Buscar

Llega el poolates, ¿a qué esperas para probarlo?

Llega el poolates, ¿a qué esperas para probarlo
3m 5s

Sí, no era demasiado complicado de adivinar, hablamos de hacer pilates en la piscina; una disciplina muy popular en Estados Unidos pero muy poco conocida en Europa. Es una manera original de hacer estos conocidos ejercicios pero con la ventaja de que en el agua el cuerpo está más relajado y la presión en vértebras y músculos es menor. Con la llegada del buen tiempo y la apertura oficial de las piscinas, la opción se presenta de lo más atractiva y refrescante.

Seguramente que Joseph H Pilates no estaba pensando precisamente en el medio acuático cuando ideó este popular método de entrenamiento físico y mental, pero como en todo, en el fitness también funciona eso del "renovar o morir".

La encargada de este lavado de cara a los ejercicios de pilates ha sido la estadounidense Rebecca "Boo" Pfeiffer, una ex asesora del Departamento de Salud y Servicios Humanos estadounidense que apostó por fusionar el pilates con los programas de ejercicio en el agua.

EN QUÉ CONSISTE UNA CLASE

Una clase de aquapilates -como se conoce aquí en España- consiste en adaptar los ejercicios de suelo de pilates al medio acuático con la intención de mejorar el control postural, la tonificación muscular y la fluidez de movimientos basándonos en la respiración y la relajación activa.

Partimos con la ventaja de que bajo el agua el peso del cuerpo se reduce en un 90%, algo que hace que este método sea perfecto para la gente que sufre sobrepeso y para las mujeres embarazadas, ya que al no tener que soportar el peso del propio cuerpo se elimina cualquier riesgo de lesión.

Antes de meternos en el agua se recomienda cierta experiencia con los ejercicios básicos de pilates en tierra, ya que facilitará la sesión, aunque no es imprescindible. La temperatura de la piscina será agradable, ni muy caliente ni fría, y el agua nos llegará a la altura del pecho o de la cintura, dependiendo de los ejercicios que vayamos a realizar. Después, el monitor nos irá indicando los ejercicios de respiración, concentración y control de abdominales, actuando en la columna vertebral y en el sistema respiratorio.

MÚLTIPLES BENEFICIOS

Realizar pilates en la piscina es lo mejor para el dolor de espalda, pero igualmente resulta perfecto para el desarrollo de la musculatura abdominal.

Un ejercicio muy común es llevarse la rodilla al pecho e inmediatamente después extenderla hacia afuera luchando contra la resistencia que presenta el agua, buscando así el equilibrio de nuestro cuerpo. Este movimiento ayuda a fortalecer el vientre y conseguir un estómago plano. El resultado, además de un vientre plano y el fortalecimiento de la columna vertebral, es un estado de gran relajación.

Pero el poolates, además, fomenta nuestra flexibilidad, ya que el agua tibia relaja nuestros músculos y mejora el movimiento de las articulaciones. Practicarlo con regularidad hará que respires mejor (durante los ejercicios se expande la caja torácica), ganarás fuerza, mejorará tu circulación, la densidad ósea y combatirás el estrés.

Más info en www.poolates.com
Dónde practicarlo: www.o2centrowellness.com