Buscar

Depilación íntima ¡sin secretos!

Ingles brasileñas, depilación integral, depilación “decorativa”… son algunas posibilidades a tu alcance a la hora de lucir esos bikinis diminutos, de ponerte esa lencería de lo más sexy o de sorprender a tu pareja con un simpático dibujo donde menos se lo espera ¿te atreves?

5m 18s

Afortunadamente los productos y técnicas encaminadas a eliminar el vello de forma segura han evolucionado tanto que ofrecen, en la actualidad, soluciones eficaces para cada mujer teniendo en cuenta aspectos tan importantes como las características de su piel, su tono capilar o su sensibilidad frente al dolor.

También la depilación íntima ha dejado de ser algo poco habitual o exclusivo de modelos y deportistas. Lucir un mini bañador con absoluta tranquilidad es algo posible de manera sencilla.

La depilación brasileña es aquella centrada en la línea del bikini. Puede ser más o menos extensa, como mínimo dos dedos desde las ingles hacia el pubis, y consiste en dejar un pequeño triángulo de vello que no será visible incluso utilizando las prendas más pequeñas. En algunos casos, este tipo de depilación incluye la zona que rodea el ano y el área del perineo, sobre todo cuando hay una presencia excesiva de vello o cuando existe alguna causa médica que lo recomiende (infecciones frecuentes).

Por su parte la depilación integral supone eliminar el vello en su totalidad. En ambos casos y como norma general se trata de un tema estético, especialmente en los meses de verano, en los que no queremos estar pendientes de que el biquini esté "en su sitio" cada vez que salimos del agua.

Técnicas

Hay que tener en cuenta que la depilación íntima se realiza en una zona de máxima sensibilidad. Es un área muy delicada y debe llevarse a cabo con absoluta garantía para evitar un dolor innecesario o pequeñas lesiones como hematomas, quemaduras superficiales o pelos enquistados.

Si es la primera vez que te depilas, te recomendamos que acudas a un salón de belleza para que te puedan asesorar sobre las distintas opciones a tu alcance e incluso realicen una primera "demostración" de manera que tú aprendas la técnica para, de ser posible, la realices, posteriormente,  en casa (por ejemplo con cuchilla, cremas o ceras).

Algunas de las técnicas habituales son:

  • Afeitado o cremas depilatorias: Como ventajas hay que destacar su fácil uso y su total ausencia de dolor y como inconveniente que sus resultados son menos duraderos que otras técnicas. Si te decides por el rasurado es conveniente que previamente te des una ducha con agua caliente para facilitar la dilatación de los poros y favorecer su eliminación. Además, deberás elegir una maquinilla con cabezal móvil que se adapte mejor a esta zona de tu cuerpo. Pásala siempre en el sentido del crecimiento del vello (no a contrapelo). Si optas por las cremas, escoge una específica para la depilación íntima y haz una prueba, aplicando una pequeña cantidad, por ejemplo en el brazo, para confirmar que no te provoca ningún tipo de reacción alérgica.
  • Cera: Si es la primera vez, acude a un salón (insistimos). Así verás "in situ" como la esteticista extiende la cera (siguiendo la dirección del pelo y estirando suavemente la piel) y cómo tira de ella en sentido contrario y con un rápido movimiento. Es sencillo pero requiere cierta "maña" para evitar tirones en las ingles que puedan provocar pequeñas lesiones. Si ya tienes práctica y lo quieres hacer tu misma, recuerda que debes utilizar cera desechable específica para zonas delicadas y siempre a baja temperatura.
  • Láser: Los distintos tipos de láser así como la luz pulsada, siempre en manos de profesionales, son la mejor técnica para eliminar de forma "definitiva" el vello de la zona íntima. Resulta muy efectiva porque en esta parte del cuerpo, por lo general, la piel es más clara que en el resto y el pelo más oscuro, condiciones ideales para el uso del láser (siempre teniendo en cuenta tus propias características físicas y genéticas). En los centros especializados podrán indicarte el más adecuado para ti así como el número de sesiones necesarias para unos resultados satisfactorios.
  • Azúcar y limón: Suena extraño pero es una técnica ancestral, ya utilizada por la antigua  civilización egipcia, que vuelve a estar de actualidad por tratarse de un método totalmente natural que ya ofrecen algunos centros especializados, salones de belleza y spas. Funciona casi como la cera pero haciendo una "pasta" con azúcar, zumo de limón y unas gotas de agua.

Arte depilatorio

No eliminar, sino dar forma al vello púbico puede resultar de lo más sexy, original y ¿por qué no?, divertido. La depilación decorativa se practica cada vez en un mayor número de salones (resultaría muy complicado hacerlo tu misma). Consiste simplemente en hacer una forma o dibujo con el pelo. Un corazón, una estrella, un letra, una mariposa… Normalmente se realiza con ayuda de una plantilla y pasando la maquinilla. Otra opción es jugar con los colores, tiñendo o decolorando parte del vello. La sorpresa está garantizada.

Si quieres un "impacto" mayor, puedes animarte a decorar la zona con algún tatuaje no permanente o incluso con cristales Swarovski. A la primera técnica se le empieza a conocer como vatooing y consiste en, una vez realizada una depilación integral, plasmar un dibujo con ayuda de una plantilla, un aerógrafo y una pintura corporal. No dura mucho (todo depende) pero puede provocar más de una cara de asombro.

La segunda, dada a conocer por la actriz Jennifer Love-Hewitt, se denomina vajazzling, y se trata de colocar laboriosamente los diminutos cristales con ayuda de un adhesivo específico hasta crear una forma determinada. Lógicamente se acaban despegando, pero, mientras duren, el efecto no dejará indiferente a tu pareja.

Temas relacionados  ››