Buscar

Errores de maquillaje ¡No los cometas!

El maquillaje nos describe y forma parte de nuestra personalidad. Si conoces los errores que jamás debes cometer cuando te maquillas, te asegurarás de conseguir un resultado más natural y favorecedor.

Gtres

El maquillaje nos describe, forma parte de nuestra personalidad, de esa comunicación no verbal que inconscientemente todos apreciamos al ver a otra persona, se trata de una expresión subjetiva que marca nuestro sello personal ante los demás.

Como en cualquier tema existen mujeres más adeptas a maquillarse, algunas hasta el punto de no poder salir de casa sin hacerlo aunque vayan a la vuelta de la esquina a por el pan, y otras en cambio un poco más reacias porque quizás lleven prisas o vean el hecho de maquillarse como una pérdida de tiempo que no deja ver la belleza natural.

Como los extremos en la vida no son buenos ni para un lado ni para otro, debemos considerar la posibilidad de evitar los abusos en el maquillaje y animar al buen uso del mismo según el tipo de evento, actividad o rutina diaria.

Saber elegir

En ocasiones creemos elegir una base de maquillaje adecuada según nuestra tonalidad de piel, sin embargo no siempre acertamos. Una mujer que sabe elegir adecuadamente tiene una gran ventaja con respecto al resto, ya que la base de maquillaje es imprescindible para un acabado profesional, sin marcas y con un efecto totalmente natural.

Déjate asesorar en tu tienda habitual por los expertos de firmas como Clinique, Dior o Chanel si eres una mujer madura, ya que estas bases contienen propiedades para prevenir arrugas, ocultar marcas causadas por la edad y efecto hidratante.

Las más jóvenes pueden acudir a marcas populares como Bonjour o Astor, siempre huyendo de los maquillajes sin garantías de firma y que venden en mercados secundarios.

En el mercado existen multitud de posibilidades, desde maquillajes sólidos, otros líquidos, en polvo o en mousse, y cada uno cubre una necesidad diferente ya que van enfocados en función al tipo de cutis, color de la tez, piel grasa o seca, entre otros aspectos como la edad.

Una vez seleccionada la base, debes aprender a aplicarla, lo demás ya sólo depende de la práctica y la inspiración de una misma.

Errores de maquillaje que no debes cometer

  1. Elegir un color de base que no combine con la tonalidad de tu cutis.
  2. Aplicar en cantidades excesivas el maquillaje. Recuerda que buscamos ante todo naturalidad.
  3. No saber extender homogéneamente la base. Puedes ayudarte de las yemas de los dedos al principio hasta saber usar adecuadamente la esponja o el pincel. Es un truco muy antiguo que ayuda a expandir bien el maquillaje porque la sensibilidad de las yemas frente a nuestra propia piel nos hace más expertas.
  4. No sellar la base. Esto significa que después de aplicar un maquillaje, especialmente si es líquido, hay que cubrirlo con unos polvos traslúcidos o con un toquecito de color débil, para que se conserve durante más tiempo.
  5. Mal uso de los correctores. No todos sirven para tapar las ojeras, hay algunos para ocultar marcas de expresión pronunciadas, y de hecho, el uso en exceso de estos correctores puede aparentar superficialidad en el rostro.
  6. No limpiar las cejas tras aplicar la base. Con un pincel un poco húmedo podemos delinearlas consiguiendo un aspecto natural.
  7. Maquillar las cejas de un color más claro al natural de éstas o marcarlas con un lápiz que no es el adecuado y acaba por difuminarse con el paso de las horas.
  8. Maquillarse los ojos sólo en la parte superior. Elegir la sombra adecuada es también importante. Hoy en día hay una amalgama de colores que cubren más allá de la gama cromática conocida. El tipo de ropa, la ocasión, la forma de los ojos, todo es fundamental a la hora de decidir los colores. Por ejemplo, una mujer de párpados grandes debe acudir a sombras más oscuras para no rendir más importancia a los ojos que al resto de su perfil.
  9. No difuminar bien las sombras.
  10. Pensar que los tonos marrones por ser neutros, tanto en sombras como rubor o colorete le sienta bien a todo el mundo. Sólo a las mujeres de piel oscura puede causarles buen efecto, así como a las de tez nacarada tonalidades más rosáceas.
  11. Dejar el delineado del ojo muy marcado y con rabillo alargado.
  12. Aplicar la máscara de pestañas solo por debajo de las mismas. ¿Qué ocurre con la parte de arriba? La mayoría lo solemos olvidar pero es clave para que las pestañas luzcan perfectas, con volumen y definidas.
  13. Aplicar rubor o colorete en todo el rostro, o no usar adecuadamente los polvos bronceadores o iluminadores, de los cuales hay que huir en la rutina diaria porque roban mucha naturalidad.
  14. Coger colorete en exceso con la brocha y aplicarlo a bandazos en las mejillas no es la opción más natural. Lo ideal es comenzar por las manzanitas mientras sonríes y aplicar el color en sentido circular ascendente al pómulo.
  15. No delinear los labios y elegir una barra que no combina con nuestra tez. Con un lápiz podemos evitar que el lip gloss utilizado se corra, y al igual que el colorete, hay colores más propicios según el tipo de cutis.
  16. Maquillar los labios directamente con la barra labial. Si lo hacemos de esta forma, el color durará menos en los labios. Apuesta por un pincel de labios para aplicar la barra labial de manera precisa.

Queda prohibido...

  • Aplicar máscara de pestañas sobre la del día anterior.
  • No retirar el resto de delineado concentrado en el lagrimal del ojo.
  • Poner lápiz dentro de la mucosa del ojo (empequeñece el ojo y se acumula en el lagrimal).
  • Dejar barra labial acumulada en las comisuras de los labios.
  • Usar perfilador de labios si hay arruguitas, pues se cuela entre ellas.
  • Aplicar una base de maquillaje muy grasa (se diluirá en pocos minutos y aparecerán brillos en la piel).
  • Aplicar base de maquillaje en exceso. El resultado es una piel acartonada y muy artificial, es mejor ir poco a poco aplicándola y corregir imperfecciones con un corrector del mismo tono de la piel.
  • Aplicar un colorete demasiado rosado sobre una piel empolvada y muy clara.
  • Utilizar sombra en tono celeste brillante en los párpados, combinada con colorete y labial fucsia o casi blanco.
  • Usar la base de maquillaje como corrector de ojeras.

Para acabados profesionales nos adentramos en un mundo más complejo, pero la importancia de ir a diario bellas y naturales es esencial para sentirnos reconfortadas y bien con nuestro entorno. Pasar junto a un espejo y vernos a nosotras mismas, favorecidas pero sin llamar la atención por un maquillaje excesivo que nos oculta, es un reto a conseguir y debemos dedicar tiempo para dar con ello.

Te puede interesar

Temas relacionados  ››