Pestañas de muñeca rota: las claves para que este clásico del maquillaje quede bien

Por: Alicia Marín

Las pestañas de muñeca rota son un clásico del maquillaje que popularizó la exmodelo británica Twiggy, todo un icono de los sesenta.

La exmodelo británica Twiggy, todo un icono de los sesenta que popularizó las pestañas de muñeca rota
Twiggy - Le Clan Esthétique
Celebrities tan dispares como Alexis Bledel, Cara Delevingne, Zooey Deschanel, Madonna o Selena Gómez han optado por las pestañas con efecto muñeca rota en algún momento de su vida, ya sea en una gala, una película, una entrega de premios o un video musical. Se trata de un estilo que infiere un look aniñado y cierta ternura, delicadeza y fragilidad pese a tratarse de una técnica algo ruda que consiste en agrupar pestañas unas encima de otras, centrando toda la atención en la parte alta o baja de la mirada.

Twiggy, la exmodelo británica que popularizó las pestañas de muñeca rota

Es curioso que la primera gran top model de la historia fuera una mujer de apenas 1,68cm, muy delgada y no especialmente llamativa, aunque sí muy fotogénica. Twiggy creó un estilo muy concreto que marcó una época, y en la actualidad continúa siendo esa especie de mito/referente que muchos diseñadores, estilistas, cantantes, modelos y actrices ven en ella.

Una de sus principales características estaba en sus pestañas, sobre todo las inferiores, estudiadamente salvajes y agrupadas formando picos: “Este tipo de miradas regresan siempre como tendencia de manera cíclica, obviamente se llevan más en fiestas (Halloween, por ejemplo) o eventos especiales que para ir al trabajo o estar en una oficina, pestañas que con el uso de máscara potencian aún más el efecto al dar la sensación de más volumen, pero evitando casi siempre la zona inferior”, nos comenta Bárbara Torres desde la firma británica Nouveau Lashes.

Las claves para que queden bien

Como nos cuenta Stefania Ospina,al usar el rímel, se recomienda llevarlo desde la raíz cercana al ojo hasta las puntas con el objetivo de que se aprecie mucho mejor su longitud. Si se tienen ojeras o los ojos pesados, mejor no probarlo en la zona inferior ya que el resultado sería un poco de oso panda, aumentando el problema. También es preferible que quiénes opten por esta técnica tengan claro cuál es el fin, pues unos ojos grandes quizás no necesiten este efecto ni pudieran verse favorecidos, se trata de resaltar la mirada de una manera original y distinta, no de que sólo se vean nuestros ojos”.

Te puede interesar

Especial Navidad

SUSCRÍBETE Y SIGUE A MdE

Recibe las novedades de MujerdeElite: