Después del sol: bronceado uniforme y duradero

Por: Alicia Marín
Después del sol: bronceado uniforme y duradero

Para asegurar un bonito bronceado, dorado, luminoso y uniforme, es necesario cuidar la piel después de la exposición solar. La piel debe estar bien hidratada y cuidada, ya que en una piel seca el tono adquirido en los baños de sol desaparecerá con rapidez y la probabilidad de que aparezcan manchas será mayor.

LA DUCHA DIARIA

Tras una jornada al sol, resulta indispensable limpiar cuidadosamente la piel para eliminar las impurezas, cloro, sal y los restos de crema solar.

Modo de uso

Elige un gel suave con pH neutro o bien un gel específico para después del sol. Empléalo en pequeñas cantidades y aclara después con abundante agua.

Consejo: Evita los baños prolongados de agua caliente para evitar que aparezcan rojeces y grietas. Opta por un baño o ducha de agua tibia.

HIDRATACIÓN

Después de la ducha le llega el turno a la hidratación, es indispensable emplear siempre un gel, crema o leche after-sun que además de refrescar la piel posee agentes hidratantes y nutritivos enriquecidos con vitaminas que suavizan y hacen que la piel quede aterciopelada, prologando y realzando el bronceado.

Modo de uso

Aplícalos generosamente por todo el cuerpo efectuando un ligero masaje ascendente, comenzando en los tobillos hasta la parte superior de las piernas y glúteos, de esa forma activas la circulación sanguínea, la cual se ve comprometida durante el día debido al calor. En abdomen y escote se aplica el producto mediante movimientos circulares hasta su completa absorción.

EXFOLIACIÓN

Eliminar con periodicidad las células muertas con una exfoliación suave es indispensable, pero se debe proceder con un producto exfoliante muy suave, ya que la piel está debilitada y sensibilizada por el sol. Escoge un producto que contenga agentes hidratantes, emolientes y calmantes y evita emplear el clásico guante de crin ya que su acción es demasiado agresiva e irritante.

Modo de uso

Aplicar el producto sobre la piel humedecida masajeando suavemente con las manos desde los tobillos hasta el escote con movimientos circulares, insistiendo en las zonas más ásperas como rodillas, codos…
Después aclara con agua tibia, seca cuidadosamente y aplica el producto para después del sol (after-sun).

Consejo: Exfolia la piel una vez por semana si tu piel es normal, si la piel es sensible cada diez días. El mejor momento es por la noche, de esa forma la piel tendrá tiempo de recuperarse y regenerarse antes de exponerse nuevamente al sol al día siguiente.

Te puede interesar

SUSCRÍBETE Y SIGUE A MdE

Recibe las novedades de MujerdeElite:
Mujer de Elite
CAHAMS INTERNET S.L. CIF: B85084317