Buscar

Dieta y ejercicio, tus aliados para prevenir las enfermedades cardiovasculares

Seguir una buena alimentación, realizar ejercicio físico y controlar el estrés son los tres pilares fundamentales en la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

3m 46s
¿Sabías que más del 33% de las muertes producidas en España se deben a las enfermedades cardiovasculares? Así lo ponen de manifiesto las últimas cifras ofrecidas por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que sitúan a estas afecciones como la principal causa de muerte en el país. Además, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 80% de las muertes se podrían evitar controlando los factores de riesgo cardiovascular.

Hoy miércoles 14 de marzo se celebra el Día Europeo para la Prevención del Riesgo Cardiovascular, que destaca la importancia de llevar una vida saludable con la que evitar sufrir estas enfermedades. Para hacerlo debemos tener en cuenta tres principales factores:
  • Biológicos: edad, colesterol, diabetes, hipertensión arterial, estrés y la obesidad.
  • Hábitos no saludables: fumar, sedentarismo, consumo de alcohol o una dieta desequilibrada.
  • Psicológicos: la emocionalidad negativa (ira o enfado excesivo), ansiedad, tristeza o depresión.
Todos estos aspectos están relacionados y son agravantes que pueden desencadenar la aparición de una enfermedad cardiovascular, con el riesgo que esto conlleva. Algunos factores son inevitables, pero podemos aprender a minimizar sus efectos en nuestra salud.
Gtres

La nutrición, principal aliada de nuestro corazón

Mantener una alimentación adecuada puede ahorrarnos muchos problemas. Incluso las personas que no padezcan ningún tipo de riesgo o enfermedad cardiovascular deben vigilar su dieta. Hipertensión arterial, colesterol, diabetes y obesidad son algunos de los aspectos que pueden marcar nuestra alimentación, pero no hay que esperar a que aparezcan para empezar a cuidarnos por dentro como nos merecemos.

Así, Susana Cantón, psiconutricionista de "Caroli Health Club", nos ofrece algunos consejos útiles para mejorar nuestra dieta, en vías de mantener alejadas las enfermedades cardiovasculares:

1. Aumentar la ingesta de los alimentos con propiedades anti-inflamatorias. "Un tejido inflamado es precursor de una enfermedad crónica, entre otras, la cardiovascular", asegura Cantón. Entre los alimentos que debe incluir la dieta están las verduras, cereales, frutas coloridas como las fresas, naranjas, arándanos, granada, frutos secos, pescado y proteínas bajas en grasa, aceite de oliva y lácteos desnatados.

Además, los expertos recomiendan comer pescado cocido o a la plancha entre 1 y 4 veces a la semana. Según un estudio de Harvard cenar pescado durante 5 o más noches reduce el riesgo de infarto hasta en un 32%.

2. Evitar o reducir las comidas que promueven la inflamación, tales como las grasas saturadas, aceites de soja o maíz, hidratos de carbono refinados, azúcares, carnes rojas y lácteos.

3. Incrementar la toma diaria de aceite de pescado, rico en ácidos grasos Omega 3 y derivados de pescados como el atún, el salmón y la caballa que nos ayudarán a reducir el nivel de triglicéridos en sangre y a bajar la presión arterial, la principal causa de infarto.
Gtres

El deporte, complemento indispensable para un corazón sano

Para tener un estilo de vida saludable es de vital importancia realizar ejercicio físico diario, que nos ayude a mantener nuestro cuerpo tonificado y en forma y nuestros órganos sanos.

"La natación, las carreras de fondo o el ciclismo son algunas de las actividades que podemos realizar para evitar los factores de riesgo cardiovasculares, siempre que no tengamos ninguna enfermedad que nos lo impida. Al no tener un gran desgaste de glucosa inmediato, sino que es más mantenido, les ayudará a regularla más y a mejorar el metabolismo", explica Alejandro Escudero, Fitness Manager del centro "Caroli Health Club".

Por el contrario, "otros deportes más anaeróbicos, es decir, aquellos que requieren una fuerza muscular explosiva son menos recomendables".

Además, el ejercicio físico, así como la práctica de técnicas de relajación, puede suponer un gran beneficio en el control de la ansiedad o el estrés, factores que influyen negativamente en nuestra salud y en las enfermedades cardiovasculares. Así, es muy importante aprender a vivir la vida a otro ritmo, dándole a los problemas su importancia real y no dejando que el estrés gobierne nuestra vida.
Temas relacionados  ››