Buscar

Patinaje sobre hielo ¡consigue un culo diez!

¿La ley de la gravedad y el sedentarismo empiezan a hacer de las suyas? Es el momento de pasar a la acción y aprovecharte de un deporte invernal con el que conseguirás levantar tu trasero, remodelar tus piernas y conseguir un vientre plano, todo esto pasando un rato de lo más divertido.

3m 55s
Gtres
Con tu pareja, en familia, con amigas… pocas actividades combinan tan bien deporte y diversión como el patinaje sobre hielo. No es tan difícil como parece y sus beneficios para tu salud y tu silueta están garantizados (al igual que las risas). En esta época, en la que el frío hace que nos dé perece la práctica de otros deportes, acudir a una pista de hielo conseguirá que pasemos una tarde estupenda haciendo un ejercicio mucho más completo y "duro" de lo que puede parecer a simple vista.

Al igual que el patinaje sobre ruedas, ésta es una actividad aeróbica, es decir, todo nuestro cuerpo interviene y se pone en movimiento para conseguir mantener el equilibrio y deslizarnos (o al menos intentarlo) sobre una superficie tan poco habitual en nuestro entorno como el resbaladizo hielo.

El mayor esfuerzo se concentra en la parte inferior del tronco. Piernas y glúteos están en constante tensión, haciendo que los músculos de esta zona trabajen a destajo tonificándose casi sin que nos demos cuenta.

Para avanzar, el movimiento básico del patinaje requiere que flexionemos ligeramente y de forma alternativa nuestras rodillas, dándonos impulso con el resto del cuerpo. Cuando lo practiques, fíjate cómo al deslizarte (aunque sea un poquito) se tensan muslos, pantorrillas y glúteos… están haciendo un gran esfuerzo, quemando importantes calorías y moldeando tu figura sin que repares en ello (estarás más pendiente de no caerte).

Patinando, no sólo trabajas la zona inferior, simplemente para mantener la postura correcta (espalda recta) necesitas la ayuda de tus abdominales, por lo que, con un poco de constancia y práctica, el vientre plano está asegurado.

Por si todo esto fuera poco, patinar sobre hielo reporta otra serie de ventajas como:
  • Ayuda a desarrollar el equilibrio y la psicomotricidad.
  • Al ser un ejercicio aeróbico, fortalece el sistema respiratorio y cardiovascular.
  • Aumenta la resistencia fortaleciendo el tono muscular.
  • Ayuda a obtener una correcta postura (espalda recta).
  • Aporta beneficios psíquicos: sensación de bienestar, risas y buen humor (excelente anti-estrés).
Gtres

Ponte en marcha

Aunque creas que el patinaje no es para ti, verás que si lo intentas, no es tan difícil. Recibir algunas nociones antes de lanzarte es recomendable pero no imprescindible. Si lo crees necesario en la mayoría de las pistas cubiertas a las que puedes acudir tienes mini cursos y monitores que podrán darte unas clases si así te sientes más segura. Si estás decidida, estos consejos te vendrán bien:

1. Utiliza ropa y equipo adecuado y póntelo de la forma correcta. No es necesario que vayas abrigada en exceso, basta con ropa de invierno (de la que usas normalmente) pero que sea muy cómoda para que no impida tus movimientos. Usa un casco bien ajustado y asegúrate de que los patines son de tu talla y de que están bien atados. No deben apretarte ni quedarte demasiado sueltos (rozaduras). Además deben sujetar y proteger perfectamente tus tobillos. Imprescindibles guantes y unos buenos calcetines.

2. Parte de la postura correcta: espalda recta, hombros ligeramente hacia atrás y el peso de tu cuerpo apoyado principalmente en los talones (no en las puntas de los pies).

3. Si eres inexperta (o es la primera vez) comienza "caminando" sobre el hielo con las puntas de los pies ligeramente separadas. Avanza por un lateral (no por el centro de la pista) y ve "lanzándote" poco a poco, a medida que vayas ganando en seguridad.

4. Cuando te caigas (seguro), no intentes levantarte apoyando los dos pies (cuchillas) a la vez. Gira sobre ti misma y, de rodillas, pon sólo uno sobre el hielo e intenta levantarte ayudándote (apoyando) la mano contraria (¿te parece poco ejercicio?). Nunca toques las cuchillas.

5. Paciencia y sentido del humor… verás que merece la pena.
Temas relacionados  ››