Buscar

Aumento de pecho con acabado natural gracias a la cirugía estética

Te presentamos una innovadora técnica con la que puedes definir el aspecto natural de tu escote.

3m 17s
Dr. Vicente Paloma
Según el Dr. Gómez Bravo, la causa de la falta de naturalidad en la cirugía de aumento mamario no se debe únicamente al tamaño de los implantes, sino a la separación entre ambas mamas, que hace que el escote sea poco natural, produciendo el estigma quirúrgico de "pechos separados", sIgno claro de haber pasado por quirófano.

La clave de los buenos resultados en aumento mamario radica en la naturalidad, conseguir la armonía total entre pecho y escote.
En este sentido el Dr. Gómez Bravo propone en la mayoría de sus cirugías de aumento de pecho, una infiltración de grasa de la propia paciente en el escote (mediante liposucción bien de cara interna de muslos, flancos o caderas) logrando dar la forma precisa a esta región para conseguir un escote natural, rejuvenecido y saludable.

Indicaciones

De modo general existen dos grupos de pacientes que se beneficiarían de esta técnica:
  • Pacientes que se someten por primera vez a una cirugía de aumento de pecho o mamoplastia. Sobre todo en mujeres delgadas, cuyo marcado esternón es más propenso a producir el llamado efecto "pechos separados".
  • Pacientes que desean someterse a una cirugía secundaria de mama, bien porque los resultado obtenidos no han sido los deseados, bien porque sea necesario cambiar los implantes o porque el pecho tenga un aspecto operado.

La técnica

Gtres
"Como en cualquier cirugía plástica bien planteada, es necesario individualizar cada caso e indicar soluciones absolutamente a medida", según palabras de Dr. Gómez Bravo, y es que, según la problemática concreta puede ser necesario únicamente infiltrar grasa de la paciente entre ambas mamas o complementar la cirugía y reforzarla con una capsuloplastia, de tal manera que los tejidos alrededor del implante previo se recolocan, aumentando el volumen del escote y consiguiendo un resultado más natural.

En cuanto a la intervención, que se lleva a cabo con sedación profunda o anestesia general, se realiza una liposucción de grasa de la paciente bien de la cara interna de los muslos bien, de los flancos o de las caderas. Esa grasa se centrifuga para eliminar residuos y posteriormente se inyecta (entre 80 y 150 cc) en el surco intermamario y en la región paraesternal (antes de retirar las prótesis anteriores, en el caso de cirugías secundarias).

Posteriormente se realizaría la mamoplastia de aumento o el recambio de prótesis previas, en cuyo caso se utilizaría parte del tejido de la cápsula existente para aumentar el volumen del escote.

Recuperación y postoperatorio

El postoperatorio no es doloroso, siendo necesaria la utilización de prendas de compresión durante dos semanas. Es necesaria una noche de ingreso, dándose el alta al día siguiente de la intervención. La reincorporación al trabajo y a la actividad normal se puede realizar a partir del tercer día tras la intervención.

Resultados, pros, contras y riesgos

Los resultados son evidentes desde el primer día y permanentes (el índice de reintervenciones necesarias es mínimo). Esa es precisamente una de las grandes ventajas de esta técnica: que permite obtener resultados naturales muy satisfactorios e inmediatos, además de la ventaja añadida de la mejoría en el contorno corporal de la zona de donde se extrae la grasa para infiltrar el escote, consiguiendo así un aumento de pecho sin prótesis gracias a la grasa natural.

Generalmente el área intervenida suele permanecer inflamada unos días. Las areolas y otras zonas del pecho pueden tener la sensibilidad temporalmente alterada.

Coste

P.V.P. Aprox. entre 7000 y 9000€.
Temas relacionados  ››