Buscar

Piojos en los niños ¡socorro!

Con la vuelta al cole, los piojos aparecen. Sigue unos sencillos consejos para acabar con estos molestos parásitos en la cabeza de tu hijo.

4m 46s
Gtres
Son un clásico del inicio del curso escolar. A los pocos días, el niño vuelve del colegio y observas que se rasca más de lo normal o tu propio hijo te avisa claramente con un: ¡mamá, tengo piojos!

Lo primero que hay que decir es que es algo muy habitual y no está necesariamente relacionado con una falta de higiene. Estos desagradables parásitos se reproducen y se contagian con una facilidad asombrosa, por lo que no tienes que sentir vergüenza o pensar que no prestas la suficiente atención al cuidado de tu hijo. Nada de eso. Comenta el tema con otras madres con las que tengas algo de confianza y verás que la gran mayoría ha sufrido este problema alguna vez.

Como en cualquier otro tema, lo mejor es intentar aplicar medidas preventivas con las que procurar evitar el contagio (cosa realmente complicada si hay "plaga" en el cole). Si no has detectado síntomas en tu hijo, no utilices para bañarlo tratamientos antiparasitarios como método de prevención. Los champús y lociones destinados a acabar con los piojos son muy agresivos, por lo que sólo debes aplicarlos en caso de presencia comprobada de los dichosos animalitos.

Medidas preventivas

El vinagre es un excelente remedio preventivo casero, que no dañará el pelo ni el cuero cabelludo del niño (y además aporta brillo a la fibra capilar). Cuando laves su cabello, aplica, al final, una mezcla de vinagre diluido en agua (2 tazas de agua por 1 de vinagre (si no rebajas el vinagre, podrías decolorar el pelo). Masajea unos minutos y vuelve a aclarar. Debe ser el olor del vinagre lo que lo convierte en un excelente repelente para los piojos. Si tienes una niña con una bonita melena procura, además, que lleve al colegio el pelo recogido, así habrá menos posibilidades de contagio.
Gtres

Tratamientos contra los piojos

Si la "invasión" ya es un hecho, tendrás que recurrir a los tratamientos antipiojos. Tienes distintos productos. La mayoría son una combinación que incluye un champú antiparasitario y una loción. Pide consejo al farmacéutico, él te dirá el más conveniente sobre todo teniendo en cuenta la edad de tu hijo.

Para que resulten efectivos, debes seguir escrupulosamente las indicaciones del fabricante, especialmente en lo que respecta al tiempo que deberás dejar actuar el producto en la cabeza. Si lo retiras antes de lo recomendado no surtirá efecto (los piojos resisten de lo lindo). En muchas ocasiones, para aumentar su efectividad se recomienda cubrir la cabeza del niño con un gorro de plástico (de ducha) durante unos minutos.

Aclara bien la cabeza (algunas marcan indican lavar una segunda vez con un champú normal).

Una vez finalizado el lavado tendrás que utilizar un peine de púas muy juntas (lendrera) y, con paciencia, pasarlo por toda la cabeza (rozando, sin dañar, el cuero cabelludo. Con ella eliminarás los piojos muertos (alguno coleando) y las liendres que se adhieren al cabello. Pásalo varias veces, con una no basta, e insiste especialmente en la zona de la nuca y detrás de las orejas.

Pese a que son tratamientos agresivos, los productos actuales contra piojos poco tienen que ver con los de hace años. Su formulación ha evolucionado y ahora su uso no supone daño alguno para el cabello (siempre que solo se utilicen cuando realmente son necesarios). La mayoría de ellos incluyen ingredientes suavizantes y protectores que eliminan los parásitos con total seguridad para el pequeño.

Durante los días posteriores, lava la cabeza de tu hijo con un champú normal pero sigue utilizando la lendrera por si alguno "se hubiera escapado". Puede que, pasadas unas semanas, se haya producido una reinfección en cuyo caso tendrás que repetir el proceso.

Consejos prácticos preventivos

Gtres
Los piojos no son sencillos de eliminar y para evitar esa posible nueva aparición, estos consejos te resultarán muy útiles:

1. Debes tratar toda la ropa que haya estado en contacto con el niño: sábanas, toallas, ropa de calle... utiliza en el lavado programas de máxima temperatura.

2. Extrema la higiene en casa pasando el aspirador especialmente por alfombras y sofás (no olvides los asientos del coche).

3. Si no quieres deshacerte de los peines y cepillos utilizados durante la etapa de contagio (algo bastante recomendable), hiérvelos en agua con sal al menos diez minutos. Ten especial cuidado en el caso de la lendrera, si está infectada podrías volver a pasarle alguna liendre al niño al utilizarla.

4. Para la ropa o también para los peluches a los que el niño quiere tanto, otra solución alternativa al lavado es guardarlos en una bolsa de plástico hermética durante 20 días. Los piojos y liendres aguantan, pero sin aire ni alimento, también mueren.

5. Es conveniente una revisión de las cabezas de todos los miembros de la familia (por si acaso).

Por último, no te agobies, con un poco de paciencia pronto los piojos serán sólo una anécdota de la infancia de tu hijo.
Temas relacionados  ››