Buscar

¿Aburridos en la cama? ¡Las mejores ideas para salir de la rutina!

Las mismas posturas, el mismo día y ¡casi a la misma hora!, es lógico que la monotonía y el aburrimiento se hayan instalado en vuestras relaciones sexuales convirtiéndose casi en un acto mecánico. Te damos ideas sencillas, prácticas y del todo efectivas para salir de la rutina y volver a disfrutar plenamente de vuestra vida sexual.

7m 10s
Gtres

Mantener viva la pasión es una de las claves para que una pareja funcione. Por supuesto el cariño, la amistad, la comprensión… no pueden faltar, pero despertar el deseo sexual entre vosotros es indispensable para mantener una relación plena.

No siempre es fácil. El trabajo, el estrés y el cansancio, la casa, las cuentas familiares, los niños o simplemente el día a día pueden hacer que la temida rutina llegue también a vuestro dormitorio y que vuestros momentos íntimos se vuelvan demasiado conocidos. ¿Cómo evitarlo? Prueba a sorprenderle con un poquito de imaginación y dejando a un lado inhibiciones y convencionalismos.

Los sábados, después de la película, en vuestra cama y con el pijama de invierno puesto… la situación puede llegar a ser muy poco romántica y menos excitante. ¿Qué tal si pones en práctica alguna de estas ideas?

1. Le espera una noche muy especial y para ello le avisas por teléfono, e-mail o sms con un mensaje subidito de tono que provoque inesperadas expectativas y absoluta falta de concentración en su trabajo. La tecnología está de tu parte, si es necesario envíale varios mensajes misteriosos y vé descubriéndole poco a poco lo que se avecina. Llegará a casa inusualmente temprano.

2. Cita a ciegas. Sorpréndele con una escapada romántica a un destino que él no conozca. También puede valer una noche en un hotel de vuestra ciudad donde os espere un delicioso baño de espuma y una mesa repleta de manjares afrodisiacos. Eso sólo será el principio.

3. Directamente al postre. Se trata de romper con la rutina así que nada de cenar y después ir al dormitorio. Recíbele en casa con un modelo de lo más sexy y una vez que te haya visto, véndale los ojos y explícale los beneficios de tomar fruta antes de las comidas, ¿qué tal unas fresas con chocolate? Que tú le ayudes a comerlas resultará de lo más sensual.

4. Un poco de fantasía. Cambiar el lugar o el entorno en el que mantenéis normalmente relaciones sexuales es sencillo y da excelentes resultados. Descubrir las posibilidades de otras estancias de la casa será divertido. También, una mullida alfombra, unos estratégicos y cómodos cojines, un espejo donde os veáis reflejados o un dormitorio con velas aromáticas y un improvisado dosel en vuestra cama podrán haceros revivir el cuento de "Las mil y una noches".

Gtres
5. Tarde de compras. Seguramente no le guste nada el plan propuesto pero cuando descubra que lo que vais a visitar es una sex shop, su cara cambiará. Juegos "de mesa" muy particulares, aceites para sensuales masajes, ropa interior comestible, juguetes eróticos… luego habrá que probarlos.

6. Sin prisas. La relación amorosa no puede ser un acto mecánico y aburrido. Los preliminares son muy importantes a la hora de despertar la libido. Tomaros vuestro tiempo. Besos y caricias, especialmente en las zonas erógenas y pausados masajes de pies a cabeza harán que descubráis nuevamente el cuerpo de vuestra pareja y que disfrutéis de relaciones plenas. Es buen momento también para hablar de lo que más os gusta u os apetece con total confianza y para probar otras posturas que a ambos os resulten placenteras. Los límites los ponéis vosotros.

7. Un poco de sentido del humor. Siempre viene bien y no está reñido con una noche cargada de erotismo. Un particular streptease, un baile a la luz de las velas pero sin ropa, el juego de las preguntas y quien pierda se quita una prenda, una cena a la que hay que asistir disfrazados… se trata de disfrutar y de no permitir que la monotonía se instale en vuestra relación.

