Buscar

Los lugares más sexys y eróticos donde practicar sexo en verano

Practicar sexo en lugares diferentes a la cama es, sin duda, una maravillosa opción si quieres darle más chispa a tu vida sexual. Tanto si tienes pareja como si se trata de un ligue de verano, te vamos a dar algunas ideas para que huyas de la monotonía y disfrutes a tope este verano. ¡Toma nota!

6m 3s
Gtres

Las estadísticas confirman que el verano es la época del año en la que se despiertan más los instintos sexuales eróticos. Numerosos estudios sobre los hábitos sexuales de los españoles demuestran que dedicamos más tiempo al sexo y damos rienda suelta a los juegos eróticos durante las vacaciones que en otras épocas del año. Es lógico, la ausencia de presión laboral y contar con más tiempo, deja volar nuestra imaginación, alimentando nuestras ganas y produciendo que el deseo sexual aumente.

Es el momento de ponerle algo de picante a vuestra relación y salir de la rutina, atreviéndote a experimentar en los lugares más sexys, prohibidos y extravagantes y dar así rienda suelta al deseo más caliente este verano. No en vano es totalmente cierto que los humanos necesitamos variar, para así avivar las llamas de la pasión y no caer en la monotonía, que tanto afecta a la libido.

También algunas encuestas de sexología afirman que el 30% alguna vez ha practicado sexo en la playa. Pero no solo está la playa para tener sexo veraniego. Descubre los lugares más morbosos y excitantes para desatar la pasión en verano y ¡atrévete a probarlos!

En la playa…

Por supuesto, un lugar al que pocos se resisten es a la playa. A pesar de la incomodidad que pueda suponer la molesta arenilla, es sin duda uno de los clásicos donde dar rienda suelta a la pasión en verano. También es muy erótica la opción de practicar el sexo dentro del agua, aunque ni qué decir tiene que mucho mejor si es una playa poco concurrida, ya que de lo contrario puedes llevarte sorpresas desagradables.

Gtres

El agua es un elemento refrescante que estimula y facilita las sensaciones de placer. Por eso, practicar el sexo bajo el agua del mar se convierte en una experiencia deliciosamente recomendable. Estar los dos bien mojados tiene una importante carga de erotismo.

Pero si el agua del mar tiene su encanto, el sexo durante la noche sobre la arena de la playa y con el ruido del mar de fondo es algo que puede resultar indescriptible. A pesar de que la arena entre por todos los rincones, sí.

Eso sí, no todas las playas valen, olvídate de lugares muy transitados como Benidorm y opta por esta excitante manera de disfrutar del sexo si has elegido para tus vacaciones una zona con playas salvajes, vírgenes y con menos afluencia, como Almería, Huelva o playas en el norte, siempre preferible, alejadas de las grandes ciudades.

Las noches de verano son muy calurosas. Tanto que las duchas de madrugada son más habituales de lo normal. Ducharse en pareja, de noche, cuerpos húmedos, morbo, pasión. Sin duda una de las mejores experiencias sexuales veraniegas.

Si estás de vacaciones y el hotel cuenta con jacuzzi, no dudes en aprovecharlo para el sexo. Un baño de burbujas relajante sin bañadores en un entorno muy propicio, resulta muy excitante. Practicar sexo en un jacuzzi es una de las experiencias más relajantes, ya que además de placer y de tensión sexual están las burbujas para provocar el efecto antagónico del relax. ¿A quién no le gustaría practicar sexo en un jacuzzi?

Si no, otra opción perfecta es también en el agua de la piscina… y mejor si acudes de noche cuando puedas dar rienda suelta a la pasión sin peligro de que os pillen.

En la montaña, en el avión…

El sexo al aire libre es sin duda la mejor opción ya que aporta sensaciones totalmente nuevas, así que también puedes practicarlo en la montaña después de un romántico picnic, en un lago o río donde habéis planeado una excursión… ¡aprovecha el buen tiempo para disfrutar como nunca del mejor sexo!

Si eliges la montaña para ir de camping, la tienda de campaña es otro de los lugares donde no puedes dejar de tener sexo con tu pareja. Los ruidos en la noche, el morbo de un espacio reducido y translúcido… son algunas de las situaciones de las que no podrás escapar.

Una noche estrellada, una azotea. Los dos mirando las estrellas, un beso inocente y ¡ya tenemos otro lugar fantástico para practicar sexo! El airecito de una azotea en verano por la noche además te ofrecerá una refrescante experiencia sexual.

Todo un clásico que no falla es aprovechar el vuelo en avión que tenéis previsto para hacerlo más corto, divertido y, cómo no, muy erótico, disfrutando de relaciones íntimas en el baño. También vale la opción baño del restaurante e incluso ascensor del hotel. Cualquier idea es buena aunque, con cuidado, pues no es difícil que os puedan pillar in fraganti en estos lugares. Pero si lo vuestro es la aventura, y el temor de que alguien pueda sorprenderos aún os pone más, ¡adelante y a disfrutar!

En el coche…

Fotolia

Y aunque parezca un clásico manido, seguro que desde que cuentas con techo propio no has vuelto a disfrutar de la pasión en tu coche.

Pues no creas que dar rienda suelta a tus deseos dentro del vehículo no será excitante: ¡es una vuelta al instituto! El hecho de disponer de poco espacio, con mucha pasión y desenfreno… será sin duda una inolvidable vuelta a la adolescencia que hará subir el termómetro entre los dos hasta cotas insospechadas.

Por último, aunque el sexo en la cama de forma tradicional está muy bien, siempre en verano tenemos más tiempo para aderezarlo con algunos elementos que lo harán sin duda más excitante. Atrévete a incluir nuevos accesorios con los que experimentar y descubrir nuevas sensaciones: aceites aromáticos, geles de sabor, esposas, un disfraz sexy, anillos vibradores e incluso introducir en el juego el consolador como un componente más en la fiesta del sexo es algo que el verano nos permite para salir de la rutina. A la hora de disfrutar del sexo sin complejos ¡todo vale!

Ya has comprobado que el verano y sus altas temperaturas ofrecen muchas posibilidades amatorias. No permitas que el calor asfixiante de los meses de julio y agosto te baje la libido; porque hacer el amor en el mar, en la piscina o en la ducha puede ser, además de fresquito, de lo más excitante y divertido.

Temas relacionados  ››