Buscar

Automasajes capilares: frena la caída y revitaliza tu pelo

Aprende a hacerlos tú misma y descubre todos sus beneficios, que van más allá de intensificar el vigor de tu melena.

3m 29s
Gtres
Son una estupenda fórmula para aportar energía y vitalidad a tu cabello. Los masajes capilares contribuyen a mejorar la irrigación sanguínea del cuero cabelludo fortaleciendo así el folículo piloso, el lugar de nacimiento de cada fibra capilar. Aunque a veces lo olvidemos, el pelo está "vivo", nace, crece y, por distintas circunstancias, puede debilitarse e incluso caer de manera excesiva. Realizando con tus manos un masaje mientras lo lavas o aplicas un producto determinado, como una mascarilla o una ampolla anticaída, conseguirás un doble objetivo:
  • Mejorar la circulación sanguínea de la zona, oxigenando los folículos pilosos y facilitando la penetración de nutrientes y principios activos beneficiosos para el cabello. Recuerda que cualquier producto (o mascarilla natural) aplicado mediante un masaje resultará más efectivo.
  • Sensación de relax y descanso. Ten en cuenta que una causa habitual de la caída del cabello es precisamente el estrés.
No tienes que ser una experta para poner en práctica un automasaje capilar y tampoco necesitas aparato alguno, sólo tus propias manos y en concreto tus dedos. Es muy importante que realices los distintos movimientos con las yemas, nunca con las uñas porque con ellas podrías causarte pequeñas heridas.

Además, para conseguir el mejor resultado, el masaje debe combinar movimientos circulares con otros basados en la presión con los dedos e incluso con pequeños pellizcos (lógicamente, nunca dolorosos). La suavidad es la clave de un buen masaje y recuerda que lo recibe el cuero cabelludo, no el pelo. No se trata de enredar tu cabello, sino de masajear su raíz, el folículo y la piel de toda la zona.

Con los distintos movimientos que realices conseguirás un efecto vasodilatador que aumentará el riego sanguíneo, proporcionando energía "extra" al cabello que, con la práctica habitual de estos masajes (al menos dos veces en semana), se verá más saludable y vigoroso.
Gtres

Movimientos básicos

1. Empieza por masajear la zona de la nuca (desde el cuello a la coronilla) combinando dos tipos de "ejercicios". Primero, apoya los pulgares a ambos lados de la parte baja del cuello y realiza movimientos circulares en sentido ascendente con el resto de tus dedos (con las yemas). Repite varias veces con la cabeza ligeramente inclinada. Continúa trabajando esta zona pero esta vez presionando con ambos pulgares mientras subes hasta la coronilla (ve marcando suavemente distintos puntos y mantén unos segundos la presión en cada uno de ellos).

2. La agradable sensación de relax empieza a hacer su aparición. Continúa el masaje en la zona lateral y superior de la cabeza. Coloca los pulgares entre la parte superior de las orejas y las sienes (como haces cuando te lavas el cabello). Separa el resto de tus dedos y, así, con la mano totalmente abierta repite movimientos ascendentes y descendentes por toda la zona. Seguidamente, repite el recorrido pero, ahora, describiendo pequeños círculos mientras "subes". Cuando tus dos manos lleguen a la zona central, presiona y suelta de manera alternativa varias veces. Por último, repite los masajes circulares desde la coronilla hasta el nacimiento del cabello (la frente).

3. Para finalizar el automasaje con una magnífica relajación y de paso trabajar una de las zonas con mayor tendencia a la caída del cabello, debes concentrar los últimos movimientos en las sienes y alrededores. Coloca tus pulgares en ellas y, ejerciendo una ligera presión, muévelos en círculo. A continuación, utilizando todos tus dedos, da pequeños pellizcos en la zona del nacimiento del cabello, en el borde, desde las orejas hacia arriba, verás qué agradable sensación y de qué manera tan sencilla puedes activar la circulación de la zona.
Nioxin/TESSEO
Temas relacionados  ››