Buscar

Tipos de condones ¡elige el preservativo que mejor os va!

¿De látex o poliuretano? ¿Con espermicida o sin él? ¿Estriados, finos clásicos? ¿De sabores? ¿Cuáles son los más seguros? Deja de hacerte preguntas y elige, de acuerdo a tus necesidades y a las de tu pareja, el preservativo ideal.

4m 3s
Gtres
Es fácil hacerse un pequeño lío porque, especialmente en las últimas décadas, la variedad en cuanto a preservativos ha crecido de manera espectacular. Las distintas marcas no dejan de sorprender con nuevas alternativas para el que sigue siendo el método anticonceptivo más utilizado por parejas de todo el mundo. Diferentes texturas, lubricantes específicos para facilitar las relaciones sexuales, colores, sabores… y hasta preservativos femeninos.

Un condón que no sea el adecuado puede estropear vuestros momentos más íntimos. Es importante hablar entre vosotros con naturalidad cuando notéis que esta situación puede estar produciéndose y provocar, por ejemplo, molestias en el momento de la penetración, falta de sensibilidad o inseguridad ante el temor de que el preservativo falle. Una buena información sobre las distintas posibilidades a vuestro alcance garantizará la elección acertada.

La mayoría de los profilácticos están hechos de látex pero si alguno de vosotros tiene alergia a este material, tendréis que optar por uno en poliuretano. Son un poco más finos que los tradicionales pero, por contra, también menos flexibles. Otra de sus ventajas es que admiten cualquier tipo de lubricante mientras que con los de látex sólo pueden utilizarse lubricantes a base de agua (no los que llevan aceites en su composición), un detalle a tener en cuenta si sueles aplicar un lubricante vaginal antes de mantener la relación (tal vez por problemas de sequedad vaginal).

De su talla

Gtres
El tamaño importa y el del preservativo también. Afortunadamente, las medidas estándar, únicas hace años, han dado paso a condones que se adaptan perfectamente a la forma y tamaño del pene de manera que resulten cómodos y seguros. Tu pareja tendrá que hacer distintas pruebas antes de encontrar el que mejor se adapte a sus características físicas. Los hay de distinta longitud y grosor. Para saber cuál es el más adecuado, comprueba con él que, una vez colocado, el preservativo llega perfectamente y sin forzar el látex hasta la base del pene, sin oprimir pero con una cómoda adhesión. Si no encontráis la talla exacta podéis intentarlo con los preservativos anatómicos especialmente pensados para adaptarse totalmente a la forma del pene.

Los condones suelen presentarse en un pequeño sobre hermético que los protege del exterior y los conserva en perfecto estado con el lubricante que la mayoría lleva incorporado. Este lubricante ayudará a su correcta colocación y facilitará la penetración.

Otros, los más novedosos, son perfectos para sorprender a la pareja o para disfrutar de una noche especial con un toque divertido. Son los condones de colores (incluso fluorescentes que brillan en la oscuridad) que además están impregnados de geles "comestibles" de sabores y aromas de lo más apetecible: fresa, vainilla, chocolate… colocados correctamente son igual de seguros que los tradicionales y pueden resultar perfectos para romper con la monotonía si ésta empieza a hacer acto de presencia en vuestras relaciones.
Gtres
Algunas parejas aseguran que con el preservativo se pierde sensibilidad en el contacto. Si esto os ocurre podéis probar los extra finos de las distintas marcas. No tienen porqué romperse y resultan casi imperceptibles. Otra opción son los estriados o los que cuentan con pequeños relieves en su diseño. En ambos casos están pensados para proporcionar máximo placer a la pareja.

Si os habéis llevado algún susto y queréis una mayor seguridad, también hay preservativos que incorporan una sustancia espermicida que anula la función de los espermatozoides en el caso hipotético de una fuga por mala colocación o por una muy poco probable rotura. Si existe algún problema de eyaculación precoz o simplemente os apetece retrasar el momento del coito, hay condones con efecto "retardante", es decir, llevan una sustancia ligeramente anestésica para reducir las sensaciones placenteras y la sensibilidad de manera que la relación sexual pueda ser más duradera.

Por último, recordar que también existe el preservativo femenino, aún poco utilizado quizá porque requiere cierta práctica para que su colocación no resulte dificultosa. Este condón lubricado se coloca en la vagina con ayuda de dos anillas flexibles y entre sus ventajas destaca que puede llevarse puesto horas antes de la relación.
Temas relacionados  ››