre de grasa.
  • Las carnes con más grasa se sustituyen por cortes magros de pollo, pavo o ternera.
  • Sustituye la carne picada habitual por carne seleccionada por ti (pollo, ternera) y picada individualmente.
  • Evita los embutidos grasos y elige aquellos más magros, de jamón, pollo o pavo.

Comida precocinada

Los productos precocinados en general deben evitarse, sin embargo si no estás dispuesta a eliminarlos por completo de tu alimentación, selecciona aquellos que indiquen como máximo 10-15 gramos de grasa por ración.