Buscar

Enseñando a comer a los más pequeños

Una alimentación equilibrada en la niñez es fundamental, lejos de adoptar posturas radicales, te ayudamos a solventar dudas y poder ofrecerles a tus hijos un aprendizaje nutricional desde pequeños que fomentará un desarrollo físico y psicológico saludable.

3m 29s
Publicidad
Fotolia
Los más pequeños de la casa con frecuencia enloquecen por los refrescos, bollería y chocolate, sin olvidar las hamburguesas y pizzas, la cuales resultan alternativas atractivas para una gran parte de los niños.

Sin olvidar que son niños y han de disfrutar de ciertos caprichos que colaboren positivamente a su desarrollo tanto físico como psicológico sin fomentar obsesiones o posturas radicales, es importante ayudarles y enseñarles a comer bien desde pequeños.

Sin más, veamos qué tipo de dudas en cuanto a nutrición infantil pueden presentarse, qué alimentos los niños deben comer en menor cantidad, de forma eventual, y cuáles son aquellos que deben formar parte de su alimentación diaria en sustitución de aquellos que no les aportan nutrientes de calidad.

A dieta

El niño no debe seguir una dieta o régimen estricto, solo se ha de procurar que siga una alimentación equilibrada comiendo de todo pero en proporciones adecuadas para cubrir sus necesidades energéticas evitando el sobrepeso.

Deben realizar 5 comidas a lo largo del día, un desayuno completo y abundante, media mañana, comida, merienda y una cena no demasiado copiosa que ayude a su perfecto descanso.

En caso de que el niño padezca ciertas patologías tales como diabetes, alergias o intolerancias alimentarias será el facultativo el que determinará y aconsejará a los padres o tutores sobre las pautas alimentarias.

Refrescos

Las bebidas refrescantes azucaradas tales como las bebidas de cola deben ser consumidas con moderación. Sería ideal poder evitarlas en lo posible en su alimentación, pero cuando hablamos de personas sanas sería un error hablar de alimentos "buenos" o "malos", todo depende de la proporción en la que se consuman.

Así pues, aunque los refrescos de forma ocasional pueden ser consumidos por los niños, será muy positivo ofrecerles zumos naturales y agua fresca siempre que sea posible.

Pan y cereales

Son alimentos altamente recomendables para los niños, les proveen vitaminas, minerales y constituyen una fuente de carbohidratos complejos que les ayudan a mantenerse activos y cubrir sus necesidades energéticas.

Es importante diferenciar aquellos que más les benefician, a menudo los cereales de desayuno son ricos en chocolate, azúcares y grasas de dudosa calidad, será aconsejable ofrecerles copos de avena, de cebada, arroz o centeno entero y porqué no, también cereales de desayuno comerciales, en preferencia poco azucarados y procesados.

El pan igualmente les ofrece múltiples ventajas, las versiones integrales o con fibra añadida resultarán muy beneficiosas para un correcto funcionamiento intestinal. Ofréceles estas alternativas siempre que sea posible.

Bollería

Poco tiene que ver la bollería industrial frecuentemente provista de aceites hidrogenados y grasas tales como las de coco o palma que elevan los niveles de colesterol, con aquellas otras preparaciones que pueden elaborarse en casa con ingredientes naturales y nutritivos.

La bollería industrial debería ser evitada generalmente e impedir que se convierta en su merienda habitual ofreciéndoles otras alternativas, bizcochos o galletas elaboradas en casa con ingredientes de calidad les encantarán y además podrán divertirse colaborando en su confección, siempre, como es natural, bajo la supervisión de un adulto.

Hamburguesas

Siempre que no se convierta en una comida habitual, de vez en cuando y si les gusta no hay necesidad de negarles una hamburguesa comercial. No obstante, lo mejor será ofrecerles hamburguesas elaborarlas en casa comprando una buena carne magra que les aporte proteínas de calidad, pudiendo además moderar los aderezos demasiado grasientos.

Chocolate

Es el alimento por excelencia más reclamado por los niños, lejos de negárselo en rotundo, se procurará limitar su consumo y ofrecérselo de vez en cuando ya sea en polvo o en tableta, es decir, en sus formas más simples y puras, las cuales les proporcionarán mayores beneficios nutricionales.
Publicidad