Buscar

Ácido glicólico: despídete de las arrugas, cicatrices, granitos o manchas de la piel

Renueva tu piel con el “ácido glicólico”, una sustancia natural con propiedades casi mágicas que obrará el milagro de hacer desaparecer arrugas, cicatrices, granitos o manchas de la piel.

3m 33s
Garnier

Nuestra epidermis se renueva cada cierto tiempo volviendo a su estado original, sin embargo, con el paso de los años este tiempo es cada vez mayor y va perdiendo efectividad. En una persona joven, por ejemplo, las células tardan una media de 28 días en renovarse, mientras que en un adulto aumenta hasta los 35 días. Mientras tanto, la dermis está bloqueada por células muertas que impiden su recuperación. Es en este momento cuando entra en juego una sustancia casi "mágica" que conseguirá rejuvenecer la piel y devolverle toda su belleza: el ácido glicólico.

En los últimos años han aumentado los tratamientos con ácido glicólico para el cuidado de la piel, pues se ha demostrado su eficacia en la reducción y tratamiento de arrugas, cicatrices, granitos o manchas de la piel, entre otros.

El ácido glicólico es una sustancia presente de forma natural en frutas como la manzana, la uva, la naranja, o en la caña de azúcar que funciona como exfoliante y humectante, de rápida absorción en la piel y que ayuda a desprenderse de las capas de células muertas acumuladas en la superficie, revelando una piel fresca, joven y renovada.

Es precisamente por sus virtudes renovadoras que el ácido glicólico se utiliza, cada vez más, en productos de cosmética para actuar como peeling, con el objeto de suavizar la piel, así como en la composición de productos de rejuvenecimiento, pigmentación, acné, rosácea y otras afecciones eritematosas de la dermis.

¿Cómo funciona el ácido glicólico?

Gtres

Gracias a su efecto exfoliante, que elimina las células inservibles de la piel, los tratamientos con ácido glicólico ayudan a acelerar el proceso de regeneración de la dermis. Esto, a su vez, contribuye a una mayor hidratación del cutis y a tener una piel sana y suave. Del mismo modo, los cosméticos y cremas utilizados después del tratamiento con ácido glicólico serán más efectivas, ya que penetrarán de manera más rápida y profunda en el interior.  

Antonio Campo, especialista en Dermatología, comenta que "además de estos beneficios, lo más destacado del tratamiento con ácido glicólico es que no es invasivo".

El ácido glicólico es muy empleado por los dermatólogos en el tratamiento de manchas. Lo emplean a la hora de realizar peelings químicos inyectando una gran cantidad del mismo, lo que provoca que la piel se renueve, así la nueva dermis que crezca ya no presenta las antiestéticas manchas. Es por lo tanto muy empleado en tratamientos con personas que habían sufrido acné y les quedaban pequeñas cicatrices. Pero no solo es bueno mejorando las temidas marcas de acné sino que también es empleado como un potente antiarrugas.

Su buena asimilación por parte de la piel se debe a que su cadena molecular es muy pequeña, lo que le permite penetrar en la piel de manera rápida.

Precauciones

Sin embargo, tal y como nos explica Antonio Campo, es necesario utilizar el ácido glicólico con precaución. "Al ser un ácido químico, es importante no usarlo indebidamente y consultar siempre a un especialista para que recomiende la cantidad diaria aconsejable según nuestro tipo de piel y nuestro problema. En caso contrario, el ácido puede producir quemaduras o picores", asegura el experto.

Por eso, es necesaria supervisión médica e hidratación para la piel, además de protector solar para evitar el resecado. "El dermatólogo es quien estudia el caso específico de cada persona y dirige y controla el tratamiento con un producto u otro, pero la mayoría contienen ácido glicólico, en pequeños porcentajes para no dañar la piel, con lo cual se aprecian resultados excelentes en pocas semanas", concluye el Dr. Campo.

Temas relacionados  ››