Buscar

Precauciones en la cocina durante el verano

Cuando llega el calor se hace necesario aumentar las precauciones con los alimentos que elegimos en el supermercado y después con su manipulación y conservación en casa ¡No permitas que un alimento en mal estado te amargue un solo día de verano!

4m 42s
Fotolia
Toda precaución es poca para evitar una intoxicación alimentaria que puede derivar en una gastritis o en algo peor. Con el calor, los alimentos se conservan menos tiempo en perfecto estado y pueden ser atacados por microorganismos y bacterias que se desarrollan fácilmente cuando la temperatura ambiente es más elevada de lo habitual.

Para evitar riesgos innecesarios has te prestar atención a las tres fases implicadas en el proceso de la alimentación: la compra, la cocción de los distintos productos y la conservación. Con unos sencillos consejos  puedes prevenir más de una situación, como poco, desagradable.

A la hora de comprar, elige siempre los productos más frescos. En esta época fíjate especialmente en la fecha de caducidad y mete en tu cesta aquellos cuya durabilidad sea mayor. En cuanto a los alimentos frescos, guíate más que nunca por tu olfato. Cualquier olor desagradable puede ser síntoma de mal estado. En el caso del pescado fíate de aquellos que presenten un aspecto "vivo" en su coloración. Además, otras pistas son los ojos, (deben estar transparentes, no vidriosos) y las agallas (siempre rojas o de color oscuro). A la carne (vacuno y cerdo) le delata su grasa. Si la pieza es fresca, ésta debe ser blanca, no amarillenta.

Fotolia
Por supuesto, compra siempre en establecimientos que te ofrezcan todas las garantía y, ¡muy importante!, mantén en lo posible la cadena de frío. Utiliza bolsas isotérmicas para los productos congelados y para, al menos, el pescado. En verano hay que ir directamente del supermercado a casa; nada peor que dejar la compra en el coche a pleno sol mientras realizas otra actividad. Recuerda que la mayoría de los productos que llevas requieren nevera lo antes posible.

En el caso de los congelados, nunca los vuelvas a congelar. Si ya se ha iniciado el proceso de descongelación consúmelos ese mismo día.

En la cocina

La higiene en la cocina es siempre fundamental, pero en esta época hay que llevarla al extremo. Las manos y los utensilios necesarios para preparar los distintos alimentos deben estar perfectamente limpios para evitar que, durante la manipulación, puedan contaminar un alimento, en principio, en buen estado. Cuchillos, calderos, pequeños electrodomésticos como la batidora o picadora, la tabla donde cortas los alimentos, la encimera… Cualquier resto de comida que haya quedado de una preparación anterior puede ser un peligroso foco de bacterias.

Aquario cocina
En verano, se recomienda especialmente la adecuada y total cocción de los alimentos para eliminar la posible presencia de microorganismos perjudiciales para la salud. Si no quieres renunciar a platos que incluyan pescado crudo (boquerones en vinagre, sushi) congélalo antes de utilizarlo (la congelación hará el mismo efecto que el calor del fuego). Así evitarás el anisakis (parásito presente en distintos pescados que sólo es peligroso en caso de alergia).

También es preferible consumir el marisco cocido y siempre estando segura de su procedencia y calidad. Si detectas un fuerte olor (parecido al amoniaco), deséchalos.

Los huevos son también especialmente problemáticos en verano. A la hora de comprarlos, fíjate en su fecha de caducidad y cuando llegues a casa consérvalos en nevera. Cuidado con su manipulación porque esconden la salmonella, grupo de bacterias responsables de la mayoría de las intoxicaciones alimentarias veraniegas. Cuaja bien las tortillas y si haces mayonesa (en esta época es aconsejable utilizar la de bote) prepara solo la que vayas a consumir. No guardes la que sobre.

Por último, lava bien cualquier fruta o verdura antes de su consumo, especialmente las que se toman crudas en las ensaladas tan propias de esta estación.

Conservación

Guardar los alimentos en la nevera es la mejor precaución para conservarlos en perfecto estado. Coloca las frutas y verduras en la parte más baja (puedes sacarlas unos minutos antes de su consumo para que no estén tan frías y "recuperen" sabor). Utiliza, también, el estante inferior para descongelar, lentamente, los alimentos que necesites (no dejes que se descongelen a temperatura ambiente).
Fotolia
Conserva los alimentos en recipientes perfectamente limpios y mejor si son herméticos, separando siempre los alimentos crudos de los ya cocinados. Estos recipientes deben ser de cristal o plástico, nunca de metal, así que si te sobra algo del contenido de una lata, por ejemplo de tomate frito, no lo guardes sin traspasarlo a un recipiente adecuado.

Recuerda que, ante cualquier duda sobre el perfecto estado de un alimento, es mejor no arriesgarse.

FOTOS

 
Ir a la foto Katie Holmes presta atención a la caducidad de los productos
Ir a la foto Halle Berry toma precauciones en sus compras

Katie Holmes presta atención a la caducidad de los productos

Foto Katie Holmes presta atención a la caducidad de los productos
Gtres

La actriz tiene que tener especial cuidado en qué productos compra y en su fecha de caducidad y lo tiene muy en cuenta ya que no quiere que su hija Suri se intoxique con algún alimento en mal estado.

Halle Berry toma precauciones en sus compras

Foto Halle Berry toma precauciones en sus compras
Gtres

La actriz compra los productos que considera más convenientes para evitar posibles intoxicaciones alimenticias en verano.

Temas relacionados  ››