Buscar

Las claves para reconocer un buen champagne ¡Descúbrelas!

Descubre los criterios a tener en cuenta para reconocer un buen champagne.

2m 26s
Gtres
Con casi 250 años de historia, La Casa de Champagne Louis Roederer ofrece en primicia las indicaciones básicas necesarias para detectar un champán de calidad. Este vino espumoso francés, cuyo origen se remonta a comienzos del siglo XVIII en la región de la Champaña, está elaborado a base de distintos tipos de uva y acostumbra a ser blanco de apariencia, aunque también puede encontrarse en color rosado.

A raíz de su amplia experiencia en la materia, el equipo de expertos de Louis Roederer homenajea a esta efervescente bebida presentando los criterios a tener en cuenta para poder determinar su grado de calidad y sofisticación:

Criterios visuales

  • Un buen champagne tiende a ser de un color pálido, tanto en su versión blanca como en la rosada.
  • La burbuja debe de ser pequeña y subir lentamente, lo que nos indicará el grado de integración y generalmente largas crianzas.
  • Una buena acumulación de pequeñas burbujas en la pared de la copa no es imprescindible, pero indica frescura y buen estado de conservación.

Criterios aromáticos

  • Un buen champagne debe ser aromático.
  • Para que un champagne sea complejo y sofisticado debería combinar gamas de fruta fresca (limón, manzana, pera,…), típicas de una fruta sana y bien trabajada, entrelazadas con notas tostadas (brioche, panadería, frutos secos) que acostumbran a indicar largas crianzas. Un equilibrio en ocasiones al alcance de muy pocos.
  • Los grandes champagnes deben evolucionar con el tiempo y ofrecer aromas distintos a medida que pasan los minutos después de ser servido.

Criterios en paladar

  • Si se trata de un buen champagne, éste debe deslizarse fácilmente por el paladar y su textura debe de ser siempre cremosa y con cuerpo, para poder saborearlo en su plenitud.
  • Los grandes champagnes poseen una acidez de calidad que los hace refrescantes sin ser agresivos.
  • En cuanto al sabor, todo buen champagne debe evocar gusto a fruta y frescura en boca, dejando un final largo y gustoso.
Gtres
Además, según la naturaleza del licor de expedición, este vino asociado a momentos de celebración puede clasificarse en seis categorías distintas: Extra-Brut, Brut, Extra-seco, Seco, Semi-seco y Dulce.

Según los profesionales de Louis Roederer, cada una de ellas combina mejor con un plato de comida en concreto. En el primer caso por ejemplo, el Extra-Brut, acompaña mejor los aperitivos o entrantes, incluso para brindis sin comida, ya que es uno de los más secos y que contiene una menor cantidad de azúcar. Sin embargo, el champán Dulce, que contiene más de 50 gramos de azúcar por litro, está pensado para potenciar todo tipo de postres o repostería y helados.
Temas relacionados  ››