Buscar

¿Cómo dejar de morderme las uñas?

Ficha los mejores consejos para abandonar la mala costumbre de morderte las uñas. Si quieres, ¡puedes!

2m 15s
d-uñas nails & beauty

Morderse las uñas es un hábito de tipo nervioso relacionado con la ansiedad y el estrés, sentimientos de inseguridad o insatisfacción. A este comportamiento compulsivo se le denomina "onicofagia".

La Sociedad Española para el Estudio del Estrés y la Ansiedad (SEAS), recomienda a los pacientes que padecen este trastorno, evitar el consumo de alcohol y café, además de practicar técnicas de relajación como el yoga, que ayudan a reducir el estrés. Si el hábito persiste es necesario recurrir a la terapia psicológica.

En cualquier caso, es importante tratar cuanto antes este trastorno, ya que el hecho de mordisquear las uñas produce un desgaste en la dentadura, aumenta las infecciones de boca, y la piel que rodea la uña puede dañarse, apareciendo verrugas y padrastros, lo que constituye una puerta de entrada para las bacterias. Además, puede verse comprometida la habilidad de sujetar objetos y el sentido táctil.

Como sucede con todos los malos hábitos, abandonar la pésima costumbre de morderse las uñas no es tarea fácil. Para ayudarte en el reto, te traemos estos consejos que nos ofrecen los expertos de d-uñas nails & beauty:

  1. La motivación es fundamental para superar la costumbre de morderte las uñas. Procura mantenerlas cuidadas, cortas e hidratadas, con una capa de esmalte. Si las ves bonitas, más fácil será mantenerlas alejadas de tu boca.
  2. Recuerda que no debes morderte las uñas colocando anillos en tus dedos, tiritas de colores o más efectivo aún, ¡guantes!
  3. Cuando los nervios se apoderen de ti y sientas la necesidad de morderte las uñas, canaliza ese estado hacia otra actividad, por ejemplo, ten a mano una pelota de goma y juega con ella cada vez que te entren ganas de morderte las uñas.
  4. Otra opción muy efectiva es hacerte con un esmalte de sabor desagradable. Úsalo cada noche.
  5. No te separes jamás de tu gran aliada: la lima de uñas. Si cedes a la tentación de morderte las uñas, podrás reparar el daño inmediatamente.

Por último, no olvides que tus uñas han pasado, muy probablemente, años de tortura, por lo que piden a gritos un poco de ayuda para recuperar su salud. Nada mejor que aplicar un tratamiento fortificador complementando con un aceite de cutículas para devolver a tus uñas todo su vigor y belleza. Además, también puedes apostar por los remedios naturales para acabar con la fragilidad de tus uñas.

Temas relacionados  ››