Buscar

Aleja las preocupaciones a través del Qigong

Hoy en día el estrés y la vida ajetreada que llevamos pasan factura a nuestra salud. Aleja las preocupaciones a través de Qigong, la práctica más antigua de la medicina tradicional china, sus efectos terapéuticos te sorprenderán.

4m 42s
Gtres
Según la medicina tradicional china, la naturaleza se rige por unos principios energéticos que la mantienen en perfecto equilibrio y armonía. ¿Te suena el concepto del Ying-yang? Son dos energías contrarias que se complementan y se mantienen en perfecto equilibrio. En esto consiste la práctica del Qigong, en mantener el equilibrio. Desde hace miles de años, el pueblo chino practica una serie de ejercicios para que la energía que tienen en su cuerpo y a su alrededor fluya adecuadamente. 

El Qigong es más sencillo de aprender que el Tai Chi, además se centra en órganos y emociones para canalizar la energía con una serie de movimientos y respiraciones. Tanto el exceso como el defecto de energía en cualquiera de los órganos principales del cuerpo (corazón, hígado, pulmones, bazo y riñones) desequilibra el flujo de energía interno, causando distintas enfermedades. Las emociones son las encargadas de desestabilizar ese flujo de energía, las más importantes son la ira, la alegría, la preocupación, la tristeza y el miedo. Con la crisis, el estrés y la ansiedad afectan de manera negativa a la salud, así que te vamos a enseñar cómo concentrarte en tu energía interior y liberar las preocupaciones que provocan que tu energía se vea desequilibrada.

Aleja las preocupaciones de tu vida

Fotolia
El bazo es el órgano que se ve afectado por las preocupaciones. Este órgano tiene una energía ascendente y descendente, cuando ésta se ve afectada, la energía baja y se estanca, provocando pesadez y entorpecimiento. El nudo en el estómago que notas es uno de los síntomas más claros de que las preocupaciones están afectando a tu estado anímico, provocando problemas intestinales y malas digestiones. Para eliminar esta sensación de pesadez sólo tienes que practicar una serie de movimientos para que la energía fluya de nuevo por tu cuerpo fortaleciendo, a su vez, el abdomen.

Sabemos que es muy difícil dejar de "dar vueltas a la cabeza" con nuestras preocupaciones diarias, por eso, con el Qigong podrás distraer tu mente para alejarla de los pensamientos destructivos que están acabando con tu salud.

El primer movimientos que debes realizar para deshacer el estancamiento energético y dispersar esa energías se denomina "Remover las nubes". Ponte de pie en un ambiente tranquilo y relájate. 
  • Efectúa un masaje circular en el sentido de las agujas del reloj sobre tu abdomen.
  • Ahora coloca la mano izquierda delante del pecho con la muñeca a la altura del hombro, la mano derecha a la altura del ombligo. Haz una inhalación.
  • Exhalando, debes girar tu cadera, y con ella el resto del tronco superior, unos 45º aproximadamente hacia la izquierda.
  • Inhalando de nuevo, cambia la posición de tus manos (la que estaba arriba pasa abajo y viceversa). La mano que sube pasa por dentro y la que baja por fuera.
  • Ahora repite la secuencia hacia el otro lado. Puedes realizar este ejercicio las veces que sean necesarias. Recuerda que la respiración debe ser lenta, al igual que los movimientos. Concéntrate bien en cada uno de ellos para poder alejar las preocupaciones de tu cabeza.
Gtres
El siguiente ejercicio promueve la armonía entre el bazo y el estómago, estimulando una correcta digestión y circulación energética a través de los órganos internos. La secuencia se denomina "Separar el cielo y la tierra".
  • Relaja tus hombros y deja las manos caer a los lados. Las piernas deben estar separadas a la anchura de los hombros. Inhalando, sube la mano derecha con la palma mirando hacia arriba. Síguela con la mirada durante todo el recorrido, así centrarás bien tu atención. Mientras tanto, coloca la mano izquierda delante del ombligo.
  • Exhalando, baja lentamente la mano derecha con la palma hacia abajo por delante del cuerpo. Síguela de nuevo con la mirada. A la vez debes subir la mano izquierda para que ambas se encuentren a la altura del pecho. Recuerda que la mano izquierda ahora mira para arriba y siempre debe subir por la parte exterior.
  • Inhalando lentamente, la mano derecha continúa bajando con la palma de la mano hacia abajo, mientras que la izquierda sube. Ahora debes seguir con la mirada la mano izquierda, que es la que se elevará sobre tu cabeza. 
  • Ahora debes volver a juntar ambas manos a la altura del pecho para cambiarlas de posición otra vez. Repite esta secuencia cuantas veces sea necesario, ¡no te olvides de respirar muy lentamente!
Por último, fortalece el abdomen con una secuencia llamada "Hacer girar el globo".
  • Coloca tus pies bajo tus hombros y sujeta una pelota grande o un globo imaginario frente al abdomen.
  • Inhalando lentamente, empieza a subir los brazos sujetando ese globo imaginario. Cuando lo coloques por encima de tu cabeza, arquea ligeramente la espalda hacia atrás.
  • Exhala mientras bajas por el otro lado y vuelve a la posición inicial. Repite este ejercicio las veces que quieras y luego haz el mismo número de giros hacia el lado contrario.
Temas relacionados  ››