Buscar

Gelatina en la cocina ¡descubre todas sus posibilidades!

Su textura ligera y su agradable sabor la convierten en un ingrediente único para sorprender con platos novedosos de exquisita presentación.

4m 32s

Es pura proteína y además no contiene grasas ni colesterol por lo que la gelatina en sí misma es un alimento sano, natural y apto para toda la familia. A sus beneficios para la salud hay que unir sus posibilidades culinarias no sólo en repostería sino, también, como "truco" infalible para elaborar terrinas, cremas, salsas y platos muy vistosos, llenos de color, perfectos para una cena especial (¡ojo que se acercan las fiestas navideñas!).

La gelatina y sus mil posibilidades en la cocina - Gtres
Puedes encontrar gelatina en distintas presentaciones. La más común son los sobres de distintos sabores y facilísima preparación: fresa, naranja, piña, frambuesa, limón… simplemente añadiendo agua (según las medidas indicadas por el fabricante) a los polvos de gelatina y refrigerando en la nevera el tiempo señalado (mínimo dos horas) tendrás un postre lleno de color que entusiasmará especialmente a los más pequeños. Échale imaginación y acompáñala, por ejemplo, con helado, trozos de fruta, leche condensada, caramelo, etc.

Para hacer algunos platos necesitarás aprovechar sólo la textura "gel" de la gelatina, no sus sabores, utiliza entonces grenetina, gelatina neutra.

Por último también puedes recurrir a la gelatina en hojas (con las mismas propiedades que en polvo). En este caso siempre tendrás que hidratarlas previamente dejándolas en remojo unos cinco minutos para escurrirlas posteriormente.

Ideas básicas a tener en cuenta a la hora de utilizar gelatina en la cocina

  • No se debe hervir ni congelar (perdería parte de sus propiedades).
  • Cuando vayas a hacer un plato frío (una crema, un mousse, una tarta) y hayas disuelto la gelatina en agua caliente, vierte primero unas cucharadas de la mezcla fría en la gelatina, remueve unos minutos y a continuación incorpora el resto (no al contrario).
  • Si se trata de una receta en la que la gelatina se incorpora a un líquido caliente o templado (nunca hirviendo) puedes añadirla directamente.
  • Respeta el tiempo necesario de nevera.
  • Si necesitas sacarla de un molde, hazlo con ayuda de un cuchillo previamente humedecido. Ve separando los bordes con la punta. Además, moja ligeramente el exterior del molde con agua caliente antes de volcarlo sobre el plato. Así será más fácil.

Terrina de salmón o atún

  • ½ kg. de salmón o atún fresco
  • 1 sobre de gelatina neutra
  • 1 cebolleta
  • 10 gr. de alcaparras
  • Zumo de ½ limón
  • 3-4 cucharadas de mayonesa
  • ¼ litro de caldo de pescado

Hierve el pescado en agua con un poco de sal y el zumo de limón (si quieres puedes aprovechar para obtener un caldo de pescado natural incorporando además: 2 zanahorias, 2 dientes de ajo, ½ pimiento, ½ tomate, 1 puerro y unas hojas de laurel).

Desmenuza el pescado y mézclalo con la mayonesa, la cebolla bien picadita y las alcaparras.

Disuelve el sobre de gelatina en el caldo de pescado e incorpórala a la mezcla mientras aún esté templada. Viértela en un molde preferentemente rectangular.

Enfría en nevera al menos dos horas. Una vez desmoldado puedes adornar el plato con nubes de mayonesa y tiras de salmón ahumado (si es de salmón).

Áspic de verduras - Gtres

Áspic de verduras

Puedes utilizar aquellas verduras y hortalizas que más te gusten o tengas a mano, siempre buscando un bonito contraste de colores que "flote" en el interior de la gelatina. Elige, por ejemplo:

  • 1-2 patatas cortadas en dados
  • 1 pimiento rojo
  • 4 espárragos troceados (o ½ latita de guisantes)
  • 1 zanahoria cortada a dados
  • 1 huevo duro picado
  • ½ latita de maíz dulce
  • 1 sobre de gelatina neutra (4 personas)
  • ¼ l. de caldo de verduras o carne

Trocea todas las verduras y da un hervor a las más duras.

Disuelve la gelatina en el caldo e incorpora todos los ingredientes elegidos. Colócala en el molde y deja reposar en nevera al menos tres horas.

Tarta de queso con gelatina - Fotolia

Postre de yogur con fresas

  • 8 fresas
  • 1 sobre de gelatina de fresa
  • 2 yogures naturales
  • 4 cucharadas de azúcar

Haz una crema de fresas con ayuda de la batidora. Añade el azúcar a los dos yogures y remueve hasta que estos queden cremosos. Haz la gelatina (según indicaciones) e incorpórala a la masa. Distribuye el postre en copas individuales y adorna como prefieras, con trozos de fresa, virutas de chocolate, un poco de sirope de fresa...

Tarta de queso y limón

  • 1 tarrina de queso de untar
  • ½ litro de nata
  • 6 cucharadas de azúcar
  • 1 paquete de galletas tipo maría
  • 150 gr. de mantequilla
  • 1 sobre de gelatina de limón

Deshaz las galletas (puedes envolverlas en un paño limpio y machacarlas con ayuda de una cuchara). Derrite ligeramente la mantequilla e incorpórala a las galletas hasta formar una masa compacta que será la base de la tarta. Extiéndela en un molde apropiado (mejor desmontable).

Mezcla la nata con el azúcar y con el sobre de gelatina calentándola a fuego suave sin que llegue a hervir. Retira y añade el queso mientras sigues removiendo hasta formar una crema. Vierte la mezcla en el molde y deja enfriar al menos seis horas.

Temas relacionados  ››