Buscar

Maldivas: amor y lujo

14/03/2010
Maldivas: amor y lujo
   14/3/2010 - 9:34 4m 3s

Cuando Penélope Cruz y Javier Bardem buscaban un lugar para esconder su amor del mundo eligieron una cabañita salvaje rodeada de palmeras en un islote de Maldivas, un archipiélago coralino donde cada día más parejas realizan su particular escapada a ese paraíso del amor donde todo el mimo del lujo se puede conseguir.

Como "Paraíso del Amor". Así parece haber sido diseñado este grupo de atolones coralinos situado a 678 km al suoeste de Sri Lanka donde cada hotel es un grupo de villas individuales, situadas en la playa o en medio del mar.

Arena blanca y aguas cristalinas, esa es la definición del paraíso y eso es Maldivas, un oasis en medio del mar, no comparable con otros archipiélagos de tierras abruptas, sino sólo con otro lugar en el mundo La Polinesia, por la riqueza y colorido de su fondo marino; y las construcciones de tintes similares.

Maldivas está formada por 1.190 islotes, de los cuales sólo 198 están habitados. Y es, con sus apenas 350.000 habitantes el país menos poblado de Asia, además de la nación islámica más alfabetizada del mundo, con un tasa del 97%.

"Últimamente estamos teniendo como clientes a famosos del mundo de la comunicación -televisiones, radios...", explica Daniel Puertas, director de Marketing de Nuba, empresa especializada en viajes exclusivos, a medida y a larga distancia.

Y, si bien se niega a romper el anonimato de su selecta clientela, sí apunta que Maldivas "es ideal para una escapada, para una aventura secreta", para dejar claro que en las islas no hay límite.

"Allí todo se alcanza, depende del nivel que buscas", apunta, y cuenta cómo hay hoteles, de un máximo de 15 o 20 villas, cuya exclusividad se puede medir por un precio que no baja de los mil dólares por noche.

Claro que, a cambio, el cliente cuenta con cocinero y mayordomo privados las 24 horas del día. "¿Para qué sirve?. Para que te den mimos, para sentirte mimado y cuidado", explica el directivo de Nuba, quien comenta cómo, si bien los recién casados son un cliente estrella, ahora ha surgido otro tipo de pareja, con edades a partir de 40 o 45 años que se van una semana para relajarse y cuidarse.

Maldivas es especialistas en ofertas para disfrutar del concepto "Self indulgence" ("Cuidarse a sí mismo") del que nos habla Juan Páramo, director de Marketing de la agencia Kuoni.

De ahí que todos los hoteles cuenten con una variada selección de tratamientos de SPA, cada vez más requeridos. Sin olvidar los platos fuertes de las islas, las especialidades románticas.

Desde la cena en medio del mar, en una especie de pequeño atolón donde preparan una cena para dos, acercan a la pareja en una embarcación, y sólo vuelven para recogerla cuando lo desean.

Hasta un picnic al anochecer en la playa llena de antorchas. O una cena a bordo de un velero típico de las islas, sin olvidar un crucero con la puesta de sol, tomando un cóctel en una de esas barquitas.... O pedir que organicen una visita privada a una pequeña isla.
"Allí todo se alcanza".

Pero también "todo se paga" pues Maldivas no es un país productor, no exporta. Todo lo que se consume en las villas se tiene que traer de fuera, empezando por la comida y la bebida, desde vinos a alcoholes.... "Pero en los hoteles hay unas ofertas gastronómicas y unas cartas de vinos brutales", explica Puertas.

Algo que el viajero suele firmar ya en origen es alguna petición que elige para ser recibido al llegar a la villa. Como alguna botella de champagne, flores, frutas, chocolates.... "Y allí el ambiente es muy cuidado, son muy detallistas. Desde los pétalos de flores con que siembran la habitación, el baño y la piscina privada, hasta las velas de olor..", comenta Daniel Puertas.

Pese al efecto del tsunami de 2004, el peligro que mantiene en alerta a Maldivas es la subida del nivel del mar, puesto que el archipiélago coralino no supera los tres metros de altura sobre el nivel del mar, con lo que el paraíso quedaría sumergido bajo sus aguas cristalinas para siempre.
Publicidad

Te puede interesar