Buscar

Ponerse en forma en la oficina

Ponerse en forma en la oficina
3m 33s

¿Se puede mejorar el estado físico o al menos evitar que empeore, mientras se está trabajando con silla, mesa y ordenador? ¡Es posible! Se puede erradicar el sedentarismo de la oficina, si se siguen una serie de sencillos consejos.

Se calcula que una persona se pasa por término medio hasta tres horas al día hablando por teléfono en la oficina. Como en muchos casos se habla mientras se permanece sentado delante del ordenador, es una actividad estática en la que sólo se gastan unas 204 calorías en total.

Si se utilizan unos auriculares inalámbricos, se podría caminar mientras se habla por teléfono y quemar así cinco veces más. En algunos casos esta sencilla maniobra, incluso contribuiría a aumentar la productividad del trabajo.

Es sólo un ejemplo de cómo con un poco de imaginación y los medios adecuados se pueden conciliar trabajo y ejercicio.

En un estudio encargado por la compañía Plantronics, fabricante de auriculares para aplicaciones estratégicas, un empleado se pasa más de dos horas al día atendiendo el correo electrónico y cada mensaje suele generar entre cuatro y seis más.

Hablar por teléfono puede disminuir el tráfico de correo electrónico y agilizar la toma de decisiones, lo que reduce el estrés y la acumulación de mensajes.

Cuando se utilizan unos auriculares inalámbricos para hablar por teléfono, mientras se camina, no sólo se disminuye el volumen de correo, sino que se quema alrededor de una caloría cada 15 o 20 pasos, se goza de mayor libertad de movimiento. El trabajador puede estirar los músculos, dar una vuelta, ir a por un café o buscar un lugar más tranquilo para hablar.

Estos son algunos consejos útiles de los expertos de Plantronics para alcanzar o mejorar la forma física en la oficina:

Estirar los músculos alivia la tensión en la parte superior del cuerpo. Cuando uno se pasa casi todo el día sentado, los músculos se agarrotan y pierden flexibilidad, y así se reduce la movilidad de las articulaciones. Ello provoca problemas de cadera, debilitamiento de los músculos abdominales, y dolores en el cuello y en las zonas superior e inferior de la espalda.

Es fácil estirar delante del ordenador: rotar los hombros, estirar el cuello, levantar las piernas y estirarlas... Además, los estiramientos ayudan a recuperar la vitalidad, mejoran la concentración y reducen las ganas de picar algo dulce o con grasa para espabilarse.

Hacer una pausa de cinco minutos cada hora para levantarse de la silla, moverse y concentrarse en respirar desde el diafragma en lugar del pecho, alivia el estrés y ayuda a retomar el trabajo con energías renovadas. Si, además, se sale al aire libre, la segregación de endorfinas levanta el ánimo y ayuda a afrontar con otro talante las tareas difíciles y las conversaciones.

Es más saludable y reconfortante tomar una infusión en lugar de cafeína para espabilarse. El té de menta parece activar las zonas del cerebro que controlan la atención.

Puedes llevarte al trabajo un par de zapatillas y un equipo deportivo para ir a correr durante la pausa de mediodía. Se puede invitar a otros compañeros a hacer "footing" o estiramientos juntos.

Organizar sesiones de creatividad al aire libre o caminar cinco minutos antes de una reunión ayuda a concentrarse, fomenta la creatividad y reduce el estrés en el trabajo.

Es útil conocer las calorías que se queman con las distintas actividades: Hablar una hora sentada (68 calorías), hablar una hora caminando (360 calorías, según el ritmo), teclear una hora (150 calorías), asistir a una reunión sentada: 102 calorías.