Buscar

Paredes con vinilo ¡lo último!

Paredes con vinilo ¡lo último!
Gtres

Simples adhesivos que se pegan a la pared en apenas unos minutos consiguen cambiar por completo el estilo de una estancia y darle un aire nuevo a tu casa.

5m 23s
Es una idea excelente y una forma cómoda, rápida y económica de renovar cualquier estancia de la casa. Una enredadera, formas geométricas, spiderman, la estatua de la libertad, la copa del mundial de fútbol… ¿te lo imaginas en tu salón o en la mampara de la ducha? Con esta novedosísima forma de decorar es posible. Adherir un vinilo a una pared vacía es muy fácil y el resultado es sorprendente. 

El vinilo es un material plástico de gran resistencia con utilidades muy diversas. Cualquier diseño o dibujo realizado en este material y con el correspondiente adhesivo puede convertirse en el adorno perfecto para una pared, un techo, una ventana, una puerta o cualquier pequeño espacio que quieras resaltar y llenar de vida y color.

Un vinilo decorativo está formado por tres capas que son las que permiten su correcta fijación. Una primera superficie de papel que sirve de base, el vinilo propiamente dicho, con el dibujo troquelado y con el correspondiente adhesivo en la parte posterior (para que sólo se adhiera el diseño y no la zona transparente), y un papel translúcido que lo protegerá hasta que esté totalmente fijo en la pared. Parece complicado pero no lo es. En realidad, funciona casi como una "pegatina" a la que quitas la parte de atrás y plasmas donde quieras.

Los vinilos se utilizan en decoración desde hace algún tiempo pero hasta ahora solían verse únicamente en establecimientos comerciales (escaparates de concesionarios de automóviles, ventanales de entidades bancarias) y también en vehículos rotulados. Ahora, es tal su diversidad y sus posibilidades que se han incorporado al diseño del hogar, tanto en interiores como en exteriores.

¿Dónde y cómo?

Su resistencia y capacidad de adhesión los hacen aptos para casi cualquier lugar. Los vinilos se pueden colocar sobre paredes, cristal, madera, cerámica… no necesitan ningún tipo de obra, tornillos, taladros, alcayatas, etc. Las únicas precauciones que hay que tener en cuenta son:

1. No quedan bien en bases rugosas. Tienen que fijarse en superficies totalmente lisas y limpias. No valdrían por ejemplo para una pared sin enfoscar, para una que estuviese pintada con técnica gotelé, o para una chafada de ladrillo visto.

2. Es importante la limpieza total de la superficie porque cualquier piedrecita o similar se marcará en el dibujo.

3. En el caso de paredes pintadas es conveniente comprobar que la pintura está perfectamente adherida para no arrancarla cuando retires el vinilo transparente que sobra del dibujo (pegando un poco de papel celo unos minutos y tirando a continuación, te asegurarás de su resistencia).

4. Es preferible no situarlos cerca de una fuente de calor que pudiera debilitar el adhesivo, por ejemplo evita ponerlos justo encima de una chimenea o radiador.

Cuando hayas elegido el lugar adecuado y tengas tu vinilo, llega el momento de colocarlo. Es muy fácil aunque los de mayor tamaño requieren algo de práctica (es recomendable empezar por uno pequeño).

Comprueba que la superficie está en las condiciones de limpieza idóneas y determina, con ayuda de la cinta métrica y un puntero, el lugar exacto donde quieres que aparezca el dibujo. Mientras tanto asegúrate de que el vinilo está totalmente estirado y liso. Si al comprarlo viene enrollado y ha "cogido forma", tendrás que extenderlo el tiempo necesario para que recupere su rectitud original.

A continuación, despégalo con suavidad de la base donde está pegado y colócalo en el lugar que has marcado previamente. Si es de gran tamaño es mejor que retires sólo una parte de la base, fijes un primer punto y continúes retirando y fijando al mismo tiempo lentamente, así evitarás que se formen bolsas o arrugas.

Una vez colocado, repásalo con ayuda de una espátula o algún otro instrumento liso, siempre cubierto con un paño, para mejorar al máximo la adhesión sin dañarlo. Retira el film protector y ¡listo!

Muy personal

Si la decoración de una casa dice mucho de sus habitantes, hacerlo con vinilos es una de las formas más personales de adornar una estancia. Puedes elegir cualquier diseño. Hay mil ideas originales e incluso, si se te da bien, puedes crear tu propio dibujo y llevarlo a algún establecimiento donde realicen impresiones digitales en este material.

Motivos florales, constelaciones, personajes infantiles, figuras geométricas, diseños ingeniosos, como simular una ventana donde no la hay o colocar a alguien que parece salir de una habitación… puedes incluso colocar tu "slogan" particular en un determinado lugar, porque el vinilo también admite letras y frases.

Cada vez es más frecuente encontrarlos en grandes superficies, almacenes y tiendas especializadas en decoración y bricolaje como Ikea o Bricor. También en internet tienes muchas páginas donde consultar catálogos para todos los gustos y estilos.

Como consejo hay que recordar que "lo mucho cansa" y que no conviene abusar de esta forma de decoración porque perdería su encanto. En cualquier caso, otra de sus ventajas es que quitarlos es muy sencillo. No necesitas productos abrasivos o disolventes; simplemente despega una punta y retíralo con suavidad para no dañar la superficie.

FOTOS

 
Ir a la foto Vinilos en las paredes de tu casa
Ir a la foto Vinilos en cualquier superficie
Ir a la foto Vinilos en habitaciones infantiles

Vinilos en las paredes de tu casa

Foto Vinilos en las paredes de tu casa
Gtres

Mil ideas y diseños diferentes pueden vestir las paredes de tu casa y crear estancias únicas.

Vinilos en cualquier superficie

Foto Vinilos en cualquier superficie
Gtres

Los vinilos pueden utilizarse sobre cualquier superficie, aunque es necesario que sean lisas.

Vinilos en habitaciones infantiles

Foto Vinilos en habitaciones infantiles
Gtres

Utilizar vinilos en habitaciones infantiles es muy práctico y les encantará a los más pequeños de la casa.

Publicidad