Buscar

Manos de pasarela: manicura perfecta paso a paso

Hacerse la manicura es mucho más sencillo de lo que parece, pudiendo llegar a conseguir resultados dignos del mejor centro de belleza. Sigue nuestro paso a paso para una manicura perfecta.

4m 58s
Maybelline

Son tu carta de presentación, la mejor manera de dar una buena imagen. Unas manos cuidadas y unas uñas perfectas se convierten, sin lugar a dudas, en el complemento ideal de cualquier look. Sólo necesitas unos pocos minutos cada semana para lucir una manicura perfecta. Descubre, paso a paso, las claves para lucir unas manos de pasarela:

1. Prepara las manos

Elimina los restos de esmalte con un algodón y un disolvente suave con agentes hidratantes y hazte un peeling suave en las manos. Puedes apostar por un peeling natural mezclando un poco de crema de manos con sal gruesa y masajear durante 5 minutos las manos. Aclara con agua tibia.

2. Lima las uñas

El segundo paso consiste en limar las uñas, siendo muy recomendable hacerlo en una sola dirección, desde los lados hacia el centro, de manera muy suave para evitar dañar la uña. Así evitarás que las diferentes capas de la uña se abran y queden quebradizas.

Recuerda que siempre es mejor recurrir a la lima que al uso de tijeras, que debilita las uñas. Límalas teniendo en cuenta la forma de tus manos. Si son pequeñas y con dedos gruesos, opta por limarlas de forma ovalada. Cuando las manos son delgadas y los dedos finos, puedes dejarlas con una forma cuadrada.

También es aconsejable utilizar una lima de cartón o de madera revestida de un papel de limado. Para uñas naturales escoge siempre un grano fino, por ejemplo de 240-180, que utilizaremos para rebajar el largo de la uña. Las limas de metal, al ser más duras, pueden estropear tus uñas naturales, de hecho sólo conviene usarlas para las de gel o porcelana.

3. Retira la cutícula

Aplica un poquito de aceite para cutículas que puedes sustituir por aceite de almendras y aplica en la cutícula y la lámina de la uña para ablandarla. Con la ayuda de un palito de naranjo, limpia bajo las uñas y separa con suavidad la piel de la cutícula de la lámina de la uña. Así evitarás que se formen padrastros. Con la misma herramienta, retira la cutícula empujándola hacia atrás ¡no la cortes!

Seguidamente, aplica crema de manos en toda la superficie. Con la ayuda de un algodón y quitaesmalte desengrasa toda la uña antes del lacado, aunque también puedes limpiar las uñas con un algodón empapado en vinagre. Así conseguirás que el esmalte se adhiera mejor a tus uñas y se mantendrá intacto por más tiempo.

Gtres

4. Base tratante

Para fortalecer las uñas, corregir las pequeñas imperfecciones y evitar problemas como las uñas estriadas, a capas o frágiles, aplica una capa de base de tratamiento endurecedora y nutritiva, evitará que las puntas se descascarillen, haciendo tu manicura mucho más duradera.

5. Doble capa de esmalte

Un vez elegido el color para tus uñas, procede a pintar. Agita bien el producto y aplica con el pincel siempre descargando en el medio de la uña. Para lograr un resultado perfecto y duradero a la hora de dar color a las uñas, píntalas de arriba abajo y desde el centro a los lados. Deja un espacio (en torno a 1 mm) entre el borde de la uña y la piel: alargarás y darás una forma mucho más estilizada y bonita.

Cuidado con excederse de cantidad. Si te pasas, quedará una gota con relieve y si es insuficiente, el pincel se marcará. Cuando se seque, aplica una segunda capa. Es muy importante que dejes secar el color perfectamente entre capa y capa para conseguir la adherencia y durabilidad esperada.

Si te sales con el esmalte, que no cunda el pánico, a todas nos ha pasado alguna vez y por eso existen los correctores, son sencillísimos de utilizar los que tienen forma de lápiz y que eliminan lo que sobra de una pasada, para presumir de una manicura perfecta.

Finalmente, termina con un esmalte "top coat": una base transparente que aumenta el brillo y garantiza una mejor fijación y resistencia a los posibles golpes, roces y arañazos, permitiendo lucir tu manicura impecable mucho más tiempo.

Elige el color para pintar tus uñas ¡y acierta!

En la elección del color entran en juego algunos factores. Los tonos más claros como los blancos, beiges y rosas muy suaves son ideales cuando no tienes tiempo de retocarlas con frecuencia. Si te gustan los rojos intensos debes saber que quedan preciosos en unas manos blancas y si tus uñas están largas, bien perfiladas. En cambio, los tonos más oscuros y atrevidos es mejor llevarlos sobre unas uñas no demasiado largas. Descubre los colores que más le van a tu tono de piel:

Pieles claras

Elige toda la gama de blancos y beige, pues están en perfecta armonía con las pieles claras, son ideales para el día a día y combinan bien con cualquier estilo y vestuario. También te favorecen los esmaltes en colores oscuros del burdeos al negro e intensos como el rojo, eso sí, en estos tonos mejor si las uñas se llevan cortas o al menos no excesivamente largas.

Pieles oscuras

Los tonos rosas favorecen a las pieles oscuras y mates, siendo ideales para un look más discreto y natural, mientras que los rojos otorgarán personalidad y fuerza en las manos muy bronceadas.

Catrice
Temas relacionados  ››