Buscar

Dieta Harcombe: hasta 5 kilos menos en 5 días

La dieta Harcombe debe su nombre a su creadora, la nutricionista Zoë Harcombe, cuyo lema es: "Come mejor y haz lo que quieras". ¿Quieres saber cómo funciona?

3m 7s
Gtres

Preocupada por los problemas de sobrepeso y obesidad, que considera una verdadera "epidemia", y tras más de 20 años de investigaciones, la nutricionista Zoë Harcombe ha dado a conocer un nuevo método para conseguir perder peso sin necesidad de "contar calorías".

Su propuesta es sencilla y ha tenido una gran acogida entre todos aquellos que quieren eliminar kilos de manera eficaz, rápida y saludable.

Fundamentalmente, la dieta Harcombe se basa en dos premisas:

1. El menú diario debe estar compuesto mayoritariamente por alimentos frescos y naturales, es decir, los alimentos procesados como las conservas, los embutidos o los productos precocinados quedan excluidos (aunque en la última fase de la dieta pueden tomarse como excepción).

2. Las grasas y los hidratos de carbono siempre han de consumirse por separado. Se trata pues de una dieta disociada que incide en la importancia de no mezclar estos dos nutrientes para que el organismo no reciba (y acumule) en una misma comida la energía que proporcionan los hidratos y las grasas.

Para la nutricionista, el éxito de la dieta Harcombe radica no tanto en medir las calorías ingeridas sino en comer con normalidad (sin pasar hambre) teniendo en cuenta estas sencillas reglas encaminadas a establecer un plan alimenticio duradero y saludable.

Las tres fases de la dieta Harcombe

El método Harcombe se divide en el tiempo en tres fases. La primera sólo dura 5 días y supone un periodo de desintoxicación y adaptación del organismo. En ella se pueden perder hasta 5 kilos sin grandes sacrificios. Los alimentos procesados quedan totalmente prohibidos al igual que el azúcar, los quesos y los cereales (excepto el arroz).

Pueden consumirse en cambio todo tipo de ensaladas y verduras crudas, cocidas o al horno junto a alimentos ricos en proteínas como el huevo, las carnes y pescados, y el yogur, que tantos beneficios aporta al organismo.

Gtres
La segunda fase está pensada para continuar perdiendo kilos de manera progresiva hasta alcanzar el peso ideal, aquel con el que cada persona se encuentre bien y por lo tanto resulte sencillo de mantener. No hay límite en cuanto a cantidades. Puedes comer cuando tengas apetito pero siempre respetando la máxima de separar carbohidratos y grasas, por ejemplo puedes desayunar un buen vaso de leche (grasa) o unas barritas de cereales que tú misma puedes preparar (hidratos) pero no el "clásico" tazón de cereales con leche.

Para muchos éste es el gran inconveniente de la dieta, ya que, no siempre es fácil encontrar platos que no combinen ambos nutrientes (¡ojo! con las formas de cocción, ya que el aceite o la mantequilla utilizados para freír o aderezar aportan grasas).
Fotolia
La finalidad de la dieta Harcombe es conseguir una alimentación variada que deje de ser una "dieta" y se convierta en un hábito saludable. Por ello, la tercera fase consiste en mantener las mismas reglas pero incorporando, de manera esporádica, esos alimentos que en un principio has eliminado (conservas, productos precocinados...). Los alimentos frescos tienen que seguir siendo la base de tu menú diario sin tener que mantener un control férreo en cuanto a las cantidades ingeridas.

¿Te animas a probar?

Temas relacionados  ››