Buscar

La menopausia y el postparto aceleran la caída del cabello

El uso de pastillas anticonceptivas, enfermedades tiroideas o situaciones de hiperandrogenismo también pueden afectar a la salud del cabello.

4m 1s
Gtres
La salud capilar de la mujer puede verse afectada por numerosos factores, la mayoría de ellos internos y relacionados con las hormonas. "Los desarreglos o reordenamientos hormonales que se producen tras el embarazo y los cambios hormonales definitivos que conlleva la menopausia son quizás las dos épocas más críticas para el cabello de la mujer", comenta el Dr. Germán Delgado, médico de Svenson.

Aunque también pueden darse otras situaciones que afecten a la salud capilar. De la mano del Dr. Germán Delgado, hacemos un repaso a las más importantes.

Embarazo y post parto

Durante el embarazo, los cambios hormonales son muy numerosos en la mujer. En el comienzo de la gestación se producen altos niveles de progesterona. Más adelante el cuerpo producirá prolactina para preparar a la mujer para la lactancia. Y hacia el término del embarazo, de cara al parto, predominará otra hormona, la oxitocina.

"Este desequilibrio hormonal afecta, en principio, de forma positiva a la salud capilar de la mujer, ya que, gracias a la progesterona, se bloquean los receptores de andrógenos del bulbo piloso y se evita la caída del cabello", comenta el Dr. Delgado.

Pero tras el parto, el proceso se revierte. Los niveles hormonales disminuyen, provocando que el cabello, que durante el embarazo ha permanecido en fase de crecimiento, pase bruscamente a la fase de caída. "Este tipo de alopecia se manifiesta entre los dos y los cuatro meses después del parto y afecta al 50% de las mujeres", asegura el especialista. El estrés postparto que sufren algunas mujeres influye negativamente, intensificando la caída.
Gtres

Menopausia

A partir de los 40 años, muchas mujeres empiezan a ver como su cabello se vuelve más fino y quebradizo. Con la llegada de la menopausia y las numerosas alteraciones hormonales que conlleva, estos problemas capilares suelen agudizarse, incluso empezar a caerse, además de experimentar otros cambios físicos que se pueden prevenir con ejercicio adecuado.

Durante la menopausia, el perfil hormonal de la mujer en cierta manera se masculiniza, "se produce una bajada brusca de los niveles de estrógenos mientras que los de testosterona se mantienen estables", apunta el Dr. Delgado, "lo que afecta al ciclo de vida del cabello, acortándolo y favoreciendo su caída".

Aunque es un problema frecuente, no afecta a todas las mujeres, ya que intervienen otros factores, como señala el doctor: "la herencia genética y el estado en el que se encontraba anteriormente el cabello".

"Las mujeres que se encuentren en esta situación deben acudir a un especialista para confirmar, o bien descartar, que el debilitamiento del cabello y su pérdida están relacionadas con la menopausia", recomienda el Doctor.

El tratamiento recomendable en estos casos es el Minoxidil, el único fármaco de uso tópico con eficacia probada.

Gtres
Enfermedad tiroidea

Entre las causas de la caída del cabello en mujeres también se encuentra el mal funcionamiento de la glándula tiroides. Sus dos disfunciones principales (hipotiroidismo e hipertiroidismo) dan respectivamente un descenso o incremento patológico en la producción de tiroxina, lo que afecta notablemente al estado del cabello, haciendo que este se vuelva más fino y débil, favoreciendo su caída.

"Estas enfermedades se diagnostican por los síntomas clínicos y por los análisis de laboratorio y requieren un tratamiento específico del endocrino. Posteriormente, una vez regulado el funcionamiento de la hormona, el especialista capilar podrá hacer una valoración concreta del estado del cabello", comenta el Dr. Germán Delgado.

Pastillas anticonceptivas

Se puede producir un efluvio por el uso de anticonceptivos, una vez suspendido el tratamiento, después de haber estado realizándolo de forma prolongada. "Esto es así porque los estrógenos que aporta la medicación anticonceptiva prolongan la fase anágena o de crecimiento del cabello, que vuelve a su ritmo normal al dejar el tratamiento", asegura el Dr. Delgado.

Hiperandrogenismo

El hiperandrogenismo es una situación de producción excesiva de andrógenos, es decir, aumento de hormonas masculinas, que debe ser diagnosticada y tratada, en primer lugar, por el ginecólogo. Puede deberse a varias situaciones o condiciones médicas, "tal vez la forma más frecuente sea el síndrome del ovario poliquístico", comenta el Dr. Delgado, "que favorece la caída del cabello en aquellos casos en los que por herencia están predispuestos".
Nioxin/TESSEO
Temas relacionados  ››