Buscar

Mascarillas de miel para todas

La miel es el ingredientes ideal en mascarillas caseras, pudiendo emplearse diferentes combinaciones según las necesidades de la piel. ¡Prepárate a presumir de piel con el néctar de las diosas!

4m 44s
Gtres

La miel es uno de los alimentos más completos y nutritivos que nos ofrece la naturaleza, pero además, sus propiedades la convierten en aliada perfecta en cualquier tratamiento que persiga mejorar el aspecto de la piel. Utilizada desde la antigüedad como cosmético casi milagroso, sea cual sea tu tipo de piel, tienes sus beneficios al alcance de la mano.

Considerada auténtico "néctar de dioses" durante siglos, la miel es un maravilloso producto de la naturaleza no sólo beneficioso para la salud sino con múltiples propiedades que la hacen idónea para tratar problemas cutáneos como la sequedad y descamación, el exceso de grasa, el acné o la falta de luminosidad.

Su agradable textura, olor y color dorado (olvidemos su sabor para evitar "tentaciones") hacen que sea un magnífico ingrediente incluido en numerosos productos cosméticos que también resulta perfecto para elaborar mascarillas caseras de excelente resultado.

Las principales características que convierte este manjar en elixir de juventud son:

  • Es muy rica en vitaminas y minerales.
  • Su composición incluye aminoácidos y enzimas que aportan vitalidad al tejido celular.
  • Posee un alto poder antioxidante (frena la acción de los radicales libres).
  • Tiene propiedades cicatrizantes y humectantes.

Una mascarilla para cada necesidad

Fotolia

En combinación con otros alimentos como el huevo, el yogur y distintas frutas y cereales, la miel se convierte en la base perfecta para elaborar mascarillas capaces de mejorar en gran medida el aspecto de la piel. Hidratar, nutrir en profundidad, limpiar y exfoliar son algunas de las acciones que pueden conseguirse sin necesidad de gastar mucho dinero y utilizando productos a nuestro alcance.

Antes de aplicar cualquier mascarilla es importante recordar la necesidad de realizar una mínima prueba para confirmar que no somos alérgicas a ninguno de los ingredientes (extendiendo un poco de la misma en una pequeña parte del cuerpo o rostro).

A la hora de aplicarla, pueden utilizarse los propios de dedos o bien un algodón o disco desmaquillante (en el caso de mascarillas con alto contenido líquido). La cara debe estar perfectamente limpia y es recomendable realizar un baño de vapor, de unos minutos, previamente a la aplicación para facilitar la penetración de todos los ingredientes activos.

La mascarilla se extiende realizando movimientos circulares empezando por la frente y nariz, descendiendo a pómulos, mejillas y barbilla, y por último (y muy importante) acabando en el cuello. Para retirarla, lo más conveniente es hacerlo con suavidad y agua templada. Como norma general, las mascarillas a base de miel son recomendables cada 10-15 días.

¡Toma nota!

Si tienes una piel normal y simplemente quieres aportarle hidratación y nutrición "extra" para proporcionarle suavidad y luminosidad puedes mezclar los siguientes ingredientes:

  • 1 yema de huevo +1 cucharada de miel

Mezcla bien ambos ingredientes y aplica la masa resultante por todo el rostro y el cuello (excepto la zona de los ojos).

Otra posibilidad es añadir esta base 2 cucharadas de yogur natural, que aportarán una mayor tersura a la piel.

Déjate puesta la mascarilla unos 15-20 minutos (aprovecha para disfrutar de unos momentos de relax, descansando o escuchando una música suave) y retírala con agua tibia.

Si tienes tendencia al cutis graso las mascarillas más adecuadas son las que limpian en profundidad y ayudan a prevenir la obstrucción de los poros y la aparición del temido acné. Los ingredientes adecuados para prepararlas son:

  • 2 cucharadas de miel + el jugo de un limón

Al igual que en el caso anterior, debes fundir bien los ingredientes hasta que formen un masa compacta y aplicarla en la cara durante 5-10 minutos. En este caso también puedes añadir una cucharada de yogur.

Si buscas una mascarilla limpiadora pero que tenga además propiedades exfoliantes para eliminar células muertas y proporcionar mayor luminosidad (recomendable al menos una vez al mes) puedes combinar:

  • 1 cucharada de miel +1 cucharada de leche en polvo + 1 clara de huevo

Mezclando unas cucharadas de miel con la pulpa de alguna fruta como la naranja, el limón o incluso las fresas, o bien con determinados cereales como los copos de avena conseguirás también una excelente mascarilla exfoliante.

En estos casos la aplicación sólo dura unos minutos mientras se extiende realizando suaves movimientos circulares. Se retira con agua templada inmediatamente después.

¿Quieres una cara perfecta? Sólo necesitarás miel y yogur. Se trata de una mascarilla casera muy fácil de fabricar y muy dulce, recomendada por dermatólogos, con la que tu cara recuperará toda su belleza natural.

  • 3-4 cucharadas de yogur natural + miel

Añade un poco de miel a tres o cuatro cucharadas de yogur blanco natural y remueve hasta obtener una mezcla homogénea. Aplica en el rostro y deja actuar durante diez minutos, hasta que notes que la mascarilla se queda seca. Aclara en profundidad con agua y notarás la diferencia. Tu piel quedará limpia, estirada, desinfectada, nutrida y exfoliada.

Por último para pieles muy secas y con presencia de pequeñas arrugas una mezcla "infalible" consiste en combinar:

  • 1 yema de huevo + 1 cucharada de miel +1 cucharada de aceite de almendras

Déjala actuar unos veinte minutos y verás los resultados.

Temas relacionados  ››