Buscar

Flequillo… ¡postizo!

Flequillo… ¡postizo!
2m 55s

De la noche a la mañana puedes cambiar de aspecto sorprendiendo a todos. Hay flequillos postizos que parecen de lo más natural. Anímate a ponerte uno de ellos y da un toque de sofisticación a tu look de siempre.

Fue en la última edición de los Oscar, cuando muchas no dábamos crédito a lo que estábamos viendo. Una par de semanas antes ya lo había presentado al público en los británicos premios Bafta (la antesala de los Oscar), pero no nos percatamos de su existencia hasta que se paseó con él por la mediática alfombra roja de Hollywood. Penélope no lucía a Javier Bardem ni a ningún otro novio del brazo. La Cruz aparecía con un flequillo tan perfecto que levantaba pasiones y muchos comentarios.

Al día siguiente de la gala, la actriz española volvía a lucir su melena igualada. ¿Dónde estaba el flequillo? ¿cómo puede crecer tan rápido el pelo? ¿acaso era de quita y pon? Fue entonces cuando muchas que no nos atrevemos a cortárnosle (luego tienes que esperar años hasta que se iguale la melena) nos dimos cuenta que había otra opción: el postizo.

Recuerdo que Elsa Pataky también lució uno en los premios Goya, pero como su flequillo postizo no daba el pego ni por asomo (olía a kilómetros que era falso), sino todo lo contrario, que parecía unas cortinas de baño pegadas a la frente, el detalle me pasó totalmente por alto. Pero hasta que vi a Pe en su gran noche… Ahora que llega la hora de cambiar el look por otro más invernal, puede que a muchas os apetezca poneros uno. Casi todas las temporadas se llevan, pero es cierto que cuesta dar el paso y cortarse el flequillo.

Otra actriz que impacto con el suyo (esta vez verdadero) fue Katie Holmes, cuando sorprendió al mundo entero cortándose la angelical melena y luciendo un corte Bob muy parecido al de su íntima amiga Victoria Beckham, pero con un flequillo de lo más sofisticado. Si quieres lucir como ellas, sólo tienes que comentarlo a tu peluquero.

La colocación de estos postizos es muy sencilla, nada que ver con las pesadas extensiones. Es fundamental que encuentres el color más cercano al tuyo, ya que la idea es que el flequillo parezca natural.

Otro detalle que puede no tener importancia, pero la tiene, y mucha, es la calidad del pelo que te van a poner. Huye del pelo sintético, además de que no queda igual, terminará picando tu piel y olerás algo raro.

Para evitar parecer la Barbie, es mejor que busques un pelo natural. Te lo puedes colocar cuando lleves un moño (si tienes algún evento), una coleta alta o simplemente con tu melena suelta, lisa o rizada. El estilista, una vez pegado, te lo cortará y le dará la forma adecuada: recto a lo Cleopatra, rizado, de lado, despeinado, de punta…