Buscar

Aprender a preparar el Brunch

Aprender a preparar el Brunch
3m 22s

Durante este verano habrá muchos días que te levantes demasiado tarde para desayunar y aún temprano para almorzar. La solución está en el Brunch, una tradición anglosajona que consiste en aunar el Breakfast y el Lunch en una sóla comida. Si estás pensando en elaborar uno en casa: café, zumos naturales, fruta, huevos, bacon, tostadas, embutidos, cava o un Bloody Mary son algunos de los alimentos que no pueden faltar en tu mesa.

Queda con tus amigos el próximo domingo alrededor de las 11 de la mañana y sorpréndeles con un informal brunch en casa.

Desde hace unos años son muchos los restaurantes que ofertan esta posibilidad (entre medio día y las dos de la tarde), pero los calores del verano hacen imposible salir a estas horas, así que si tienes un jardín o un rincón fresquito en el que puedas organizar esta modalidad gastronómica no esperes más para homenajear a tus invitados con un delicioso brunch veraniego.

La idea originaria del brunch era acabar con la resaca del sábado y reponer fuerzas a base de líquidos y alimentos ricos en grasas y calorías, pero hoy en día se opta por él simplemente para ahorrarse una comida al día.

A la hora de elaborar el menú son muchas las posibilidades, pero ten en cuenta que la idea es no volver a tener hambre hasta la hora de la cena, por lo que tendrás que combinar equilibradamente alimentos dulces con salados.

ALGUNAS RECETAS

Huevos Benedictine, todo un clásico

Estos huevos escalfados que se sirven sobre tostadas son el plato preferido de los neoyorquinos amantes del brunch.

Para 4 personas necesitas 4 huevos, 4 rebanadas de pan de molde, unas 4 lonchas de jamón yok, sal y una pizca de pimentón. Después, sólo tienes que tostar el pan en la tostadora y untarlas con un poquito de mantequilla. En cada una de ellas colocas una loncha de jamón york (también puedes ponerle jamón ibérico) y pasas a escalfar los huevos en una sartén. Se trata de poner a hervir agua, abrir los huevos y dejar que se cuezan en el agua. Cuando están listos los sacas de la sartén y los colocas sobre la tostada decorando por encima con un poquito de pimentón.

Bagels de salmón ahumado, que no te falten

Abre los bagels con un cuchillo y rellénalos de crema de queso y salmón ahumado. Así de sencillo. Estos bollitos de pan no pueden faltar en tu brunch.

Bellini, el cóctel perfecto


Esta bebida resulta perfecta para ofrecerla a tus invitados justo antes de comenzar a comer. 

Tienes que poner (para cuatro personas) cuatro cubitos de hielo en la coctelera junto a la pulpa de medio melocotón y licor de albaricoque. Cuando esté todo bien mezclado, echa la mezcla en una copa de cava y rellénala con champagne.

Y NO TE OLVIDES DE…


La bollería (tostadas, muffins, croissants, palmeritas, brioches, tortitas, galletas…), el yogurt (mejor si es griego), el café, diferentes variedades de té, los cereales (de diferente tipo), los panecillos (con la mantequilla y diferentes mermeladas), la fruta y los zumos frescos, los quesos, el salami, el jamón, el bacon, las salchichas, los huevos revueltos, etc….. Todo ello perfectamente colocado en una mesa decorada con flores frescas. ¡Sorprenderás a tus amigos!