Buscar

Recetas de brochetas ¡veraniegas!

Fáciles y rápidas de preparar, las brochetas ofrecen mil posibilidades y combinaciones convirtiéndose en una opción ideal para sorprender en verano. ¡Ficha estas ideas sencillas y muy apetecibles!

5m 8s
Son un plato de lo más agradecido porque aunque no tengas ni idea de cocina podrás hacerlas en pocos minutos creando combinaciones originales adecuadas a cada ocasión. Las brochetas son perfectas para una comida informal y divertida, para un suculento aperitivo o para descubrir nuevos sabores en pequeñas porciones. Verduras, hortalizas, carnes, pescados, mariscos o frutas… no hay límites en cuanto a los ingredientes. Todo depende de tus gustos y de tu imaginación.
Gtres

Cocina la brocheta perfecta

Para que te queden perfectas y en su punto, a la hora de prepararlas ten en cuenta los siguientes consejos:

1.
Cuando utilices verduras, frutas u hortalizas con piel, recuerda lavarlas y secarlas escrupulosamente antes de insertarlas en la brocheta (irán directamente a la boca, sin usar cubiertos).

2. Si se trata de brochetas calientes (que requieren cocción) deja una separación mínima entre los distintos trozos de alimentos para que se cocinen en su totalidad. No debe verse demasiado el soporte, pero tiene que existir un espacio suficiente para que las carnes o pescados se hagan en su totalidad y no queden crudos.

3. Recuerda que algunos ingredientes requieren un tiempo necesario de maceración para que cojan el sabor de los distintos condimentos, por lo que en determinadas recetas tendrás que preparar con antelación las porciones de pollo, carne o pescado.

4. Como mejor resultan las brochetas calientes es a la parrilla (brasa o eléctrica), aunque también puedes optar por hacerlas al horno. En cualquier caso, no olvides girarlas convenientemente cada 2-3 minutos para que se cocinen de forma homogénea. Dependiendo de los ingredientes, una brocheta no debe estar al fuego más de 10-15 minutos.

5. Cuida la presentación y juega no sólo con los sabores sino también con los colores. Un tomate cherry, un pimiento rojo o amarillo o un trozo de piña o kiwi, pueden darles una nota de color que las haga irresistibles.

Algunas ideas sencillas y sabrosas

Brocheta de verduras

Combina las verduras y hortalizas que más te gusten: calabacín, berenjena, champiñones, pimiento, cebolla… cortándolas en rodajas de grosor intermedio (excepto los champiñones que irían en láminas). Si te apetece puedes incorporar también "ruedas" de patata pero en este caso tendrás que darles un hervor previo para que no queden duras.

Para darle un sabor original a estas brochetas haz una suave vinagreta mezclando: 5 cucharadas de aceite de oliva, 1 de vinagre y distintas especias como por ejemplo: romero, tomillo y orégano.
Cuando las tengas en la parrilla "píntalas" con esta salsa cada vez que les des la vuelta. Potenciarás, así, el sabor.

Brocheta de pollo y mango (o piña)

Corta una pechuga de pollo en dados y macérala durante al menos una hora en la siguiente emulsión: 10 cucharadas de aceite de oliva, el zumo de medio limón, una hoja de laurel, sal y pimienta al gusto (también puedes añadir una cucharada de coñac o jerez).

Pela y trocea, también con forma de dado, la piña o el mango.
Inserta de manera alternativa los distintos trozos de pollo, ya condimentado, y las frutas y cocina la brocheta a la brasa o al horno.

Brocheta Yakitori

Originaria de Japón, esta brocheta puede hacerse al estilo tradicional (con pollo) o dándole un toque original, por ejemplo con dados de salmón fresco.

Para ello, inserta los trozos de pollo (o de salmón) en la brocheta, intercalándolos con puerro blanco o cebolleta en rodajas.

A continuación prepara la salsa especial que hace única a esta brocheta. Mezcla 5 cucharadas de salsa de soja con 5 de caldo (de carne o pescado según tu elección del ingrediente principal). Añade 2 cucharadas de azúcar, 1 diente de ajo machacado y otras cinco cucharadas de sake o de un vino blanco seco. Pon la salsa a hervir unos minutos hasta que reduzca y déjala enfriar.

Cocina la brocheta a la brasa, rociándola frecuentemente con la salsa y dejando una parte de la misma como acompañamiento a la hora de servir.

Brocheta marinera con vinagreta


En esta brocheta puedes combinar tus mariscos favoritos solos o con algún pescado en forma de  tacos de atún o de emperador. Mejillones, gambas, pulpo o sepia pueden formar parte de los ingredientes. Ensártalos con los trozos de pescado de manera alternativa y ásalos a la barbacoa.

Mientras tanto prepara una vinagreta con aceite y vinagre (proporción 3/2)  a la que añadirás: cebolleta, pimiento rojo y verde y tomate cortado en cuadrados menudos.

Sirve las brochetas ya hechas rociándolas con la vinagreta a temperatura templada.

Brocheta de rape con gambas

Combina en la brocheta de forma sucesiva un dado de rape fresco, un tomate cherry y una gamba y ásala a la parrilla o en el horno (para darle más sabor aderézala con aceite de oliva condimentado con sal, ajo, perejil y cilantro).

Brocheta "light"


Sana, fresca y más rápida imposible.
Ensarta en la brocheta tacos de pechuga de pavo (embutido), melón o sandía, y algún queso con "sabor", por ejemplo mozzarela, cheddar o feta. Consérvalas frías en la nevera aderezadas con aceite, sal y orégano.

Brocheta de frutas

Inserta de manera alternativa tus frutas favoritas (juega con los colores) por ejemplo: fresa, plátano, y kiwi. Si además las rocías con chocolate fundido resultarán irresistibles.
Temas relacionados  ››