Buscar

Las 10 mascarillas caseras naturales más fáciles y eficaces ¡presume de cara bonita!

No te pierdas nuestra selección de mascarillas caseras faciales sencillísimas de hacer en casa y con resultados sorprendentes. ¡Elige la tuya!

   actualizado el 19/4/2019 - 5:27 5m 34s
Storyblocks

Las mascarillas son uno de los secretos de belleza más efectivos para mantener un cutis terso, suave y joven, además de ser capaces de reducir e incluso llegar a eliminar diversos problemas que el rostro puede presentar, tales como el acné, los puntos negros, rojeces… Son un tratamiento intensivo con el que obtienes resultados inmediatos y su aplicación periódica debe formar parte de tu ritual de belleza.

La clara tendencia hacia lo natural, nos lleva a elaborar en casa nuestras propias mascarillas caseras que podemos adaptar a cada tipo de piel y necesidad. No dudes en utilizarlas a diario, ya que tu piel absorberá únicamente la cantidad que necesite y día tras día tu piel estará más bonita.

A continuación te ofrecemos una amplia selección de mascarillas, para que encuentres la tuya en cada ocasión. Son muy fáciles de preparar, económicas, totalmente naturales y te sorprenderás de su eficacia, ¡lo tienen todo! ¿a qué esperas para probarlas?

Mascarilla de miel

Esta mascarilla es perfecta para todo tipo de piel, proporcionando una gran tersura.

  1. Simplemente aplica sobre tu rostro miel pura de abejas y deja actuar durante 15 minutos.
  2. Para retirarla hazlo con agua tibia y algodón.

Mascarilla embellecedora

  1. Mezcla media taza de zumo de pepino, una clara de huevo y una cucharada de leche en polvo.
  2. Remueve el preparado hasta conseguir una crema espesa y a continuación, aplícatela en el cuello y la cara con un masaje de rotación.
  3. Deja actuar unos 20 minutos y aclara con agua tibia.

Mascarilla suavizante

Esta mascarilla es ideal para todas aquellas mujeres que tienen la piel seca y cuando en ambientes fríos se acentúa más la sequedad.

  1. Mezcla almendras en polvo con agua, hasta formar una pasta jugosa que no se deshaga.
  2. Aplica una fina capa sobre el rostro y cuello. Deja que se seque sobre tu rostro, que deberá estar relajado e inmóvil durante 20 minutos.
  3. Después enjuágate con agua tibia.

Importante: Cuando te seques no lo hagas frotando con la toalla, presiona suavemente la piel hasta que se seque por completo.

Mascarilla de levadura de cerveza para pieles secas

La levadura de cerveza limpia, nutre y normaliza la piel. Es ideal para los cutis secos, deshidratados y cansados. Con esta mascarilla se atenúan las arrugas existentes, aporta luminosidad al rostro e hidrata en profundidad. También acelera la reparación natural de las células dañadas por las exposiciones solares, por lo que es especialmente recomendable en verano.

  1. Pon en un recipiente una cucharadita de levadura de cerveza en escamas. Añade dos yemas de huevo y dos cucharaditas de miel ligera. Seguidamente, incorpora media cucharadita de vinagre de sidra y dos cucharaditas de nata agria. Bátelo todo, si es posible con una batidora eléctrica. Si queda demasiado espesa, añade un chorrito de leche entera.
  2. Aplica la mascarilla y permite que actúe en tu rostro aproximadamente 20 minutos.
  3. Retírala con abundante agua tibia y aplica tu crema habitual de tratamiento.

Mascarilla iluminadora y antiarrugas de clara de huevo

Se trata de una de las recetas de mascarillas caseras más conocidas y utilizadas. Te dejará una piel preciosa, llena de luz e hidratada. Fácil, sencilla y económica, esta fórmula puede utilizarse sobre una piel seca y con falta de vitalidad y brillo natural. Gracias a sus propiedades, contribuye a reafirmar la piel, devolviéndole su elasticidad. También posee una acción preventiva contra el envejecimiento cutáneo y un efecto lifting que suaviza las arrugas.

  1. Bate una clara de huevo a punto de nieve. Cuando esté lista, añade una cucharadita de miel. Incorpora 20 gotas de aceite de almendras y remueve muy bien.
  2. Aplica en rostro y cuello durante al menos 20 minutos y retira con abundante agua tibia.

Mascarilla tonificante

  1. Mezcla una yema de huevo con tres cucharadas de levadura de cerveza en copos o en polvo, un chorrito de aceite de oliva y un chorrito de limón.
  2. Aplícate una fina capa, deja secar 20 minutos y finalmente aclara con agua templada.

Con esta mascarilla notarás cómo tu piel queda suave y tonificada.

Mascarilla contra el acné (enviada por nuestra lectora Lucía Olazábal)

  1. Hervir un poco de leche con una aspirina.
  2. Cuando esté tibia empaparnos el rostro, esperar aproximadamente 10 minutos y aclarar.

Los resultados son inmediatos dejando la piel suave, hidratada y con menos marcas.

Mascarilla de queso fresco

Esta mascarilla está indicada para pieles grasas. Ayuda a limpiar los poros y relaja la piel.

  1. Pon en un recipiente una porción de queso fresco desnatado, el zumo de medio limón, una cucharada sopera de leche desnatada y una cucharadita de miel. Bate la mezcla con la batidora.
  2. Aplica la mascarilla sobre la piel perfectamente limpia. Deja actuar durante 15 minutos y retira con abundante agua fría.

Mascarilla contra los puntos negros

Prueba esta mascarilla tan sencilla para limpiar la piel en profundidad y acabar con los antiestéticos puntos negros.

  1. Bate una clara de huevo con 2 cucharadas de harina de maíz.
  2. Aplica la mezcla en el cutis, incidiendo en la zona T y permite que actúe durante 15 minutos. Retira con abundante agua tibia y finaliza con fría.

Sentirás la piel fina, limpia y libre de puntos negros.

Mascarilla antiestrés

Esta mascarilla devuelve el buen aspecto al cutis cansado y borra las arrugas.

  1. Cuece una patata mediana y hazla puré. A continuación ralla otra patata cruda y mézclala con el puré.
  2. Extiende esta mezcla por la cara, cuello y escote y déjala actuar 20 minutos. Aclara con agua tibia.

Seguro que ya tienes alguna de las mascarillas caseras seleccionada como favorita y estás deseando probarla en tu cutis. Sin embargo, antes de aplicarla en el rostro te recomendamos hacer un pequeño test en un área pequeña y poco visible, por ejemplo en la cara interna del brazo para verificar que no se produce ninguna reacción indeseada.

Como todas las mascarillas, recuerda que debes aplicarlas sobre la piel limpia, sin una sola gota de maquillaje. Además, si quieres potenciar el efecto de la mascarilla, exfolia la piel del rostro suavemente antes de aplicarla. En MujerdeElite también te ofrecemos una selección de exfoliantes caseros naturales para cada tipo de piel. ¡Brillarás con luz propia!

Temas relacionados  ››