Los expertos aconsejan...

"Los amores mueren de hastío, y el olvido los entierra", escribió el literato y moralista francés Jean de la Bruyere hace ya más de tres siglos, con un enfoque pesimista, pero con un indudable realismo, respecto de una situación que sigue amenazando a muchas relaciones, por no decir a la mayoría.

Desde que escribió esas líneas, la situación de "aburrimiento letal" en la que suelen caer muchas parejas tras un tiempo no ha variado demasiado, pero al menos los psicólogos han propuesto una serie de medidas eficaces para evitar que los lúgubres pronósticos de La Bruyere lleguen a cumplirse.

No sólo las experiencias y problemas sexuales de las parejas se hallan estrechamente compenetrados con los lugares y el contexto donde acontecen. El aburrimiento en las relaciones, que hace declinar el deseo de disfrutar de relaciones íntimas, también se halla muy relacionado con el ambiente en que se desarrollan.

"Por ello, hay que identificar qué tipo de contexto nos resulta excitante, aquellas señales que hacen que el deseo se despierte en nosotros y cuáles son los factores que tienden a enfriar nuestra pasión amorosa", señala la terapeuta sexual Lola Mangas.

Si en el "escenario del amor" se hallan presentes aquellos objetos, sonidos, estímulos visuales u olores que han sido responsables de la pérdida del deseo, es probable que reaparezca el tedio que ha hecho disminuir la frecuencia y el placer de los contactos sexuales de los primeros buenos tiempos.   

En ese caso, "para que el deseo pueda retornar sin la influencia de esos estímulos negativos hace falta diseñar un nuevo ambiente, que sea sugerente y apropiado, de modo que garantice la intimidad, se eviten las interrupciones y la pareja pueda permanecer cómoda y relajada", aconseja la experta.

Se trata de utilizar la imaginación, por ejemplo, colocando unos almohadones grandes y cómodos sobre la cama, instalando una luz suave e indirecta, o poner música sensual y buscar una temperatura confortable para la habitación.

"Las novedades que se introducen en el escenario amoroso habitual pueden reactivar la atención y el interés aletargado o perdido, y con ello dar nueva vida a las relaciones sexuales", señala Mangas, que también aconseja jugar con nuevos perfumes y fotografías o pinturas que puedan ser sugerentes.

Despertar la pasión adormecida

Gtres

Según la experta, el aburrimiento en las relaciones y el adormecimiento de la respuesta sexual no surgen como consecuencia inevitable del paso del tiempo, sino sobre todo porque dejamos de hacer cosas que antes compartíamos y disfrutábamos con ellas.

"Por ello -sugiere Mangas- conviene retomar actividades que en el pasado resultaron excitantes para la pareja, como ir a bailar, salir solos, tener detalles tales como regalar una flor, hacer un viaje, disfrutar de una cena íntima, recuperar un perfume añorado o escuchar alguna canción que ha estado asociada a algunos encuentros apasionados y memorables".

Los escenarios, objetos y actividades recuperadas, que estimulan la imaginación y crean fantasías eróticas, pueden despertar la evocación de otros momentos mejores, las huellas de apasionantes caminos recorridos tiempo atrás y las intensas emociones sensuales y sexuales de otras épocas.

Para mantener a raya el tedio, Mangas también aconseja evitar la cotidianeidad y lo excesivamente previsible, ya que "la habituación y la rutina se desarrolla más rápido cuando una pareja hace todos los días lo mismo, a las mismas horas y en idénticos lugares".

Una forma de neutralizar esta situación consiste en ir introduciendo novedades y sorpresas excitantes: "Una cita imprevista y prometedora en un lugar inusual, una película "picante", un viaje romántico a un lugar especial y desconocido, una llamada insinuante, una caricia atrevida e inesperada, pueden obrar maravillas", según la terapeuta.

Temas relacionados  ››