Buscar

Dolor de cabeza: a raya pese al calor

Si en verano sueles padecer dolores de cabeza intensos con más frecuencia, toma precauciones y sigue nuestras recomendaciones. Te olvidarás del dolor de cabeza este verano.

2m 55s
Fotolia
Resulta muy extraño encontrar a alguien que no haya sufrido jamás un dolor de cabeza, pues es una de las afecciones más comunes. El 90% de la población sufre cefaleas o migrañas ocasionales y entre un 10% y un 20% las padece crónicamente, una dolencia que puede agudizarse con la llegada de las altas temperaturas. Toma precauciones y olvídate del dolor de cabeza en verano.

Cefalea tensional y migraña

Los dos tipos de dolor de cabeza más comunes son la cefalea tensional y la migraña.

Un dolor sordo, constante y opresivo que afecta a las sienes y al cuello, caracteriza la cefalea tensional, mientras que si se sufre una migraña intensa, el dolor palpitante y persistente que produce, se acompañará frecuentemente de náuseas, vómitos, mareos y sensibilidad a la luz y a los ruidos.

Factores desencadenantes del dolor de cabeza

Son múltiples los factores que pueden desencadenar cefaleas: el estrés, situaciones de tensión emocional, exceso de trabajo o falta de sueño son algunos de ellos.

En verano, con la inevitable llegada de las altas temperaturas, los episodios de cefalea y migrañas pueden agudizarse notablemente desencadenando crisis intensas, pues aunque resulte paradójico, el descenso del ritmo vital, el aumento de horas de sueño y otros cambios que se producen en verano y durante las vacaciones, pueden generar estrés en aquellas personas propensas a sufrir dolores de cabeza.

Precauciones y consejos

Si en verano sueles padecer dolores de cabeza intensos con más frecuencia, resultará muy útil tener en cuenta los siguientes consejos y recomendaciones, te ayudarán a mantener a raya el dolor de cabeza a pesar del calor:

Dieta equilibrada

Sigue una dieta variada y equilibrada en vitaminas y minerales, baja en sal y rica en proteínas e hidratos de carbono de lenta absorción. Además, procura comer siempre a la misma hora y evita saltarte comidas o retrasar la toma de alimentos.

Evitar mascar chicle

El movimiento continuo de la mandíbula al mascar chicle puede favorecer la contractura muscular y producir dolores de cabeza.

Dormir lo necesario

El estrés y la falta de sueño son grandes aliados del dolor de cabeza, oblígate a relajarte y practica técnicas de relajación si es necesario para conseguir un descanso óptimo, sin embargo, no te excedas, dormir demasiado puede provocar dolores de cabeza.

Cuidar la postura

Las malas posturas pueden producir dolor de cabeza. Debes mantener la espalda recta y la cabeza erguida.

Hacer ejercicio físico

El ejercicio físico moderado es una buena medida contra el estrés, responsable en numerosos casos del dolor de cabeza. Procura practicarlo regularmente. Además, si el dolor de cabeza aparece y no es muy intenso, hacer ejercicio suave puede ayudar a aliviar el dolor, especialmente en casos de cefalea tensional.

Evitar las exposiciones prolongadas al sol

Los días de calor intenso, evita tomar el sol de forma prolongada y asegúrate de llevar la cabeza cubierta.

Llevar consigo la medicación habitual

No debes olvidar llevar siempre contigo la medicación habitual para controlar las crisis y tomar los analgésicos prescritos por el médico al inicio de los síntomas, será más eficaz.