Buscar

Cómo evitar las discusiones en Navidad

Cómo evitar las discusiones en Navidad
Gtres

Ya estás temiendo las comidas y cenas que se celebrarán en familia, porque lo que debería ser un momento de felicidad y reunión, frecuentemente acaba en enfados y discusiones nada agradables. ¿Qué puedes hacer tú para disfrutar de la Navidad y mantenerte alejada de los malos rollos?

Vacaciones lejos de la ciudad

Una manera, aunque no la solución, es huir. Sí, darte una escapada con tus amigas o con tu pareja y pasar las navidades de una manera diferente.

Ahora hay muchas opciones, ya sea ir a la estación de esquí más cercana, en un balneario donde vivir experiencias únicas o reservando en una casa rural.

Darás la bienvenida al Año Nuevo en un entorno único y lo recordarás para siempre. ¡Y si ha habido algún enfado en la familia, ni te has enterado! Acuérdate, eso sí, de felicitar la Navidad y dedicar unas buenas palabras a los tuyos; seguro que te lo agradecerán.

Mantenerse al margen

Si has decidido quedarte con la familia, ya sabes que puede haber algún mal encuentro. Los cuñados no se hablan, temas tabúes o discutir por discutir es frecuente cuando se reúne gente que no se lleva bien.

Cuando surja la discusión, es vital mantenerse siempre al margen y no entrar en ella. Además de que no va a servir para nada, puedes verte perjudicada y acabar con mal rollo lo que para ti iba a ser una buena velada.

¿Quieren discutir? Pues allá ellos, haz que te salpique lo menos posible; has venido a ver a la familia y a comer ese pavo tan rico que cada año cocina mamá.

Pensar antes de decir las cosas

Pero aunque uno quiera crear un buen ambiente, a veces, hay momentos que se nos escapan.

De pronto entras en una discusión de lo más tonta con tu cuñada (sí, la que no puedes ver ni en pintura). Antes de llegar a insultar o alzar el tono de voz, debemos pensar y contar hasta 10. Normalmente, resulta muy difícil, pero pensando en que es Navidad y no siempre tendréis la oportunidad de estar todos juntos, es mejor desviar el tema y dar un discurso lo más educado posible.

Fijar los nombres en la mesa

Si van a venir los familiares o amigos a casa, una buena solución para evitar discusiones es poner papelitos en la mesa con los nombres de cada persona. Algo parecido a las bodas, de manera que cada uno se sentará con quien tenga más afinidad y separaremos por completo aquellas personas que sabemos no se llevan bien y pueden ser eje clave de una discusión sin solución. Verás que la velada será más agradable.

También es una buena idea empezar la cena con pequeños regalos (das un presente a cada uno) a modo de gracia y todos se echarán unas risas.