Buscar

¿Cómo proteger la salud de tu piel y tu organismo en invierno?

Con la llegada del frío se hace necesario intensificar el cuidado del organismo. Ficha estos consejos para proteger tu salud y tu piel en invierno.

2m 52s
Fotolia
El invierno se acerca y, con él, las bajas temperaturas que pueden poner en riesgo el equilibrio de tu organismo y el de tu piel. Es por ello que debes poner en marcha medidas preventivas, abrigándote adecuadamente, evitando cambios bruscos de temperatura, hidratando la piel en profundidad para evitar rojeces y sequedad, así como completar la alimentación con un aporte extra de vitaminas.

Dieta y suplementos vitamínicos en invierno

Es común que los cambios de temperatura y el aire frío debiliten las defensas. Para evitar los temidos resfriados debes tener en cuenta no solo la protección externa (ropa de abrigo), sino también la interna, mediante una dieta equilibrada, ejercicio físico e hidratación.

Gtres
En lo que respecta a la alimentación, se recomienda aumentar la ingesta de vitamina C, presente en numerosas frutas y especialmente en kiwis, pomelos, naranjas y limones. Acostúmbrate a comenzar el día con un gran zumo natural de cítricos que acompañe a un desayuno sano y energético. ¡No olvides que se trata de la comida más importante de todas!

También se puede completar la dieta con la toma de suplementos vitamínicos que refuercen el organismo y el sistema inmunitario, además de aportar toda la energía necesaria para el día a día. En este sentido entra en juego uno de los productos más utilizados durante esta época: la jalea real. Esta sustancia segregada por las abejas es un auténtico regalo de la naturaleza. Aporta vitamina B (destacan las vitaminas B3, B5, ácido fólico y biotina), aminoácidos, oligoelementos (hierro, cobre, potasio, fósforo…) y minerales. "Generalmente la jalea real viene en pequeñas dosis diarias, que se pueden tomar directamente o añadidas a cualquier bebida o comida, lo que lo hace mucho más fácil, sobre todo para dar a los más pequeños de la casa", explica la farmacéutica Sonia Carazo.
Gtres

Protección y cuidado de la piel en invierno

El frío propio del invierno también puede hacer que la piel se deshidrate, produciendo sensibilidad, enrojecimiento, descamaciones o sequedad. Para protegerla eficazmente se recomienda utilizar cremas hidratantes humectantes con base de agua, además si ésta es agua marina, purificada o termal, se reforzará el cuidado de la dermis.

No hay que olvidar tampoco el fotoprotector. Aunque la sensación ambiental sea fría, los rayos solares se propagan de la misma manera que en verano. Además, tal y como indica Sonia Carazo, "en alta montaña, los rayos aún tienen más riesgos, porque se reflejan en la nieve y su propagación es mayor. Por eso hay que usar protector solar, mínimo de factor 15 SPF".

Sin embargo, no todo son inconvenientes, pues aunque es cierto que el sol ataca del mismo modo que el resto del año, la exposición es sustancialmente menor que en verano, en este sentido, el invierno es una época perfecta para iniciar tratamientos que pueden ser más agresivos para la piel, como peelings o aquellos que incluyen láser.